Atrás

Situación actual del cultivo de trigo duro en Andalucía.

26/03/2019

En el cultivo, se observan distintos estados fenológicos dependiendo de la fecha de siembra, pero debido a las altas temperaturas que se están registrando, su ciclo se ha adelantado y la mayoría está espigado.  En general hay síntomas de estrés hídrico en los secanos y apenas se están realizando tratamientos. En las parcelas de riego continúa el aporte de agua.

En cuanto a los tratamientos de herbicidas, no se han aplicado en los trigos con 3-4 hojas debido a que se acrecentaría el stress de las plantas. Aun así los tratamientos realizados, debido a  la falta de savia, no están siendo todo lo efectivo que debiera.

El cereal a consecuencia de la falta de agua se está “encanutando” (se enrolla la hoja por falta de humedad, se cierra para protegerse). Se ven las puntas secas.

Respecto a plagas y como consecuencia de las altas temperaturas del mes de marzo, hay brotes de pulgón negro en diferentes parcelas, sobre todo en  las que no se ha podido aplicar el herbicida. Y también hay presencia de paulillón.

Se observa roya, debido al rocío de la mañana y al aumento de temperaturas diurnas y algo de septoria.

Mientras persistan las condiciones meteorológicas actuales, se recomienda evitar, en lo posible, la aplicación de fungicidas y/o herbicidas sobre el trigo duro. Las principales razones para ello son:

  • El cultivo, según zonas y fechas de plantación, acusa inicio de estrés hídrico debido a las condiciones meteorológicas de las últimas semanas: temperaturas máximas en torno a los 20ºCy ausencia de precipitaciones. Una aplicación química sobre el cultivo, en estas circunstancias, podría interferir en el normal desarrollo de las plantas al tener estas que emplear un extra de energía en metabolizar dicha aplicación.
  • Por otro lado, y debido a las condiciones meteorológicas antes descritas, las principales enfermedades fúngicas que afectan al cultivo, y en especial la septoria que alcanza el 100% de las parcelas, aunque con una incidencia leve, se hayan ralentizadas o en “regresión”.

En definitiva, las temperaturas anormalmente altas durante este mes y la ausencia de lluvias están perjudicando el desarrollo de los trigos. El cereal no se termina de desarrollar de forma adecuada, lo que ha empezado a ser preocupante.