Atrás

Situación de las siembra de tomate para transformación industrial en Sevilla

26/03/2019

En 2018 se cultivaron en Andalucía casi 6.000 ha de tomate al aire libre para transformación industrial. En 2019 la superficie cultivada se estima que sea algo superior a esta cifra.

El cultivo, se localiza fundamentalmente en la comarca del Bajo Guadalquivir, en los municipios de Lebrija, Las Cabezas de San Juan, Utrera y Los Palacios, y que en los últimos años ha crecido vertiginosamente en nuevas zonas de  la Vega del Guadalquivir. Gran parte de esta superficie se encuentra en Producción Integrada.

La siembra suele realizarse de forma escalonada, repartida en el tiempo durante los meses de marzo y abril, y normalmente las últimas a principios de mayo. De este modo, es posible organizar una recolección gradual del cultivo, recepcionando el tomate  de todas las zonas a lo largo de unos 75 días, aproximadamente. Este cultivo presenta un ciclo de unos 4 meses.

Esta campaña, a diferencia de la anterior, no se están registrando precipitaciones. Esto está permitiendo, hasta la fecha, realizar esta operación en las fechas habituales. La siembra se inició durante la primera semana de abril tras las lluvias del día 6. Esta semana se espera que se alcance en torno al 40% de la superficie plantada.

En los primeros estadíos del cultivo, una vez instalado, puede haber presencia de insectos de suelo, como gusanos de alambre (Agriotes spp.) y rosquillas o gusanos grises (Agrotis segetum). Se recomienda por tanto recorrer la parcela para detectar plantas afectadas, y evaluar la presencia de larvas en el suelo, ya que la distribución de estas plagas es muy irregular. Para el control de estos agentes, principalmente gusanos de alambre, es frecuente el tratamiento en el momento de la siembra, en función del historial de la parcela. Esto se debe a que la presencia de esta plaga, en el caso de darse,  tiende a mantenerse a lo largo de los años.