Atrás

Principales enfermedades en hortícolas al aire libre en verano

29/07/2019

Durante estos días estivales, las siguientes condiciones climáticas son las propicias para el desarrollo de enfermedades en las hortícolas al aire libre:  

  • Altas temperaturas,  humedad relativa baja (< 70 %) y presencia de viento seco: idónea para el desarrollo de la ceniza u oídio de las cucurbitáceas (Sphaerotheca fuliginea) y oídio (Uncinula necator). Se producen manchas pulverulentas de color blanco en la superficie de las hojas (haz y envés), también afectan a tallos y pecíolos, volviéndose de color amarillento y se secan, llegando a desprenderse. Los frutos raramente son afectados, aunque puede hacer que se maduren prematuramente y carecer de sabor. Para evitar su desarrollo, se aconseja además de las medidas generales, la aplicación preventiva de azufre y eliminar los brotes vegetativos excesivos (chupones) lo antes posible.
  • Altas temperaturas y humedad relativa elevada (noches húmedas seguidas de días soleados): idónea para el desarrollo del mildiu de las cucurbitáceas (Pseudoperonospora cubensis), mildiu del tomate (Phytophtora infestans) en tomate y berenjena y mildiu de la vid (Plasmopara viticola).  Los síntomas, comienzan con manchas en el haz de las hojas de color verde claro, luego se hacen amarillentas y después marrón, observándose la mayoría de las veces un fieltro o pelusilla blanca-grisáceo en el envés que terminan por secarse por completo y caer. Empiezan en las hojas y luego pasan al tallo y frutos.

Para evitar su desarrollo se aconseja

  • Evitar la presencia de agua libre sobre el cultivo.
  • Eliminar los brotes vegetativos excesivos (chupones) lo antes posible.
  • Manejo de la ventilación y riego.
  • Aplicación preventiva de cobre.

Como medidas generales para evitar la presencia de enfermedades, destacar:

  • Empleo de plantas sanas.
  • Evitar marcos de plantación muy densos.
  • No utilizar más de dos veces la misma sustancia activa de propiedades sistémicas en toda la campaña.
  • Eliminar los brotes vegetativos excesivos (chupones) lo antes posible.
  • Manejo de la ventilación y riego.
  • Eliminación y retirada de la parcela de las plantas y frutos con síntomas de la enfermedad.
  • En parcelas con antecedentes de la enfermedad, podrán realizarse tratamientos preventivos en época de riesgo a criterio del técnico responsable, basados en condiciones climáticas y estado de desarrollo de la planta.
  • En el caso de observarse los primeros síntomas, los tratamientos se realizarán con productos sistémicos.