Atrás

Fresa: Orugas y oídio. Consideraciones al inicio de campaña

08/11/2018

Finalizado el periodo de plantación, se recomienda, al inicio de la actividad vegetativa, prestar especial atención a la presencia de orugas de lepidópteros. El periodo actual se considera como el más crítico, ya que, los daños que puede producir esta plaga en el cogollo van desde ocasionar un menor desarrollo hasta la pérdida de la planta, comprometiéndose en ambos casos el rendimiento final. Las primeras flores de variedades tempranas o procedentes de maceta también pueden ser dañadas.

Igualmente, en las condiciones actuales de humedad relativa elevada y temperaturas máximas suaves, el riesgo de desarrollo de oídio (Podosphaera aphanis) es elevado, especialmente en parcelas donde comience a colocarse el plástico por el efecto invernadero que en él se crea. Aunque dicha labor es aconsejable retrasarla lo máximo posible para favorecer el enraizamiento de las plantas, los técnicos están recomendando cubrir ya el cultivo ante el registro de lluvias que podrían, por un lado, producir la descompactación de los lomos, y por otro, favorecer el desarrollo de enfermedades de raíz y cuello de las plantas recién plantadas. En todo caso, los plásticos deben manejarse para favorecer la aireación y mantener el ambiente fresco.

Según datos históricos, es en la primera quincena de noviembre cuando se inician los tratamientos químicos para el control de estos agentes en aquellas parcelas que reúnen los condicionantes para ello (superación de umbrales, previsión meteorológica, etc...).

Tanto en éste, como en el resto de cultivos, habrá que tener en cuenta, a la hora de realizar aplicaciones fitosanitarias, el siguiente decálogo:

1.- Lee siempre la etiqueta y sigue sus instrucciones antes de utilizar el producto.

2.- Protégete durante la mezcla, como mínimo con mono de trabajo, guantes, pantalla protectora y botas.

3.- Calibra tu equipo de aplicación al menos una vez al año.

4.- Protégete durante la aplicación, como mínimo con mono de trabajo, guantes, botas bajo el mono y gorra.

5.- Protégete frente a vapores, polvos y nubes de pulverización. En la etiqueta encontrarás el tipo de mascarilla recomendado en cada caso.

6.- Recuerda que las técnicas mecanizadas de aplicación aumentan la productividad y reducen la exposición y los costes.

7.- Realiza el triple enjuagado de envases y deposita los vacíos en su punto de recogida de SIGFITO.

8.- Lava los guantes cada vez que  los utilices y antes de quitártelos.

9.- Lava la ropa de protección después de cada día de trabajo, siempre separada de la ropa personal.

10.- Renueva el equipo de protección periódicamente y ten siempre a disposición otros de repuesto.

11.- Calcula bien el caldo que vas a utilizar durante la aplicación para evitar sobrantes.

12.- Si notas algún malestar durante o después de la aplicación, acude al médico y muéstrale la etiqueta del producto.