Atrás

Salida de adultos de barrenillo de las leñeras.

 La incidencia que tiene el barrenillo (Phloeotribus scarabaeoides) es escasa sobre el cultivo, no encontrándose habitualmente en las observaciones que se realizan de brotes afectados, a excepción, de aquellos olivares cercanos a los cascos urbanos y leñeras dispersas en el campo, es donde mayor actividad muestra este agente, mientras que en el resto de olivares su presencia es muy esporádica, limitándose a árboles deprimidos. Esta plaga pasa el invierno en estado adulto, refugiándose éstos en pequeñas galerías en las inserciones de hojas, frutos o ramas pequeñas. A finales de esta estación y coincidiendo generalmente con la poda del olivar, los adultos se dirigen hacia los restos de poda, donde realizarán la puesta. Una vez avivada la larva, comienza para ella un periodo de nutrición de la madera practicando una galería longitudinal. Al final de su desarrollo se produce la transformación a crisálida, apareciendo los adultos después de 40-60 días dependiendo de las condiciones ambientales, generalmente entre los meses de mayo y julio. En las fechas que nos encontramos, ya se están observando las primeras salidas de adultos de las leñas, por lo que se recomienda vigilar nuestros olivares, especialmente aquellos que se encuentran en las inmediaciones de cascos urbanos y leñeras y comprobar la presencia de adultos sobre el cultivo, cuantificando su incidencia para tomar las medidas de control oportunas. El Reglamento de Producción Integrada de Olivar, determina que para realizar un control fitosanitario contra este agente, es necesario observar al menos un 5% de brotes afectados, realizando la muestreo sobre 20 olivos repartidos al azar en la parcela de observación y eligiendo en cada uno de ellos 10 brotes alrededor de la copa del árbol. Para prevenir y paliar su incidencia, se recuerda que la legislación vigente obliga que, entre el 1 de mayo y el 31 de octubre, donde haya leña y restos procedentes de la poda anual, deben de tomarse las medidas reguladas por la Ley 43/2002 de 20 de noviembre de Sanidad Vegetal y desarrollada en la Comunidad Autónoma de Andalucía mediante la Orden de 2 de noviembre del 1981 que resume y determina las normas a seguir para prevenir los daños de barrenillo del olivo (Phloeotribus scarabaeoides).   imagenes_barrenillo2