Atrás

Presencia de escarabajos conchudos en flores de frutales.

 Durante estos días de febrero, comienzan a observarse unos escarabajos peludos que se alimentan de las primeras flores de los frutales (manzanos, almendros, nectarinas, perales, etc), olivos y también sobre las yemas hinchadas, brotes, hojas tiernas y racimos de la viña. Son atraídos por el color blanco de las yemas, de los brotes recién emergidos y de las flores.  Se trata de un grupo de especies de coleópteros florícolas, de la familia Cetoniidae, conocido entre otros nombres como escarabajo conchudo de las viñas ó Tropinota (Tropinota hirta, Tropinota squalida ó incluso Oxythyrea funesta), que en la viña sí que es una plaga que causa daños sobre los botones florales y de menor importancia en los frutales. Polífagos que según la primavera, atacan a uno u otro cultivo, normalmente sin importancia y puntualmente provocando daños en rodales.
El cuerpo de estos escarabajos mide entre 8 y 15 mm, de color negro recubierto con abundantes pelos de tonos gris-amarillento. Sólo los adultos se dejan ver y son los que hacen daño al cultivo, ya que los huevos suelen depositarlos entre malezas y materia orgánica, fuera de las zonas de cultivo (eclosionan a los 8-14 días) y las larvas (duran 60 días) de 20 mm y que viven en el suelo, se alimentan de éstas materias, sin ser un problema para el cultivo.
Desde primavera hasta julio emergen los adultos de forma escalonada, alimentándose del cultivo ó del polen de hierbas adventicias, para a continuación reproducirse, realizando las puestas en el suelo ó restos de materia orgánica, que es alimento de las futuras larvas. Éstas pasarán a pupa y al final de verano aparecerán los adultos, que se enterrarán en el suelo hasta la próxima primavera, por lo que sólo tiene una generación. Suele aparecer sobre todo en campos descuidados cercanos al monte, con presencia de malas hierbas, concentrándose en los márgenes de la parcela.
Se aconseja poner en práctica medidas de prevención, para minimizar el uso de productos químicos, como mantener limpias de malezas las zonas periféricas de las parcelas de cultivo y colocar trampas engomadas de color blanco u otros mecanismos que los atrapen, lo que permite su detección con más facilidad. Es importante realizar movimiento de la tierra en invierno, eliminando sobre todo las plantas crucíferas, compuestas y cistáceas, ya que sus flores atraen a los adultos en primavera.
En el caso de tener un ataque más intenso, ya que en ocasiones resulta complicado controlar esta plaga, pueden realizarse aplicaciones cuando su presencia lo justifica con el fruto recién cuajado, recordando que en frutales la polinización la llevan a cabo las abejas y abejorros y por lo tanto es totalmente desaconsejable utilizar cualquier materia activa que no sea inocua para estas especies.     Frutales_Flores_EscarabajosConchudos