Cuadro

LA TEORÍA DE LA FRUSTRACIÓN Y DEL CONFLICTO

Cuando el desarrollo habitual del comportamiento motivado se encuentra bloqueado por un obstáculo del tipo que sea, el individuo trata de adaptarse a la situación, consiguiendo su objetivo por otro camino. El término frustración designa este tipo de situación, en la que un obstáculo o acontecimiento frustrante modifica la conducta humana,

La frustración podrá tener consecuencias muy diversas en función de numeroso factores: la naturaleza del objeto frustrante, la fuerza de la motivación y la personalidad del sujeto que experimenta la frustración.

Es posible dividir los acontecimientos frustrantes en dos grandes variedades, a saber:

•  La frustración primaria. En este caso el acontecimiento frustrante está constituido por la ausencia del objeto necesario para la satisfacción del comportamiento motivado. Tal es el caso de la ausencia de alimento un sujeto hambriento.

•  La frustración secundaria. El acontecimiento frustrante es un obstáculo que aparece en el camino hacia la satisfacción del impulso. Este obstáculo puede ser interior o exterior al individuo; puede ser pasivo actuando por la sola presencia o activo al tratarse de un componente dinámico que actúa en sentido opuesto al impulso. Así en la frustración secundaria pueden existir cuatro variedades de obstáculos:

•  Obstáculo pasivo externo. Tiene lugar cuando falta un medio indispensable para la obtención del objetivo buscado.

•  Obstáculo pasivo interno. Implica una incapacidad individuo para realizar sus deseos o necesidades más profundas. El psicoanalista Adler dio una gran importancia este tipo de frustración, al entender que muchos comportamientos normales y patológicos son tentativas de resolver la frustración causada por una inferioridad del sujeto.

•  Obstáculo activo interno. Tiene lugar cuando existe una pulsión hacia el mismo objeto de sentido opuesto a la pulsión inicial. Impulsos de aproximación y rechazo hacia otro ser humano o hacia una actividad.

•  Obstáculo activo externo: Tiene lugar cuando los otros impiden activamente la realización de una necesidad.

 

Como nos enseña la vida cotidiana hay una evidente relación entre la frustración y la conducta agresiva. Estos serían algunos de los puntos constatados por la investigación psicológica:

  • La frustración tiende a provocar una agresión directa contra la fuente de esta frustración. Se ha hecho una aplicación de esta cuestión a la propaganda: uno de los medios más eficaces de propaganda consiste en hacer que un grupo particular (nación, grupo social o étnico) sea visto como la fuente de todas las frustraciones experimentadas. Lo hicieron los nazis con los judíos y se sigue haciendo en la actualidad con grupos diferentes en los diferentes contextos.
  • El acto agresivo puede ser inhibido. La inhibición varía en razón directa del castigo esperado, en el caso de que el sujeto llevase a cabo el acto.
  • El objeto de la agresión puede ser desplazado. Cuanto más fuerte es la inhibición de la agresión directa tanto más intensa en la tendencia al desplazamiento. Éste se observa constantemente en la vida corriente: es el caso de un sujeto amonestado por sus superiores y que luego a su vez reprende a sus inferiores.
  • La forma de la agresión viene mediatizada por la cultura. En general la agresión directa es inhibida y adopta formas indirectas y sutiles. Es el caso de la ironía que a veces oculta una agresividad desplazada y modificada..
  • Existe también el recurso a la autoagresión. La autoagresión aparece cuando la heteroagresión es inhibida con más fuerza que la agresión propia.
  • Todo acto de agresión constituye , en algún grado, una catarsis que reduce la incitación a nuevas agresiones.

El psicoanálisis profundizó en el estudio de las formas como los seres humanos tratamos de resolver los conflictos y defendernos ante el malestar ocasionado por la motivación. Es la teoría de los mecanismos de defensa.

