Atrás

Vuelo de otoño de adultos de abichado del olivo

08/10/2018

Después del periodo estival, en el que el vuelo de adultos de abichado del olivo (Euzophera pinguis) es prácticamente nulo, comienzan a observarse nuevamente capturas de adultos en las trampas funnel. Este es el vuelo de otoño de este lepidóptero, que se viene observando en todas las provincias andaluzas en las últimas semanas, con un aumento progresivo de las capturas.

Del seguimiento semanal que se viene realizando y por las capturas registradas a finales de septiembre en las diferentes provincias, destacan Cádiz, Sevilla, Huelva y Jaén, con unos valores medios provinciales de 10’5, 6’6, 4’3 y 4’3 adultos/trampa y día, respectivamente. Las Zonas Biológicas de Villamartín (Cádiz) y Sierra Morena (Jaén) son las que presentan mayores índices de capturas de adultos, con unos valores medios de 37,1 y 8,4 adultos/trampa y día, respectivamente.

Es interesante realizar seguimientos para valorar la incidencia que pueda ocasionar este agente sobre nuestro cultivo, para ello, debemos de dirigir nuestras observaciones a las uniones de las ramas principales con el tronco. Hay que prestar especial interés en las más recientes en formación, que van a constituir las futuras ramas principales y que por su carácter un tanto herbáceo son lugares de fácil presencia de este agente. Los daños más graves de esta plaga se producen en olivar joven, las mariposas aprovechan para poner los huevos en pequeñas heridas, cortes de poda, roce de los arados, verrugas de tuberculosis, grietas, etc. Como medida preventiva hay que provocar las mínimas heridas posibles al olivo y evitar las labores de poda y desvaretado en los periodos de máximo vuelo de adultos.

A partir del descenso de la curva de vuelo, es el momento en el que esta plaga presenta una mayor sensibilidad al tratamiento químico, por lo que es el momento más adecuado para su control. Esto se produce en primavera, entre abril y mayo generalmente, aunque depende de la zona en la que nos encontremos. En este vuelo de otoño, la efectividad del tratamiento es más baja, por lo que no suelen realizarse aplicaciones en este período. En caso de ser necesario un tratamiento fitosanitario, con la finalidad de reducir las poblaciones larvarias de este insecto, hay que emplear siempre sustancias activas autorizadas para el control de este agente en el cultivo de olivar.