CÓDIGO DE BUENAS PRÁCTICAS AGRARIAS
2.
Consideraciones sobre la fertilización en la Comunidad Autónoma de Andalucía

Existe en la Comunidad Autónoma Andaluza una clara preocupación por el uso racional de los medios de producción, dado que el mal uso, y sobre todo el uso por exceso de dichos medios, afecta, no solamente desde una perspectiva puramente económica, sino que además produce un impacto medioambiental importante.

Los fertilizantes son un ejemplo de todo ello, por lo que la Dirección General de la Producción Agraria, al objeto de racionalizar el uso de los mismos está llevando a cabo la puesta a punto de un sistema de asesoramiento al agricultor prestándose un servicio objetivo y específico a cualquier explotación agrícola de la Comunidad.

En este sentido se realiza un análisis actualizado de la situación de la fertilización en Andalucía teniendo en cuenta el uso agrícola del suelo por grandes grupos de cultivos.

2.1
Distribución de la superficie agrícola de Andalucía ocupada por grupos de cultivo

Para poder hacer una evaluación del empleo de fertilizantes en Andalucía es necesario conocer la distribución de la superficie agrícola por grupos de cultivo ya que estos tienen unas necesidades de fertilizantes distintas en cuanto a tipo de fertilizante, momento de aplicación y extracciones.

En el cuadro siguiente se indican las superficies de los distintos grupos de cultivos en Andalucía durante el período 1989/98, indicando los máximos y mínimos del citado período así como la media y el porcentaje de ésta sobre el total de la superficie cultivada.


DISTRIBUCIÓN DE LA SUPERFICIE AGRÍCOLA OCUPADA POR GRUPOS DE CULTIVOS
  SUPERFICIES (HAS) DEL PERÍODO 1.989/98
GRUPO DE CULTIVO MEDIA % S/TOTAL MAXIMO MINIMO
Cereales 920.992 25,66 1.081.740 804.703
Leguminosas grano 84.601 2,36 138.268 50.953
Tubérculos consumo humano 29.198 0,81 34.381 24.328
Cult. herbáceos industriales 623.779 17,38 771.234 542.849
Cult. forrajeros 156.880 4,37 279.753 99.564
Hortalizas, flores y ornamentales 126.755 3,53 132.929 118.490
Cítricos 44.389 1,24 52.189 40.762
Frutales (excepto almendro) 36.065 1,00 40.216 34.302
Almendro 180.876 5,04 200.839 148.321
Viñedo 63.031 1,76 82.336 34.808
Olivar 1.321.056 36,80 1.441.749 1.242.852
Otros leñosos 2.192 0,06 6.620 224
TOTAL 3.589.813 100,00    
Fuente: Consejería Agricultura y Pesca. Manual de estadísticas agrarias y pesqueras

De entre estos grupos de cultivos destaca el Olivar con un 36,80% del total de las tierras cultivadas, dedicándose más del 90% de este a la aceituna para aceite, siendo por orden de importancia las provincias de Jaén y Córdoba las de mayor superficie, siguiendo las provincias de Sevilla, Granada y Málaga. En el olivar de aceituna de mesa destaca la provincia de Sevilla.

Entre los cultivos herbáceos anuales destacan los cereales, con un 25,66% del total de la superficie cultivada, entre los que el trigo ocupa la mitad de esta superficie, siguiendo la cebada con una cuarta parte y los cereales de primavera (Maíz, arroz y sorgo) con la décima parte. El resto lo ocupan otros cereales en secano como avena, triticale y algunos más con poca significación en Andalucía.

A continuación, en orden de importancia, siguen los cultivos herbáceos industriales, con un 17,38% de la superficie total cultivada, destacando entre estos el girasol, que representa alrededor del 80% del grupo. La remolacha y el algodón suponen una sexta parte cada uno de la superficie dedicada a este grupo de cultivos. Con mucho menor peso superficial se encuentran la colza, el tabaco y el lino textil. Con escasa significación se dan la soja y el cártamo fundamentalmente.

