Andalucía mejora la SSR en Bamako mediante el refuerzo del sistema sanitario y la formación

La Clínica para la práctica de la salud sexual y reproductiva de Bamako, un proyecto de medicusmundi Sur apoyado por la AACID, ha cumplido un año desde su apertura y ha recibido la visita del ministro de Educación Superior e Investigación Científica, Mahamadou Famanta. Esta visita forma parte de los contactos habituales del ministro, para supervisar y  evaluar el buen funcionamiento de determinadas unidades piloto del Ministerio, así como  las organizaciones asociadas que participan en las distintas acciones. 

La clínica  está organizada en una sala de cuidados, una sala de consulta para niños sanos y una sala para consultas prenatales,  disponiendo también  de una sala para simulación formativa, una sala de ecografía y una zona administrativa. En sus instalaciones, se desarrolla una importante labor formativa y asistencial. Las instalaciones  permiten a los alumnos del INFSS  (Instituto Nacional de Formación en Ciencias de la Salud)  donde está ubicada la Clínica, realizar sus prácticas profesionales con la supervisión del profesorado, lo que permite  que  puedan evaluar la calidad de la formación y el grado de competencia de los alumnos, tanto en  el trato directo con las mujeres, sus hijos e hijas, como en la adquisición de competencias prácticas mediante talleres y materiales adecuados.


Antes de la existencia de esta Clínica, las prácticas se realizaban en  los centros de salud comunitarios rurales,  generalmente alejados, mal equipados y  en los que no siempre hay  personal formado en docencia y con capacidad de supervisar las  actividades formativas prácticas del alumnado.   La puesta en marcha de esta clínica, ha mejorado los programas de formación teórico-práctico,  a la vez que  ofrece a la población un paquete básico de cuidados en materia de salud SSyRR.

A través de este nuevo enfoque integral los futuros profesionales, graduados del INFSS, fundamentalmente, matronas, enfermeras obstétricas y enfermeras, se beneficiaran de una mejor formación  en  competencias teórico-técnicas  y podrán ofrecer a la población, una atención de calidad en Salud sexual y Reproductiva.

Durante esta visita, el Ministro se reunió con los representantes de medicusmundi Sur en el país, que  le expusieron  las diversas intervenciones que llevan  a cabo para mejorar  las estructuras sanitarias públicas del Estado maliense,  así como, le expresaron su agradecimiento por la  disponibilidad y apoyo  a los proyectos que medicusmundi Sur lleva pone en marcha en el país.  A su vez,  el Ministro  dio las gracias a la cooperación española  por que Malí y su población sean una prioridad en sus planes de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). (Mali es el segundo país receptor de fondos AOD de la cooperación española en África Occidental y Sahel, tras Senegal).

Tras la reunión el Sr. Famanta, acompañado del personal que se encarga de la gestión de la clínica,  visitó las diferentes salas y equipaciones comprobando, como el funcionamiento de la clínica se alinea perfectamente con los objetivos del proyecto planteado por medicusmundi Sur: fortalecer la capacitación de los docentes y estudiantes en la prestación de servicios de salud sexual y reproductiva,  y mejorar la cobertura socio-sanitaria del municipio.

Al igual que esta clínica, el pasado año,  medicusmundi Sur también construyó y equipó una unidad de neonatología del CSRef de la Comuna VI de Bamako, financiada por la AACID, y equipó la URENI (Unidad Hospitalaria de Rehabilitación Nutricional) de Sangha en el distrito sanitario de Bandiagara, con financiación de la AECID. Ambas unidades están funcionando muy satisfactoriamente  y contribuyen al acceso y mejora de la  salud de una población de más de un millón de personas.

Todas estas acciones permiten ofrecer una mayor calidad de la asistencia sanitaria pública con especial incidencia en la salud sexual y reproductiva y afrontar el desafío de la reducción de la morbilidad y  la mortalidad materna y neonatal. Desde medicusmundi Sur apoyamos así  la consecución del horizonte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 de reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100.000 nacidos vivos  y  garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, información y educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y los programas nacionales.