Andalucía renueva su compromiso de colaboración con África Subsahariana

El director de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), Néstor Fernández Rodríguez, ha concluido una visita de dos días a Burkina Faso, donde la AACID viene trabajando desde hace varios años en colaboración con distintas ONGD andaluzas en los sectores sanitario (especialmente en salud sexual y reproductiva, SSR), con un 60% de las inversiones, agrícola (21%) y mejora de la gobernanza (10%), con una inversión total superior a los seis millones de euros.

La mortalidad materna e infantil constituye a día de hoy el mayor obstáculo para el desarrollo de la región, por lo que se ha establecido un protocolo de colaboración entre el Ministerio de Sanidad de Burkina Faso y las organizaciones Medicus Mundi Andalucía y Médicos del Mundo España para fortalecer el sistema sanitario de este país, facilitando el acceso universal a unos servicios de salud de calidad mediante el refuerzo de sus capacidades humanas y materiales.

El director de la AACID aprovechó su estancia en el país para inaugurar, junto al Ministro de Salud de Burkina Faso, el Laboratorio Sonu, unas instalaciones educativas sobre obstetricia en la capital Uagadugú, donde el personal docente está siendo formado mediante una guía especifica que versa sobre salud sexual y reproductiva, igualdad de género y derechos humanos con vistas a integrar transversalmente estas materias en el currículum formativo de las futuras matronas. Este proyecto ha sido ejecutado por Medicus Mundi Andalucía con la financiación de la Junta de Andalucía.

En línea con las directrices de la política sanitaria andaluza, estas actuaciones, junto con la construcción y equipamiento de maternidades, la reorganización de los servicios sanitarios en torno al paciente, y el desarrollo de campañas informativas y de sensibilización, tratan de promover un enfoque de la salud basado en los derechos humanos, donde el personal sanitario pasa de ser prestatario de servicios técnicos a convertirse en un agente integrado de la comunidad capaz de comprender y orientar al paciente teniendo en cuenta todas sus circunstancias, y fortaleciendo así el arraigo y el sentido de comunidad en sus lugares de origen.