Le sigue, en orden de importancia, el cultivo del almendro con un 5,04% que se distribuye geográficamente entre las provincias de Granada y Almería a las que le sigue la provincia de Málaga, en el resto de las provincias andaluzas este cultivo tiene escasa significación.

Los cultivos hortícolas, de flores y ornamentales (aire libre, protegidos e invernadero), con gran peso en la fertilización por sus requerimientos en nutrientes por unidad de superficie, ocupan el 3,53% de la superficie total cultivada. Destacan, con la décima parte aproximadamente de esta superficie cada uno de los cultivos, tomate, melón, sandía, pimiento, ajos y judías verdes. El fresón, los espárragos, el pepino, la cebolla, la zanahoria y las habas verdes suponen cada uno alrededor del 5% de esta superficie dedicada a hortícolas, flores y ornamentales. El resto se distribuye entre especies con menor representación.

Los cultivos forrajeros suponen el 4,37% de la superficie total cultivada. Se incluyen, por orden de importancia, en este grupo los cereales para forraje, la veza, la alfalfa y el maíz forrajero, principalmente.

El grupo de las leguminosas grano, con el 2,36% de la superficie total cultivada, esta representado, por orden de importancia, por los garbanzos, los guisantes secos, las habas secas, la veza y el altramuz, con muy poco peso de otras especies.

El viñedo es el siguiente cultivo en orden de ocupación superficial, con un 1,76% de la superficie total cultivada, en donde el viñedo para vinificación ocupa el 90% de la superficie dedicada a este grupo y el viñedo para mesa ocupa el 10% restante.

Finalmente los grupos de cítricos, frutales (excepto almendro) y los tubérculos representan cada uno alrededor del 1% de la superficie total cultivada, si bien en estos casos, estos cultivos se encuentran ocupando áreas geográficas muy determinadas dentro de esta Comunidad Autónoma que los hace destacables en cuanto al uso de fertilizantes en esas zonas donde se cultivan.

2.2
Evolución del consumo de fertilizantes en Andalucía

En la información estadística disponible sobre el consumo de productos fertilizantes en España se observa defectos en cuanto a su asignación concreta a cada provincia e incluso a regiones. En efecto, de un lado la dificultad de controlar los movimientos de productos a nivel interprovincial que en algunos casos superan las barreras de la Comunidad Autónoma y de otro, el escaso control existente aun sobre el producto de importación, en lo que se refiere a su destino final. Todo ello hace que la evolución estadística del consumo deba de tomarse con la debida precaución, considerando las cifras no como exactas, sino más bien, como orden de magnitud que permiten definir tendencias.

En este sentido, para considerar la evolución del consumo de fertilizantes, y dado que muchas de las cifras provinciales vienen distorsionadas en mayor o menor cuantía entre unas y otras provincias, se ha estimado más adecuado realizar el análisis a nivel de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Así, en el siguiente cuadro se presenta la evolución del consumo de unidades fertilizantes, en Tm, por tipo de nutriente, durante el período 1.985/94, donde se observa que a un año con un nivel de fertilización de nitrógeno menor le corresponde el siguiente con un nivel de fertilización mayor, práctica habitual en los secanos de Andalucía. Para observar la tendencia en cuanto al consumo de fertilizantes se ha usado la ratio Ud de nitrógeno por Ha cultivada. El hecho de que el nivel de fertilización con nitrógeno haya ido incrementándose, como se observa en el gráfico de la página siguiente, desde los primeros años del período considerado hasta la campaña 1.990/91es el que hay que destacar, si bien en las últimas campañas ha habido un descenso de fertilización debido principalmente a las condiciones climatológicas desfavorables y a las ayudas por superficie que obligan a retirar de la producción un porcentaje importante de la superficie cultivada.

