Atrás

Enfermedades fúngicas tras las lluvias

20/11/2018

Como consecuencia de las  precipitaciones que están teniendo lugar en la comunidad, y teniendo en cuenta que las temperaturas no van a bajar demasiado, es de prever que las enfermedades que afectan normalmente a los cultivos agrícolas se vean favorecidas por estos condicionantes meteorológicos.

Los hongos más comunes que nos podemos encontrar en unos días parasitando nuestros campos de cultivo, así como las condiciones óptimas para su establecimiento o desarrollo, son los siguientes:

Aguado (Phytophtora spp): Esta enfermedad la podemos encontrar en los cítricos, en los frutos maduros o en envero que están más cerca del suelo, siendo necesario para su desarrollo presencia de agua libre y unas temperaturas de entre 18ºC y 24ºC.

Alternaria (Alternaria alternata): Es un hongo que afecta a los mandarinos al que la lluvia y/o una humedad relativa alta y temperaturas cálidas son factores óptimos que favorecen su desarrollo en las variedades Fortune, Murcott, Nova y Tangelo Minneola. Con temperaturas entre los 20-25ºC y más de 8 horas de agua libre se iniciaría la infección sobre hojas jóvenes, frutos y/o brotes. Al cabo de 24-72 horas podrían observarse los síntomas.

Complejo de enfermedades de raíz y cuello: En fresa son varios los hongos que afectan a la planta desde su sistema radical o zona cortical del cuello. Entre éstos se encuentran: Phytophthora spp., Macrophomina phaseolina, Colletotrichum spp., Verticillium spp., etc. Las condiciones óptimas para el inicio y desarrollo de Phytophthora spp. son entre 15ºC y 25ºC, y una humedad relativa elevada, sirviendo el agua libre como vehículo de propagación.

Botritis (Botrytis cinerea): Es un hongo saprofito que provoca grandes daños en numerosos cultivos (frutos rojos, hortícolas, etc). Cuando los días son cortos, la luminosidad es escasa y las temperaturas son del orden de 15-20º C, las plantas pueden sufrir graves daños. Botrytis cinerea precisa de materia orgánica muerta para poder iniciar la invasión de las partes vivas de la planta.

Repilo (Fusicladium oleagineum): Enfermedad muy común en los olivares cultivados y silvestres (acebuche). La germinación de las conidias y el establecimiento de la infección requieren agua libre, procedente de lluvia, rocío o nieblas. La infección se produce entre 8ºC y 24ºC, con un óptimo próximo a 15ºC.

Aceituna jabonosa (Colletotrichum sp.): Este hongo aparece en otoño, cuando las aceitunas comienzan a madurar, y justo después de las primeras lluvias. El desarrollo de esta enfermedad es muy dependiente de la humedad, cuando ésta es alta (superior al 93%) y las temperaturas son suaves (entre 10ºC y 30ºC) se suceden numerosos ciclos.