Recomendaciones de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

Nº 7.- Evaluación del dolor en los pacientes

Noviembre/2011

Introducción

Durante los últimos 50 años, el abordaje del dolor ha alcanzado un reconocimiento mundial, no sólo en lo que respecta a su investigación y tratamiento, sino a su conceptualización. Actualmente, la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define el dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a un daño tisular existente o potencial, o descrita en términos de dicho daño”. Esta definición, contempla, entre otros aspectos, que ciertas situaciones de dolor constituyen en sí mismas una situación de enfermedad y establecen las bases filosóficas y legales para el reconocimiento universal del Tratamiento del Dolor como un Derecho
Fundamental de los seres humanos.

En 2010, la Dirección General de Calidad, Investigación y Gestión del Conocimiento de la Consejería de Salud publicó el Plan Andaluz de Atención a Personas con Dolor, que supone una estrategia global que pretende integrar las intervenciones más adecuadas para dar respuesta a una cuestión tan relevante como es el abordaje de la atención a las personas con dolor. En esta misma línea, la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía incorpora en sus Manuales de Competencias elementos relacionados con la atención a las personas con dolor, que pretenden reconocer las intervenciones profesionales que abordan este problema en sus diferentes modalidades: dolor crónico, dolor perioperatorio, dolor agudo (relacionado con procedimientos de diagnóstico y tratamiento), dolor agudo en situaciones de atención urgente o en emergencias, y dolor en la población vulnerable (infancia, personas en edad avanzada, personas con trastornos mentales, etc.)

Situación actual

Los Manuales de Acreditación de Competencias de la Agencia de Calidad Sanitaria, incluyen un total de 69 evidencias que hacen referencia a la atención a las personas con dolor. Estas evidencias brindan a los profesionales, durante su Proceso de Acreditación, la oportunidad de poner de manifiesto sus buenas prácticas en relación con la valoración, prevención y tratamiento del dolor en las personas atendidas, así como de identificar áreas de mejora en su desempeño profesional. El porcentaje medio de cumplimiento de las mismas, por parte de los profesionales acreditados, es del 51.8 %.

No obstante, dentro de estas evidencias cabe destacar cuatro que han sido aportadas por el 100% de los profesionales durante su proceso de acreditación (teniendo en cuenta cada uno de los distintos ámbitos de actuación y su correspondiente Manual de Competencias):

  • Utilización de escalas validadas para la evaluación del dolor en, al menos, el 80% de los pacientes atendidos.
  • Prescripción de pauta analgésica individualizada y pauta de rescate en, al menos, el 90% de los casos.
  • Adopción de medidas encaminadas a evitar/minimizar el dolor y/o la pérdida de confort en los niños, resultantes de los cuidados y/o de actitudes diagnósticas y/o terapéuticas.
  • Mejoría objetiva del dolor tras las intervenciones realizadas.

Recomendaciones

Dadas las serias consecuencias emocionales, sociales y económicas que el dolor tiene, tanto para el paciente y su familia como para el sistema sanitario, y a pesar del importante número de evidencias relacionadas con el dolor que los profesionales han aportado durante sus procesos de acreditación, la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía recomienda a los profesionales del SSPA:

  1. Emplear escalas validadas para medir la existencia e intensidad del dolor en los pacientes.
  2. Registrar la presencia de dolor, sus características, intensidad, ubicación, duración y patogenia, de manera que se facilite la continuidad en la atención y se mejoren los resultados a alcanzar en los pacientes que padecen dolor.
  3. Valorar las consecuencias que el dolor tiene sobre la vida familiar, social y laboral de las personas, e incorporar estos elementos dentro del plan de atención a los pacientes.
  4. Realizar y fomentar la realización de intervenciones que conlleven una minimización del dolor o el alivio del mismo, mediante la utilización de protocolos y guías de práctica que reduzcan la variabilidad y fomenten la atención basada en la evidencia científica.
  5. Fomentar el desarrollo individual para adquirir un mayor nivel de competencia profesional en el manejo del dolor.
Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía
Miembro asociado de
Facebook de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía Twitter @calidadACSA

Parque Científico y Tecnológico Cartuja, Pabellón de Italia, Calle Isaac Newton, 4, 3º planta, 41092 – Sevilla. Tlf: 955 023 900 - Fax: 955 023 901
Entidad gestionada por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud

Esta web no se encuentra optimizada para su navegador, en breve será redirigido a una versión compatible del portal (El contenido de noticias puede no estar actualizado).

Actualize su navegador a la versión 9 o superior del mismo. También puede utilizar otros navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox

En caso de no ser redirigido pulse aquí