Atrás

Estado fitosanitario del cultivo de zanahoria en la provincia de Cádiz

27/06/2019

El cultivo de la zanahoria en la provincia se ha caracterizado esta campaña por poseer dos momentos distintos de siembra:

Siembras tempranas: Las realizadas desde mediados de septiembre a mediados de octubre.

Siembras tardías: Las realizadas desde finales de noviembre a finales de diciembre

Las siembras tempranas se han efectuado en las mismas fechas que la campaña anterior, sin problemas significativos, ya que las primeras lluvias de otoño no se produjeron hasta mediados de octubre; sin embargo, las lluvias de octubre y noviembre impidieron la realización de las habituales siembras intermedias de otras campañas. Las siembras tardías se han retrasado un poco, iniciándose una semana más tarde que en la anterior campaña. En términos generales, tanto la sementera como la nacencia de las zanahorias se han desarrollado con normalidad.

Las parcelas de siembra temprana se encuentran actualmente recolectadas en su totalidad.

Las parcelas de siembra tardía están en el estado fenológico “BBCH: 49” (Se alcanza la forma y tamaño típico de las raíces). De éstas últimas zanahorias se lleva ya recolectado el 80-85% de la superficie total.

En general, el estado de desarrollo vegetativo y fitosanitario del cultivo es muy bueno. En este último mes no se han realizado abonados de cobertera, efectuándose una media de entre 1 y 2 riegos por semana y parcela.

En algunas parcelas puntuales se ha observado presencia de mosca (Psila rosae), realizándose tratamiento químico en las parcelas con mayor nivel de daño. Se han observado síntomas leves de oídio (Erysiphe spp.) en algunas parcelas, realizándose aplicaciones fungicidas en las parcelas más afectadas.

Los adultos de mosca son pequeños, negros brillantes o marrón oscuro con patas amarillentas y alas iridiscentes. El adulto mide 4,5 mm y presenta cabeza parda y abdomen alargado y negro. La larva es de color blanco amarillento brillante, de 7-8 mm de longitud. Pasa el invierno en el suelo en estado de pupa, haciendo su aparición en primavera. Los ataques en las plantas jóvenes pueden impedir su crecimiento, los ataques más tardíos pueden desarrollar podredumbres secundarias que hacen que la zanahoria se descomponga en el suelo o durante el almacenamiento. Las larvas excavan galerías debajo de la superficie de las raíces, creando un daño mecánico y proporcionando una entrada para los patógenos de pudrición de la raíz. Para el control de esta plaga se recomienda realizar rotación de cultivo para evitar que las plantas se infecten con las moscas que pueden surgir de las pupas presentes en el suelo. Se recomienda también eliminar las plantas atacadas para evitar la propagación.

Los síntomas de oídio se manifiestan en la hoja, apareciendo un micelio blanco que se va extendiendo tanto por los foliolos como por los peciolos, atacando sus tejidos de forma superficial. Al principio se observan manchas de color blanco, circulares, que posteriormente van cubriendo el follaje de forma homogénea. Es un hongo que aparece normalmente cuando la zanahoria ha alcanzado ya cierta madurez. Como método de control químico, a diferencia de otros hongos, el oídio tiene un tratamiento preventivo y de choque bastante eficaz a base de Azufre. Otros métodos de control serían el empleo de variedades resistentes y la eliminación de las malas hierbas.

Dado que se está recolectando en algunas parcelas, se recuerda que antes de realizar cualquier tipo de tratamiento químico se debe seguir las indicaciones de la etiqueta de los productos fitosanitarios a utilizar, y en particular respetar el plazo de seguridad de estos productos. Además, a la hora de aplicar fungicidas específicos se aconseja el empleo de materias activas de distinto modo de acción en los distintos tratamientos, para evitar resistencias.