EVOLUCIÓN CONSUMO DE UD. FERTILIZANTES (Tm)

AÑO Nitrógeno (N) Fósforo (P2O5) Potasio (K2O) Ratio Ud N/sup
1.985 229.370 79.840 44.700 63.8
1.986 268.930 94.760 45.740 74.8
1.987 226.690 87.960 52.810 63.1
1.988 299.500 91.170 60.610 83.4
1.989 269.683 98.057 57.334 75.1
1.990 311.252 131.000 75.423 86.7
1.991 264.687 121.331 66.052 73.7
1.992 274.636 93.693 59.634 76.4
1.993 175.724 74.169 58.453 48.9
1.994 226.001 88.861 63.340 62.9

2.3
Fertilizantes más utilizados

Los aportes de fertilizantes se pueden realizar a través de abonos simples, que incluyen un sólo nutriente, o a través de abonos complejos que incluyen dos o más nutrientes. En Andalucía, los aportes de fertilizantes se realizan generalmente de la manera siguiente:

DISTRIBUCION PORCENTUAL DEL CONSUMO DE Ud. FERTILIZANTES
Tipo fert./Nutriente Nitrógeno (N) Fósforo (P2O5) Potasio (K2O)
Nitrogenados simples 80 --- ---
Fosfatados simples --- 10 ---
Potásicos simples --- --- 32
Complejos 20 90 68
Total 100 100 100
Fuente: ANFFE ( Asociación Nacional de Fabricantes de Fertilizantes Españoles)

Es de destacar que los aportes de nitrógeno se realizan principalmente a través de abonos simples (80%), mientras que los aportes de fósforo se hacen a través de complejos (90%). Los aportes de potasio se realizan a través de simples (32%) y complejos (68%).

2.3.1
Nitrogenados simples
Entre los fertilizantes nitrogenados simples, los más utilizados a nivel regional son la "Urea 46%" que representa el 40% del consumo total de este tipo de fertilizantes y el "Sulfato amónico 21%" que representa el 21%. En la Andalucía se mantiene esta relación para las provincias occidentales y se invierte para las orientales donde el Sulfato amónico supera a la Urea. Destacan las provincias de Sevilla y Córdoba en cuanto a consumo de Urea y Granada y Sevilla en cuanto a consumo de Sulfato amónico.

El "Nitrato amónico-cálcico", el Nitrato amónico 33,5%" y las "Soluciones nitrogenadas" representan en conjunto en 30% del consumo de nitrogenados simples. A nivel provincial, destacan Sevilla y Córdoba en el consumo de este tipo de fertilizantes.

El "Nitrato de cal 15,5%" se usa en menor medida, destacando que solo se distribuye en las provincias Almería y Sevilla.

El "Amoniaco agrícola 82%", el "Nitromagnesio 20%" y el "Nitrato de Chile 15,5%" prácticamente han dejado de utilizarse.

2.3.2
Fosfatados simples

Los fosfatados simples tienen menor relevancia en el consumo de abonos. De las cifras totales cabe destacar que el consumo de "Superfosfato simple" representa el 96% del este tipo de fertilizantes. El "Superfosfato concentrado" representa el 4% restante.

2.3.3
Potásicos simples

Este tipo de fertilizantes, con un bajo consumo, representa el 0,5% del de nitrogenados simples y el 7% del de fosfatados simples. Esto es debido a que las necesidades de potasio de los cultivos se cubren con los aportes a base de complejos. Es de destacar que el 90% del consumo de este tipo de fertilizantes se realiza en las provincias de Almería, Málaga y Granada.

2.3.4
Complejos binarios (N-P, N-K, P-K)

El consumo de complejos "N-P sin NAP ni DAP" representa el 17% del total de estos complejos, el de complejos "N-K" el 3% y el de complejos "P-K" el 3%. Hay que destacar que el 90% del consumo de complejo "P-K" se realiza en Almería.

2.3.5
Complejos (NPK)

El consumo de fertilizantes complejos NPK representa el 38% del total de fertilizantes en Andalucía. El complejo "NPK >10% N" representa el 58% del total de estos complejos y el "NPK <=10% N" el 23%, manteniéndose esta relación en todas las provincias excepto en Almería, donde el consumo del primero representa el 70%.

1. Presentación
2. Consideraciones sobre fertilización
3. Legislación aplicable
4. Recomendaciones