Atrás

Estado de las siembras en Andalucía

26/04/2018

Las abundantes lluvias marzo y abril (especialmente marzo), están condicionando las siembras de primavera de los diferentes cultivos andaluces. En estos momentos hay un retraso importante en la siembra en general y una evolución muy dispar de las parcelas, según el momento en el que lo hayan hecho y las lluvias registradas en cada zona.

En el caso del tomate de industria, la siembra se realiza en su mayoría en el mes de marzo, y concluye a lo largo de abril. Este año comenzó a sembrarse a principios de abril (salvo en algunas parcelas en marzo, escasas), con un retraso evidente respecto a lo habitual, de varias semanas. Las persistentes lluvias y el estado del terreno no ha permitido realizar esta operación, por lo general, hasta ahora. Queda buena parte de la superficie sin sembrar, especialmente en la zona de Marismas. Este retraso es perjudicial para el cultivo, ya que con un ciclo de 4 meses, las plantaciones tardías corren un mayor riesgo de que les afecten las podredumbres con las primeras lluvias, cuando el tomate ya está maduro. Este año la superficie plantada de tomate de industria será menor, debido a este hecho

La superficie de maíz será este año inferior a lo habitual. En muchos casos debido a la escasez de agua que había antes de las lluvias, se optó por otros cultivos en su lugar. En otros, con las abundantes precipitaciones posteriores, se ha decidido poner otro cultivo, o poner variedades de ciclo más corto.

El período de mayor siembra de algodón es el mes de abril. Durante la segunda quincena de marzo suelen sembrarse las primeras parcelas. Este año aquellos agricultores que suelen sembrar en marzo no han podido hacerlo debido a la lluvia, el estado del terreno, y también las temperaturas inferiores a lo habitual, que no favorecían tampoco la nascencia, y no eran adecuadas para sembrar.

Las primeras siembras comenzaron en durante la segunda semana de abril, en las zonas más tempranas de la Vega del Guadalquivir. En estas zonas llevan en torno al 35 % sembrado. En Marismas la superficie sembrada es menor, oscila entre el 10% en lo más tardío y el 35% en lo más adelantado. Hay que tener en cuenta las características edafológicas de marismas, con suelos que son más difíciles de trabajar. Además hay otros factores, como el cultivo anterior (habas, colza, etc.), que debido a las lluvias no se han podido levantar aún en algunas parcelas, e incorporar, y tras esta operación habrá que preparar para la siembra, por lo que esto también retrasará la misma.

La siembra de este cultivo es muy delicada. La humedad y estructura del suelo en ese momento, así como las condiciones de humedad y temperatura ambiental en las primeras semanas de su desarrollo son factores clave.

Es importante que el suelo tenga una humedad suficiente, y las temperaturas sean lo suficientemente elevadas. La temperatura del suelo idónea para la siembra está comprendida entre 14 y 16ºC.

En estos momentos, las parcelas sembradas están naciendo de forma muy distinta según la temperatura, cantidad de lluvia caída, etc., en cada caso, en general satisfactoriamente. Las últimas siembras de la semana pasada están ya naciendo, y parece que están evolucionando de forma más adecuada, y más rápida, que las primeras siembras de hace dos semanas, que han tenido más dificultad en la nascencia.  

En el cultivo del arroz, las lluvias han cambiado drásticamente su situación, que se veía muy comprometida por la sequía, y ahora se podrá sembrar toda la superficie. Por otro lado, las labores preparatorias del terreno para la siembra que suelen comenzar en el mes de marzo,  este año se están retrasando con las lluvias y no se han podido comenzar aún las primeras labores. Se espera se inicien en breve si se mantiene estabilidad atmosférica y ausencia de lluvias. La siembra depende cada año de la disponibilidad de agua para inundar y de la meteorología. Por lo general suele realizarse de abril a junio, concentrada en su mayor parte en el mes de mayo. En la situación en la que nos encontramos, no podrán realizarse las primeras hasta bien entrado el mes de mayo.