Atrás

Situación de la mosca del olivo en Andalucía, durante la segunda mitad de julio

29/07/2019

Las condiciones meteorológicas registradas hasta el viernes pasado, altas temperaturas  y baja humedad relativa, han repercutido negativamente en la actividad de la mosca del olivo (Bactrocera oleae), descendiendo notablemente las poblaciones de adultos de forma generalizada en los diferentes tipos de trampas. No obstante, la incidencia de los adultos sobre los frutos ha aumentado en todas las provincias, a excepción de Huelva y Sevilla que han descendido ligeramente, siendo Huelva y Cádiz las que han presentado los mayores valores medios provinciales, con un 11,70 y 3,40 % de picada total, respectivamente.

En cuanto a la evolución biológica de estos frutos afectados, se alcanzan los máximos registros en las provincias de Hueva y Cádiz con un valor medio provincial de 5,70 y 0,80 % de picada viva, respectivamente.

Como dato extraordinario, cabe comentar el notable adelanto en la aparición de las primeras aceitunas con orificios de salida, observadas en esta segunda mitad del mes de julio en algunas áreas de Cádiz, Huelva y Málaga, mientras que en la pasada campaña se registraron a finales de agosto. Lo que significa que en próximas fechas se producirá la salida de adultos que darán lugar a las primeras puestas de la segunda generación de este insecto, traduciéndose en un adelanto biológico respecto a la pasada campaña de un mes.

Por lo que se refiere a las poblaciones de adultos, han descendido en todas las provincias a excepción de Córdoba y Granada, donde han experimentado un cierto aumento.  De las capturas realizadas en trampas cromotrópicas destacan las obtenidas en Córdoba, Huelva y Granada, con un valor medio provincial de 1,90, 1,60 y 1,50 adultos/trampa y día, respectivamente.

Por otra parte, las capturas en los mosqueros mac-phail, están siendo superiores a las registradas por estas fechas en pasadas campañas, destacan Cádiz y Córdoba, con un valor medio provincial de 5,50 y 4,20 adultos/mosquero y día, respectivamente, y con 2 adultos/mosquero y día la provincia de Jaén.

En general, la actividad de la mosca del olivo actualmente, muestra unos niveles bajos y de forma localizada, principalmente en parcelas puntuales de variedades de aceituna de mesa más susceptibles o en zonas de sierra, que presentan temperaturas más frescas.

Es conveniente recordar que la mosca detiene su actividad biológica con temperaturas inferiores a los 6 ºC y mayores de 35 ºC, siendo entre los 20 - 25 ºC la temperatura óptima para su desarrollo.  Las temperaturas por debajo de los 36 ºC son favorables para el buen desarrollo de las puestas de mosca y para su propia integridad y una humedad relativa  elevada (>80 – 85 %) favorece la incidencia de la plaga.

Durante los meses estivales, las altas temperaturas combinadas con la baja humedad relativa desecan huevos y larvas causando la muerte de estos estados biológicos.

Se aconseja vigilar el cultivo, observando la evolución de este insecto, tanto cuantificando las poblaciones de adultos en trampas, como su incidencia sobre las aceitunas, mediante la realización de muestreos de frutos.