Recomendaciones de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

Nº 11.- Uso seguro del equipamiento electromédico en las unidades asistenciales

Febrero/2012

Introducción

En los Centros y Unidades Asistenciales se utilizan diariamente equipos para el diagnóstico, monitorización y/o tratamiento del paciente. El uso del equipamiento electromédico conlleva riesgos potenciales para la seguridad del paciente y del personal sanitario (ej. daños producidos por la radiación excesiva del paciente, propiciar un diagnostico clínico erróneo por el mal funcionamiento del equipo utilizado, etc.). Por tanto, el correcto funcionamiento del equipamiento se convierte en un factor crítico de seguridad y el Centro/Unidad, como entidad responsable de su uso y mantenimiento, debe ser responsable de eliminar cualquier ausencia de seguridad durante la aplicación de dichos equipos.

La Estrategia para la Seguridad del Paciente de la Consejería de Salud, entre sus líneas de actuación, ha identificado la utilización segura del equipamiento como uno de los elementos definidos para mejorar la calidad de la asistencia sanitaria. Por todo ello, la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), a través de sus Programas de Acreditación, evalúa la correcta gestión del equipamiento en las unidades asistenciales.

Situación actual

En el 50% de las unidades asistenciales evaluadas por la ACSA desde junio de 2010 hasta junio de 2011, se han observado áreas de mejora en el uso del equipamiento médico.

Las principales son: falta de comunicación y resolución de las incidencias detectadas en el equipamiento (29%), no designación de responsabilidades para el control del equipamiento (48%), falta de formación a los profesionales en el uso, manejo y riesgos de los equipos (26%), inexistencia de un inventario actualizado (36%), incumplimientos del mantenimiento preventivo del equipamiento (17%) y falta de un plan de calibración e incumplimiento del mismo (28%).

Recomendaciones

En relación al uso de los equipos médicos, la ACSA establece las siguientes recomendaciones a las unidades asistenciales para garantizar un entorno seguro tanto para el paciente como para sus profesionales:

  1. Disponer de un inventario actualizado del equipamiento electromédico disponible en la unidad, en el que se identifiquen de forma inequívoca los equipos y facilite su localización (tipo, marca, modelo, nº de serie, vida útil, ubicación, etc.).
  2. Elaborar y aplicar un procedimiento para registrar la comunicación y resolución de incidencias, averías, altas o bajas de equipos.
  3. Establecer formalmente la figura de un responsable del control del equipamiento, así como definir sus funciones (ej. control permanente del inventario, gestión y seguimiento del plan de mantenimiento preventivo, de las incidencias, del plan de formación de los usuarios de los equipos, etc.).
  4. Impartir formación e información a los usuarios de los equipos sobre su uso, manejo y riesgos asociados (ej. tras la incorporación de un nuevo equipo, profesional o formación de reciclaje).
  5. Disponer de manuales de usuario o instrucciones de utilización, fichas de seguridad, procedimientos de uso y riesgos, etc.
  6. Disponer de un plan de mantenimiento preventivo, en el que por tipología de equipo, se identifiquen las revisiones preventivas a las que están sujetos, las operaciones a realizar, su frecuencia y las recomendaciones y especificaciones del fabricante y/o el Servicio Técnico.
  7. Elaborar guías prácticas de manejo y mantenimiento a nivel de usuario con listas de controles y verificaciones.
  8. Disponer de un procedimiento y registro de verificación del grado de cumplimiento del plan de mantenimiento preventivo.
  9. Garantizar que el personal usuario del equipamiento está formado para conocer el estado de revisión de cada equipo y detectar carencias del mismo.
  10. Disponer del plan de calibración de los equipos de medida utilizados para revisar el equipamiento de la Unidad. Verificar en los certificados de calibración de los equipos de medida empleados en las operaciones de mantenimiento que se cumplen las recomendaciones vigentes.
  11. Proponer criterios de calidad (requisitos técnicos, de seguridad y funcionales, etc.) elaborados por los usuarios o expertos, ante la incorporación de un nuevo equipo (ej. aportación de manuales de usuario, formación de los profesionales, capacidad de evaluación previa, certificación de vida útil, definición y detalle de las operaciones de mantenimiento y revisiones técnico-legales, plazos y criterios de aceptación, aspectos económicos, logísticos, etc.).
  12. Definir un programa de gestión de la documentación que sea susceptible de ser inspeccionada o evaluada por organismos externos (ej. inspecciones sanitarias, consejo de seguridad nuclear, etc.).
Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía
Miembro asociado de
Facebook de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía Twitter @calidadACSA

Parque Científico y Tecnológico Cartuja, Pabellón de Italia, Calle Isaac Newton, 4, 3º planta, 41092 – Sevilla. Tlf: 955 023 900 - Fax: 955 023 901
Entidad gestionada por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud

Esta web no se encuentra optimizada para su navegador, en breve será redirigido a una versión compatible del portal (El contenido de noticias puede no estar actualizado).

Actualize su navegador a la versión 9 o superior del mismo. También puede utilizar otros navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox

En caso de no ser redirigido pulse aquí