Saltar a: Menú superior de servicios | Ir a Áreas Temáticas | Contenido de página | Pie (información del sitio)
 Está Ud. en:
 

Programa de erradicación frente a Brucelosis bovina

La Brucelosis Bovina es una enfermedad infecciosa limitante del desarrollo ganadero, ocasionando en los brotes agudos gravísimas pérdidas por las alteraciones reproductivas que ocasiona. Está incluida en la lista de la OIE, y es de notificación obligatoria en la UE. Es una grave zoonosis, por lo que adquiere gran importancia en salud pública.

La fuente primaria de infección son las hembras preñadas que, al abortar o parir, expulsan grandes cantidades de Brucellas con el feto, las membranas y los líquidos fetales. En el período comprendido entre 15 días antes del parto o aborto y un mes después de aquél. Tan ingente es la secreción por esta vía de Brucella que, con las bacterias eliminadas por una única vaca se podría infectar a toda la población mundial.
Cuando el aborto no se presenta y la preñez llega a su término, a menudo la cría está débil y el animal recién nacido sufre neumonía y enteritis, lo cual retrasa seriamente su desarrollo. Se estima que del 40 al 50% de las vacas afectadas tienen obstaculizadas su capacidad reproductora, como resultado de la enfermedad.

A la infección de los establos puede contribuir también la leche, pues, aproximadamente la mitad de las vacas infectadas, después de abortar o parir, eliminan Brucella con la leche durante semanas, meses o años.
La vía de entrada del agente más importante es por ingestión de leche, pastos, forrajes y aguas contaminadas. Las vacas tienen además la costumbre de lamer membranas fetales, fetos y terneros recién nacidos, que contienen todos ellos gran número de Brucella y constituyen una fuente de infección muy importante. Con los procedimientos de higienización de la leche, la vía alimentaria casi nunca es responsable de la infección de las personas, que suelen contraer la enfermedad por penetración de Brucella a través de las mucosas o incluso piel intacta, por lo que la enfermedad tiene un marcado carácter profesional (ganaderos, veterinarios, matarifes).

A lo largo de los últimos años la ejecución del programa de erradicación ha conseguido reducir la prevalencia de la enfermedad hasta lograr casi niveles de erradicación.

El programa de erradicación de brucelosis bovina está basado en la realización de pruebas de detección de animales positivos y sacrificio obligatorio de los mismos, estando prohibida la utilización de tratamientos y la profilaxis vacunal frente a la enfermedad, salvo determinadas excepciones autorizadas y controladas oficialmente. Siempre que exista un grave riesgo para la salud pública u otra razón de índole sanitaria, a criterio de las autoridades competentes, se podrá ampliar el sacrificio, procediendo a realizar el vaciado sanitario de la explotación.

Otras medidas implementadas han consistido en instaurar medidas profilácticas sobre las explotaciones donde se han detectado bovinos reaccionantes positivos, implicando tanto a las instalaciones como a los pastos y un control exhaustivo de los movimientos y reposición de estas explotaciones, así como la intensificación de las pruebas diagnósticas para elevar con la mayor brevedad posible su calificación sanitaria
El objetivo final es la erradicación de la enfermedad, considerando como tal la consecución de mantener al menos un 99,8% de rebaños calificados como oficialmente de brucelosis durante 5 años consecutivos y que no existan aislamientos ni casos de abortos por B. abortus durante al menos 3 años.

Se aplicará en todos los animales de la especie bovina destinados a reproducción, producción de carne, leche u otras producciones, o a trabajo, certámenes o exposiciones mayores de 12 meses, con excepción de los machos de engorde procedentes de rebaños oficialmente indemnes de brucelosis, que no se utilicen para reproducción y que se enviarán directamente a sacrificio.

Se entiende por animal positivo todo bovino que reaccione positivamente a cualquiera de las pruebas diagnósticas oficiales o que presenta una reacción dudosa o positiva no concluyente, así como los animales que la autoridad competente considere como epidemiológicamente relacionados.

Siempre que exista un grave riesgo para la salud o repercusiones para la salud pública u otra razón de índole sanitaria, a criterio de las autoridades competentes, se podrá ampliar el sacrificio, procediendo a realizar el vaciado sanitario de la explotación.

 
Logo de la Unión Europea

El desarrollo de este Portal Web ha sido cofinanciado por la Unión Europea

Programa operativo Feder de Andalucía 2007-2013

Junta de Andalucía

© Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural
C/ Tabladilla, s/n 41071 Sevilla
955 032 000.