CEIP CARLOSIII

Portada del sitio > COSAS NUESTRAS > Cocinillas > Tortas apestiñadas

Tortas apestiñadas

Un postre con Pasión

Miércoles 19 de marzo de 2008 Enregistrer au format PDF


El pasado Lunes Santo estaba yo esperando el paso de la Hermandad del Santísimo Cristo de Remedios de Ánimas, disfrutando de una noche espléndida y de una mejor compañía, cuando dos simpáticas señoras, tan entradas en años como en carnes, se colocaron delante de mí. En un principio pensé afearles su conducta pero al cabo de unos minutos descubrí que estaban hablando de cocina y …claro, puse la oreja.

El caso es poco a poco me fui acercando y ya sabéis que no hay nada que hermane más que un buen rato de espera. Pasados unos1.500 nazarenos, conseguí meterme en la conversación y derivarla hacia los dulces propios de Semana Santa. Llevo un tiempo con ganas de hacer tortas apestiñadas y estas dos buenas señoras me dieron una receta que paso a contaros. La he probado en dos ocasiones y es tan fácil como agradable de comer.

Necesitaréis 100 ml. de agua tibia (unos segundos en el microondas) y 100 ml. de aceite de girasol. Ambos líquidos los ponéis un recipiente adecuado y se baten bien durante unos segundos.

A esta mezcla añadís 350 grs. de harina, a la que se le añade previamente 10 grs. de levadura prensada o medio sobre de levadura en polvo, una cucharadita de aguardiente seco, 2 cucharaditas de ajonjolí, una pizca de sal y 3 "cacillos" de agua.

Yo he traducido lo de "cacillos" por cucharadas, pero os lo cuento como lo oí y además porque me encantó la palabra. El caso es que la masa debe quedar con un cuerpo que permita amasarla bien durante unos minutos. A mí me encanta hacerlo a mano, hasta que la masa se despega del recipiente.

Y la parte mimosa de la receta viene ahora. Una vez que hemos terminado de amasar, tapamos el recipiente con un paño y lo dejamos en un lugar calentito, para que la masa crezca hasta doblar su tamaño (una 1/2 hora larga. Yo lo puse encima de la olla en la que había hecho lentejas)

Preparamos las bandejas con papel especial para horno y hacemos tortitas del tamaño que queramos, sin volver a amasar pero bien estiradas. Las espolvoreamos con abundante azúcar y las metemos en el horno hasta que empiecen a dorarse suavemente (a unos 170 Cº )

Las sacamos con cuidado pues endurecen al enfriar.

La Gracia de la Inspiración os acompañará si escucháis marchas procesionales o, mejor, "El Miserere" o el "Stabat Mater".

Salud y espero que os salgan bien. Teresa

Comentar este artículo

1 Mensaje

  • Tortas apestiñadas

    25 de marzo de 2008 13:30, por Alex
    Creo, Maestra, que esta receta va a darme una buena tarde de domingo con mis nenas que se vuelven locas haciendo masa. Después necesitaré un buen champú, claro está. Lo complicado es no terminar entrando en carnes como esas dos buenas señoras, así que habrá que moverse un poco o incluso plantearme, para la próxima Semana Santa, salir de costalero. Saludos

    Responder este mensaje



esqueleto_dani