La Junta de Andalucía ha destinado 1,5 millones de euros a la ayuda humanitaria en Gaza, respondiendo a la petición de ayuda decretada por Naciones Unidas el pasado verano

El director de la AACID, Enrique Pablo Centella, ha comparecido en rueda de prensa para dar cuenta de su reciente viaje a la Franja de Gaza, donde ha  conocido de primera mano la eficacia de las ayudas andaluzas a la reconstrucción de este territorio fuertemente dañado tras la operación militar de castigo “Margen Protector” del pasado mes de julio.

Centella ha subrayado que “Andalucía ha destinado 1,5 millones de euros de ayuda humanitaria a la zona, y hemos sido una de las primeras Comunidades a nivel internacional en responder a la petición de ayuda decretada por Naciones Unidas el pasado verano”.

Gracias a la primera ayuda trasladada a la zona, 300.000 euros,  de forma urgente, a través de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), se han distribuido entre los habitantes de la zona alimentos de primera necesidad para las personas que tuvieron que desplazarse por motivo de esa intervención militar.

El director ha continuado comentando en su intervención que, acompañado de Raquel Martí, directora ejecutiva en España de la UNRWA, pudo comprobar el lunes 20 de octubre “en primera persona”  las consecuencias de un demorado ingreso a través de la frontera de Erez, donde se multiplican las dificultades existentes para el tránsito de personas y que ha descrito como “degradante e intolerable, una muestra de lo que los ciudadanos palestinos tienen que soportar todos los días”.

Asimismo, ha informado que también ha conocido en detalle el aprovechamiento de la ayuda extraordinaria que la Junta de Andalucía ha enviado a la zona y ha podido conocer la situación de las personas desplazadas y las necesidades de reconstrucción más inmediatas en la Franja de Gaza, cuya situación ha calificado de “catástrofe sin paliativos que la comunidad de naciones no puede tolerar”.

En este sentido ha indicado que Andalucía se ha comprometido a colaborar en la reconstrucción, y en ello se está ya trabajando “si nos dejan”,  ya que tal y como pudo comprobar aún no se ha empezado a desescombrar porque la maquinaria y los materiales de construcción están bloqueados por Israel.

Asimismo,  ha comentado que también visitó en Rafah el centro de salud donde la Junta de Andalucía mantiene un programa de salud materno-infantil. Y en la  misma localidad,  la escuela que fue atacada por fuerzas militares durante la ofensiva del verano,  que se desplazó hasta un refugio colectivo en el área de Gaza, donde la UNRWA impulsa un programa de apoyo psicosocial para la población afectada por el conflicto, que asistió a reuniones informativas sobre la confiscación de tierras y la violencia de los colonos, y que visitó un centro de distribución en Jabalia.

Centella finalizó su visita a la zona el 23 de octubre, trasladándose hasta Hebrón para conocer el campo de refugiados y servicios que la UNRWA mantiene en la zona. Allí pudo conocer la clínica donde se desarrolla el programa de salud materno-infantil impulsado por la AACID para esta zona.

Centella, tras detallar su viaje, ha comentado sentirse “orgulloso de la solidaridad del pueblo andaluz, que se manifiesta en los rincones más castigados del mundo”.

Con respecto a la convocatoria extraordinaria de subvenciones para apoyar con 1,2 millones de euros actuaciones humanitarias de emergencia en la Franja de Gaza, dirigida a Organizaciones No Gubernamentales (ONGDs) justificada por la escalada de tensión y violencia que afectó  desde julio pasado a los Territorios Palestinos Ocupados ha señalado que esta es una de las zonas prioritaria de actuación de la cooperación andaluza, y que seis han sido las ONGD que con diferentes proyectos se repartirán este importe y trabajarán en la zona: ASECOP (248.270 euros); ACPP (250.000 euros); Acción contra el Hambre (79.998 euros); Paz con Dignidad (249.900euros); Cruz Roja Española (249.900 euros) y APY (121.932 euros), con proyectos que contemplan actuaciones en zonas directamente afectadas por el conflicto y la atención a personas que se han visto obligadas a refugiarse y desplazarse de sus hogares.

En estas se han priorizado intervenciones dirigidas a salvar vidas y a aliviar el sufrimiento en especial de mujeres, niños y niñas. Igualmente se han apoyado intervenciones en el área de salud, desde atenciones de urgencia hasta la rehabilitación básica de centros sanitarios de primera necesidad, ayuda alimentaría, provisión de refugio, agua y saneamiento y en general todas las que van dirigidas a atender necesidades vitales.