Atrás

FAUNA AUXILIAR: Pieza clave en el control integrado de plagas

08/03/2018

En el control de plagas de nuestros cultivos, el empleo de los productos fitosanitarios ha sido, desde hace muchos años, la piedra angular sobre la que se ha centrado las decisiones de los agricultores, sin tener mucho en cuenta su efecto sobre el ecosistema en donde se ubican nuestros cultivos. 

 

Según el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, en la Gestión Integrada de Plagas se pone énfasis en conseguir el desarrollo de cultivos sanos con la mínima alteración posible de los agroecosistemas y en la promoción de los mecanismos naturales de control de plagas

 

Dentro de estos mecanismos naturales para combatir las plagas se encuentra la FAUNA AUXILIAR; que no son más que insectos y ácaros que parasitan o depredan a los insectos y ácaros perjudiciales que invaden nuestros cultivos. Por todo esto, y en cumplimiento de dicho Real Decreto, se recuerda a todos los agricultores que antes de emplear productos fitosanitarios deben de tener en cuenta el uso de otras alternativas viables a la hora de combatir las plagas de sus cultivos, entre las que se encuentra la propia fauna auxiliar que convive con las plagas.

 

La conservación de la flora autóctona como reservorio o refugio para la fauna útil será, sin duda, muy beneficiosa para nuestros cultivos.  Además, existe en el mercado de los fitosanitarios, productos que no contienen sustancias químicas o de síntesis (comúnmente llamados plaguicidas), sino insectos auxiliares en grandes cantidades, es lo que se denomina Organismos de Control Biológico (OCB). Estos productos están regulados y autorizados para su empleo en el control integrado de plagas al que hace referencia el mencionado Real Decreto. Todo esto nos ayudará a crear una agricultura sostenible en nuestros cultivos, equilibrando los ecosistemas que rodean a nuestros campos, y consiguiendo unos cultivos más sanos y ausentes de plagas, sin la necesidad de tratamientos químicos continuados.