Logo de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía. Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. Junta de Andalucía

Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía. Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. Junta de Andalucía.

Menu de Opciones

I Jornada contra la Violencia de Género
Usted está aquí: 

áreaS

Noticias


Sánchez Rubio valora la importante labor que desarrolla el movimiento asociativo vinculado al autismo en Andalucía

Con motivo del Día Mundial de concienciación sobre el Autismo, Sánchez Rubio detalla que más de 1.200 menores con trastornos del espectro autista se benefician de atención temprana en la comunidad autónoma

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha valorado la importante labor que realizan las familias de personas afectadas por Trastorno del Espectro Autista (TAE) en Andalucía y el movimiento asociativo vinculado a la población que padece este tipo de problema, fundamentalmente en lo que se refiere a la lucha contra el estigma de este colectivo y para su mejor atención integral.

Con motivo del Día Mundial de concienciación sobre el Autismo -trastorno que presenta el 6% del total de niños y niñas que accede cada año a los diferentes programas asistenciales que llevan a cabo los 169 centros andaluces de atención temprana— Sánchez Rubio ha subrayado el compromiso de la Junta con las asociaciones de autismo y con la atención temprana en este ámbito.

En este sentido, la consejera ha detallado que un total de 1.262 menores con diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista se han beneficiado durante 2013 del tratamiento integral que garantizan los centros de atención temprana en Andalucía, un recurso que financia la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y que funciona en colaboración con las corporaciones locales y del movimiento asociativo vinculado a la población infantil con problemas de desarrollo y en especial con TEA.

Uno de los objetivos de las actuaciones de la Administración en esta materia debe ser, según la titular andaluza de Igualdad, evitar el estigma que causa el desconocimiento de los trastornos de la conducta autista. Por ello, ha destacado la importancia de ofrecer, en colaboración con las asociaciones de familiares, una información adecuada que permita visualizar la realidad de estas personas.

La inmensa mayoría de las personas diagnosticadas son hombres

Las asociaciones de autismo existentes en la comunidad autónoma que agrupan a familiares de personas afectadas han de ser, a juicio de Sánchez Rubio, aliadas en el trabajo por mejorar la calidad de vida de las personas que presentan un trastorno de este tipo. Según los datos de los Centros de Valoración y Orientación en Andalucía existen 1.645 personas con al menos el 33% de grado discapacidad diagnosticadas de TEA (1.369 hombres y 276 mujeres).

La Administración autonómica trabaja con las asociaciones en medidas de promoción de la autonomía personal y promoción de la participación social de estas personas, con la concepción que establece la propia Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad.

En este sentido, la Dirección General de Personas con Discapacidad de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha destinado en los últimos seis años 1.289.023 euros para el desarrollo de programas de atención integral a estas personas y a sus familias, así como para el mantenimiento de las distintas asociaciones existentes. Todo ello para promover los principios de no discriminación, igualdad de oportunidades y accesibilidad universal que deben regir las políticas públicas de atención a las personas con discapacidad.

Asimismo, la consejera ha hecho hincapié en la importancia de la atención temprana, cuyo objetivo es favorecer el desarrollo emocional, afectivo, psicomotriz, cognitivo, de competencia comunicativa, habilidades sociales y hábitos de autonomía en niños y niñas de entre 0 y 6 años que presentan trastornos en su desarrollo.

Señales en los tres primeros años de vida

Los Trastornos del Espectro Autista afectan a una de cada 150 personas (cuatro veces más a hombres que a mujeres) y se manifiestan en los tres primeros años de vida. Actualmente incluyen: Trastorno Autista, Síndrome de Asperger, Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado, Trastorno Desintegrativo Infantil y Síndrome de Rett. Todas las personas con TEA presentan dificultades en el área de la socialización, la comunicación y la imaginación, aunque su expresividad es muy variable incluso a lo largo de la vida de una misma persona.

Hasta hace unos años, la detección de estos trastornos se hacía de manera tardía, en torno a los 36 meses de edad del menor. Es la familia la primera en sospechar que hay un problema de desarrollo. De ahí que los esfuerzos en investigación y por parte de los profesionales del sistema público de servicios sociales y del sistema sanitario vayan encaminados a acortar estos tiempos, ya que están demostrados los beneficios de una intervención precoz adecuada, no sólo desde el punto de vista clínico, sino en la reducción del desconcierto e incertidumbre que generan estos trastornos en el menor y su familia.

De hecho, una detección precoz y una intervención integral contribuyen a potenciar las capacidades de esta población infantil y evitan o minimizan la aparición de complicaciones en su manejo posterior.

El sistema sanitario público andaluz ha incorporado diversas herramientas con este fin. Por un lado, está la ‘Guía TEA’, que persigue mejorar el conocimiento de los pediatras de centros de salud sobre estos trastornos, ayudándolos a identificar desde los 18 meses las señales de alarma que pueden llevar a un diagnóstico de autismo. El cuestionario M-CHAT (The Modified Checklist for Autism in Toddlers) es actualmente la prueba más consensuada internacionalmente para la detección precoz, implicando a padres y madres y a profesionales en la identificación de comportamientos significativos e indicativos de un trastorno socio-comunicativo.

El ‘Proceso Asistencial Integrado de los Trastornos del Espectro Autista’ es una pieza clave para garantizar el abordaje eficaz del autismo, ya que propone un enfoque integral, una respuesta intersectorial, interdisciplinar y multiprofesional inserta en un modelo de intervención uniforme, centrado en el niño o la niña, su familia y el entorno. Para ello, es prioritaria la comunicación interniveles y la comunicación directa de los profesionales de Atención Primaria con las unidades de salud mental infantojuvenil y los centros de atención infantil temprana, así como la coordinación eficaz con los centros educativos.


Destacados


Menú Inferior de Navegación