Atrás

Las condiciones meteorológicas comienzan a ser favorables para el desarrollo de oídio.

25/04/2014   

 

La temperatura, la humedad y, en menor medida, la insolación son los factores climáticos que condicionan el desarrollo del Oídio (Uncicula necator). La temperatura es el factor más influyente: alrededor de los 15ºC comienza a ser favorable, alcanzando el óptimo entre los 25ºC y 28ºC, deteniendo su desarrollo a los 35ºC y resultando letales a temperaturas superiores a 40ºC. Este oomiceto afecta a todos los órganos verdes de la planta, hojas, tallos y racimos. La infección presenta síntomas diferentes en cada una de estas partes:• En las hojas suele observarse un polvillo ceniciento que puede aparecer tanto en el haz como en el envés.• En tallos, los síntomas se manifiestan por manchas diversas de color verde oscuro, que según van creciendo al avanzar la vegetación, pasan a tonos marrones y se ennegrecen al endurecerse el brote.• En racimos, al principio los granos presentan un cierto tono plomizo, recubriéndose poco después de polvillo ceniciento, y que si se limpia, pueden verse puntitos pardos sobre el hollejo.
También hay que destacar 2 períodos críticos en la infección:• Al emerger de la yema, se encuentra en estado tierno o suculento, período en el cual es más susceptible a esta enfermedad.• En floración, por la existencia de condiciones de temperatura del aire favorables para la enfermedad.
Las estrategias y medios de lucha contra el oídio son los de emplear la poda en verde para aumentar la aireación, ya que se crea una ambiente poco favorable al desarrollo del hongo y por otra parte favorece la penetración de los fungicidas y el control químico. Es importante en este último caso, alternar diferentes productos sistémicos para evitar resistencias.  

Oídio