Atrás

Riesgo alto de gomosis o podredumbre de cuello en cítricos

08/04/2019

Los cítricos son sensibles a varias especies de hongos del género Phytophthora que causan los síntomas conocidos como: gomosis, podredumbre del cuello o podredumbre de las raíces absorbentes. Los hongos responsables de esta enfermedad permanecen durante toda la campaña en el suelo, siendo las temperaturas suaves y el agua libre los factores principales que favorecen su desarrollo e infección del material vegetal.  Mucha atención, por tanto, a las recientes lluvias acaecidas y las previstas para finales de esta semana.

La gomosis puede aparecer en la base del tronco, cerca de la zona de injerto de la variedad o bien a lo largo del tronco llegando a afectar a las ramas principales de algunas variedades. Normalmente las lesiones son alargadas y si hay suficiente humedad ambiental se producen emisiones de gotitas de goma.  Cuando el ataque se localiza entre la parte baja del tronco y el cuello de las raíces principales, se pueden observar los típicos chancros, con bordes engrosados debido a que la planta, ante el ataque del hongo, multiplica sus células a mayor velocidad. El ataque a las raíces absorbentes da lugar a la destrucción de su epidermis.

Los síntomas más claros, una vez que el árbol lleva un tiempo atacado, son: brotes de escaso desarrollo, frutos de pequeño tamaño, hojas de color verde pálido y más puntiagudas, limbos pequeños, nervios amarillentos y pérdida ocasional de hojas.

Como medidas profilácticas es muy importante evitar que el suelo se encharque y proteger los cortes de poda. Así, se debe disponer de buenos drenajes que eviten la acumulación de agua en épocas de lluvia, evitar lesiones en el tronco, evitar suelos compactos que mantengan excesivas humedades y dificulten el crecimiento de las raíces, no aportar materia orgánica en descomposición junto a la base del tronco, y evitar periodos de sequía seguidos de riegos abundantes.

En el caso excepcional de tener que actuar químicamente, se recomienda hacerlo en primavera u otoño con las materias activas recomendadas para ello: