TIFLOTRUCOS  PARA LA VIDA DIARIA

                  

 

 

Recopilado por Roberto Sancho Álvarez

Rsancho@ccss.sa.cr

 

 

AGRADECIMIENTO

 

Ana Maria Silva

Ernesto “Jimmy” Salamanca.  Lima, Perú

Paula Maciel

Silvia
Tony.: Profesora de niños deficientes visuales y ciegos

Emiliano Álvarez  

María Isabel Redondo Hidalgo

Marta

Rodrigo e Isabel

 

mÉtodo “análisis de tarea”

Soy profesora de niños deficientes visuales y ciegos durante varios años ya, y efectivamente, es bastante problemático el aprendizaje de diversas tareas caseras y de aseo personal, sin mencionar las de habilidades sociales. En mi isla, los padres no están muy concienciados por la labor de educar a su hijo carente de visión con cierta "normalidad", así que la mayoría de los casos, ellos realizan la tarea que deberían hacer sus hijos.

El único sistema que me ha funcionado con el trabajo de familia (referido a estos temas), es el "Análisis de Tarea". Pues no sólo el niño/a aprende a realizar la tarea en sí, a interiorizarla, etc, sino que además los padres se vuelven más conscientes de las potencialidades y limitaciones de sus propios hijos.

El Análisis de Tarea consiste en desglosar en pequeñas actividades simples una actividad algo más compleja, enumerarlas y enseñárselas al niño paso a paso, sin olvidarnos de ninguna y sin pasar a la siguiente sin tener superada la anterior.

Por ejemplo: Lavarse las manos.

El educador observa primero si esta actividad la tiene adquirida el alumno, si no es así, comienza a desglosarla en pequeñas actividades.

1.- Situarse frente al lavabo.

2.- Localizar la toalla, el grifo y el jabón.

3.- Abrir el grifo.

4.- Coger el jabón.

5.- Mojar las manos y el jabón.

6.- Cerrar el grifo (no olvides que soy canaria)

7.- Enjabonarse las manos (o cara, o etc)

8.- Abrir grifo.

9.- Lavarse las manos.

10.- Cerrar el grifo.

11.- Secarse las manos.

 

Estas actividades no son fijas, pues depende de la edad del pequeño si es adulto no necesitaría tantas, pues me imagino que tendrá más experiencias que el infantil.

En definitiva, haces consciente, en todo momento, de los pasos que el sujeto tiene que realizar para conseguir un objetivo, luego, lo interioriza y lo añade a su repertorio habitual.

 

cocina y alimentación

Cuando voy a pelar verdura, coloco un papel de diario sobre la mesa para recoger las cáscaras. Una vez terminada esa tarea tiro cáscaras y papel y la mesa no se ensucia.

Al cocinar utilizo las hornallas más cercanas a la pared. En realidad aquí en Suecia en donde vivo ahora, tengo hay una protección alrededor de la cocina que está pensada para los chicos pero que a mí me es muy útil. Pero recuerdo los trucos que debía usar cuando vivía en Argentina.

Para marcar las latas de tomates, ananá, etc., tomo un papel, escribo en Braille el nombre del contenido y lo doblo, con un gomín lo fijo a la lata. 

Preparo comidas sin carne, eso hace que sea más fácil mantener la cocina limpia. 

Preparo comidas sencillas y si tengo invitados apronto todo antes de que éstos lleguen.

¿Cómo hago el café? (en el horno microondas)

Vierto una taza de agua en una jarra de vidrio para este fin y refractaria. La hiervo en 3 a 4 minutos en alto poder. Puedo luego devolverlo a la taza donde puse café instantáneo o puedo volcar el agua hirviente sobre café molido en mi cafetera francesa. Espero 5 minutos, bajo el cedazo y ¡ya está! La mayoría de hornos microondas contiene botones visibles, pero no palpables. Colóquele marcas en Braille o etiquetas de papel para identificarlas, salvo que tenga un microondas con dispositivo de tipo dial o teclas que sean palpables (la minoría de estos, creo). (es una pena que muchos ciegos no puedan contar con el dinero para un horno microondas o para costear la luz eléctrica que consume).

Sobre el horno tostadora:

Antes de la época del horno microondas contábamos con pequeños hornitos eléctricos, que servían además para tostar o calentar pan. Por la posición de la flecha del dial- temporizador, podemos calcular el tiempo de calentamiento. Por ejemplo en mi horno, una vuelta de 90 grados nos indica 5 minutos, media vuelta 10 minutos y ¾ de vuelta 15 minutos.

Para saber si está cocido, uso tres indicadores: El tiempo: si sé cuanto tarda me baso en eso. La consistencia: si está crudo es más blando o más duro(según el alimento) o sea le clavo un tenedor en el centro o lo toco. Si fallo... ¡al microondas con plato y todo! El olor: hoy el pollo se sentía cocido, pero olía a pollo crudo. Lo cociné hasta que empezó a oler a pollo cocido.

Hay personas con resto visual que utilizan platos de diferentes colores según el alimento que van a tomar. Me explico: un bistec no se ve en un plato marrón, pero sí en uno blanco.

Yo enciendo la luz que hay sobre la cocina para no olvidarme de que tengo algo en el fuego (pero esto, más que un problema de visión, es un problema de memoria).

Yo pruebo la comida antes de servirla o bien aprendo a calcular los tiempos de cocción. A veces la toco con mucho cuidado para no quemarme.

Digo que es una cuestión de práctica y de convicción porque mi mamá me enseñó a cocinar de chiquita, al menos nunca me lo prohibió o me demostró que tenía miedo de que yo hiciera algo. Quizá esos padres deberían comenzar por dejarlos y guiarlos.

Con respecto al cocimiento de los alimentos, tanto en horno como en microondas , es una cuestión de ensayo e ir midiendo los tiempos de cocción de cada cosa.

Pongo la olla sobre la hornalla, centrándola bien con el tacto antes de encender el fuego.

Muchas veces la mejor adaptación no es la más “sofisticada” ni la más “cara”, sino la de más sentido común (a lo mejor, tomar un cuchillo y hacerle una marca a los mandos de la cocina o poner una cinta adhesiva en el sitio que quiera marcar, si es que no tengo nada más a mano).

 

vestuario

Después de usar prendas de algodón o de lana, las cuelgo para que se ventilen y no vuelvo a usarlas hasta que alguien que ve me dice que no tienen manchas o que están deslucidas.

Para lustrar zapatos pongo papel de diario en el suelo. Uso crema en pomo y luego les saco brillo con una media vieja que estoy decidida a tirar.

Para combinar ropa procuro comprar prendas de colores que armonicen entre sí. Trato de ir siempre a las mismas tiendas para mantener medianamente el mismo estilo. También trato de que me acompañen personas que entienden qué es lo que quiero transmitir con mi vestimenta.

La limpieza de los zapatos: Puedes colocarle marcas a las latitas de betún (en Braille o con cera o pintura para tela) para poder identificar el color del betún. Pueden marcarse con cortes a los cepillos para lustrar los zapatos o marcarlos en Braille con cinta dymo, para poder identificar el color de cepillo para cada respectivo color de betún o zapato.

Colocar las medias del mismo color en cajitas de cartón o plástico dentro de otro cajón más grande donde normalmente van las medias.

Hacerle cortes a las etiquetas de las camisas o pantalones para poder identificarlos por su color.

Procurar colgar la ropa en su colgador individual y colocar la ropa de similar color una cerca a la otra.

Con el tacto entrenado puedo identificar a los pantalones por la textura de la tela y su corte (claro eso si, si me tomo el tiempo de hacerlo antes que me gane mi esposa).

Marcar en braille la ropa de distintos colores (incluso existen etiquetas en relieve para pegarlas en la ropa), sobre todo por aquello de no ponerse un jersey de rayas con una falda de cuadros, je, je. 

En cuanto a la combinación de los colores, creo que los padres deberían enseñarles de a poco, qué color combina con qué. Es cuestión de paciencia. Yo tengo resto visual, pero no distingo los colores y aprendo qué prenda puedo usar con cual otra, en fin.

¡Todo se puede!

Por ejemplo para saber cuál es el lado externo de los calcetines, uno se fija en la costura de la puntera del calcetín y allí si encuentra más áspera la costura o que tiene algunos hilos al finalizar la costura , esto nos indicará que debemos volver el calcetín. Lo mismo ocurre con los calzoncillos, uno fijándose en las costuras, puede saber si están al derecho o al revés.

Con respecto a los colores, en mi caso busco que toda la ropa sea de los colores más neutro posible, como azul, marrón, gris, etc.

En resumen, el orden y anticipación son importantes para la elección independiente del vestido.

 

Oficios domésticos

Antes de lavar la vajilla, ordeno los objetos: primero los vasos, tazas y cubiertos. Después lavo los platos y las fuentes para finalmente lavar las ollas.

Los cuchillos los pongo a escurrir con la hoja para abajo y el mango para arriba.

En cuanto al arreglo de la casa, tengo pocos adornos aunque no faltan algunos cuadros, espejos en los lugares habituales y bastantes plantas. Prefiero las plantas grandes porque son más fáciles de cuidar (me refiero a plantas de interiores que son frecuentes aquí).

 

DINERO

Colocar los billetes en diferentes compartimientos. Doblar los billetes de denominaciones diferentes de varias formas, salvo que los billetes nacionales tengan diferente tamaño para las diferentes denominaciones (esto no se da en el Perú).

 

ASEO PERSONAL

Sobre la crema dental: Si uno es ciego, es difícil o casi imposible colocarla sobre las cerdas. Aplícate un poco de pasta dental sobre el dedo, para luego transferirla a las cerdas del cepillo o directamente a la boca.

 

Computadoras

El ordenador también es objeto de “trucos”; por ejemplo, como tengo visón, uso el ratón (Un trackball) y lo he cubierto de etiquetas de colores para no perderlo. Tengo marcadas algunas teclas de función (SHIFT, BLOQUEO MAYÚSCULAS, BLOQUEO NUMÉRICO, ETC.)  con “colitas” de cinta Dymo, de distintas formas (triángulos en diferentes posiciones, cuadrados, rectángulos) para evitar pulsar la equivocada.

Y, por supuesto, tengo habilitado cuanto sonido hay, además del corrector ortográfico de OUTLOOK.

 

otros

Marcar las llaves de la casa con pintura para tela o identificar las llaves por la forma.

Para identificar un foco prendido, acercarle la mano para sentir el calor que emana.

Marcar en braille o en relieve los aparatos (lavadora, microondas, etc) que utilizamos.

Para localizar las maletas, algunos les ponemos una pegatina o un lazo enorme. Existen aparatos con mando a distancia que pitan cuando se les llama y se pueden acoplar a la maleta.

Si bien sé braille, soy lenta, si alguien me pasa un teléfono o datos por teléfono, los grabo, luego para mayor comodidad de acceso y orden anoto las cosas grabadas en la computadora.

Reloj parlante para saber en qué hora vivo.

 

 

El presente documento se debe a la recopilación efectuada por Roberto Sancho Álvarez para Interedvisual.

Roberto Sancho es Presidente del Patronato Nacional de Ciegos de Costa Rica.

Interedvisual

INTEREDVISUAL@telefonica.net

http://sapiens.ya.com/eninteredvisual

http://www.eListas.net/lista/interedvisual

interedvisual-alta@eListas.net