Atrás

Situación del cultivo de ajo en la provincia de Córdoba

25/03/2019

El estado fenológico en las parcelas de ajos chinos, sembradas en octubre - noviembre, se encuentran en engrosamiento de bulbo. Debido a escasez de lluvias, se está aportando agua en las parcelas a través del riego, junto con aminoácidos, y algo más adelante, en abril, se aplicará potasio para mejorar la calidad del bulbo. Se han terminado los abonados tanto de fondo como de cobertera, y se ha cultivado, aunque no está habiendo muchas malas hierbas.

En cuanto a las enfermedades, se observa roya (Puccinia alli) en algunas parcelas de forma localizada, que han necesitado realizar un tratamiento. Conviene hacer un seguimiento exhaustivo de las parcelas y estar muy pendientes de las condiciones meteorológicas para controlar esta enfermedad. Hubo a mediados de febrero algún foco de bacteriosis, sin importancia, pero en estos momentos se encuentra saneada. También en alguna parcela se ha observado este año oruga peluda, pero en sitios muy localizados, y sin importancia.

Por lo que respecta a las parcelas de ajos morados, se encuentra 6-7 hojas, casi en cierre de calles, lo que resulta un poco retrasado para las fechas. En ellos se han terminado los abonados de fondo y falta por aplicar un segundo abonado de cobertera. Están todas las parcelas cultivadas. Al igual que con los ajos chinos, se están realizando riegos porque no hay de momento suficiente agua en el terreno.

En cuanto a las enfermedades, penicilium detectado en semanas anteriores, ya se controló, y empieza también a aparecer roya con niveles inferiores que en los ajos chinos, aunque se prevé que se desarrolle mucho más en abril.

De momento no se observa blanquilla (Stemphylium vesicarium), ni tampoco trips, que se prevé aparezcan en abril, tras los riegos. Se debe prestar especial atención a la blanquilla, dado que la mayor o menor incidencia de esta enfermedad está muy ligada a las condiciones meteorológicas. Así, la lluvia o riegos y unas temperaturas suaves como las que estamos teniendo en estas fechas, favorece el desarrollo y dispersión de esta enfermedad. Por lo tanto, dentro de una parcela, las zonas de vaguada suelen ser las más afectadas, ya que en ellas hay una mayor humedad relativa.

Foto de Antonio Leiva Herrerias.