 

MECANISMOS DE DEFENSA ANTE LA FRUSTRACIÓN

Los mecanismos de defensa fueron elaborados por Anna Freud a partir de la estructura de la mente propuesta por su padre, es decir, la mente dividida en tres partes: yo, super-yo y ello.

Nuestro psiquismo, lejos de ser un mar en calma, es un sistema con un equilibrio frágil… Los conflictos son continuos. Freud propuso, para entender la naturaleza de esos conflictos, un aparato psíquico representado en el espacio. Este aparato psíquico estaría constituido por tres instancias: yo, ello y superyó.

 

Ello

En el ello se encuentra la fuerza pulsional (instintos humanos), es la sede y la fuente de la energía psíquica. Sus contenidos son inconscientes, en parte heredados, en parte reprimidos.

En el centro de la tierra, se encuentra el magma, material incandescente siempre a punto de estallar, a veces la presión es insostenible y necesita vías de escape, es entonces cuando se ponen en acción los movimientos de la corteza terrestre, surgen terremotos y la furia contenida salta por los aires a través de los volcanes.

 

Yo

Se trata de una diferenciación del Ello. En el transcurso de la evolución, el bebe va adquiriendo una experiencia de la realidad que origina que una parte del ello se adapte a ella, este es el yo.

El contenido de ese yo es el resultado de identificaciones con rasgos de otras personas que van teniendo influencia en la vida del niño, son especialmente importantes, por supuesto, las identificaciones con los padres.

Extrae su energía de la gran fuente que constituye el ello, y menos mal que éste dispone, generalmente de suficiente energía, porque necesita mucha para cumplir con sus funciones…

El yo se encuentra en una posición de compromiso entre las exigencias pulsionales del ello, los imperativos del superyó y las exigencias de la realidad. Su posición no es nada fácil. Es por ello que muchas veces el yo es presa de la angustia, buscar el equilibrio no es fácil, tiene que poner en marcha mecanismos de defensa para evitar excesivos impulsos pulsionales… Es aquí donde encontramos la causa de muchos conflictos psicopatológicos.

Superyo

Es también una diferenciación de ese magma central que constituye el ello. Se puede decir que el superyó es el heredero del complejo de. Se trata, en este sentido, de una instancia más evolucionada. El edipo supone un taller de la personalidad donde se producen identificaciones importantes y se interiorizan prohibiciones parentales…El superyo se identificaría con estas últimas.

Su función es como la de un juez o un censor y puede ser extremadamente severo con el yo. Es fuente patológica importante. La conciencia moral, la autoobservación y la formación de ideales son funciones del superyó.

Pues bien los mecanismos de defensa son estrategias que utiliza el yo para, mantenerse equilibrado. También los podemos definir como recursos de la mente encaminados a resolver situaciones de ansiedad que generalmente actúan deformando la percepción, el recuerdo, la motivación y el pensamiento. Son medios para combatir una frustración
       

Los principales mecanismos defensivos son:
 

                1.- Represión: Es uno de los más importantes, y consiste en poner una barrera a los sentimientos inconfesables. El super-yo actúa anulando al ello. Un tipo de represión consiste en olvidar una situación emocionalmente fuerte, en este caso el olvido responde a motivaciones subjetivas; olvidamos de manera inconsciente lo que no nos conviene recordar.
                2.- Racionalización: Es un mecanismo que se suele utilizar en la juventud y en época adulta. El yo intenta explicar el super-yo con argumentos racionales. Es una excusa del super-yo para no hacer caso a las fuerzas pulsionales.

                3.- Negación de la realidad: Consiste en negar un hecho real como consecuencia de la incapacidad del yo para poderlo asumir.

                4.- Fantasía: Es otra forma de negar la realidad, realizando en la imaginación lo que uno no puede hacer en la realidad. Una buena muestra de esta tendencia son las "mentiras" que acostumbramos a decir cuando explicamos una cosa que nos ha pasado.

                5.- Proyección: Consiste en reflejar en el otro los sentimientos propios,  los cuales por su naturaleza son insoportables para el yo. La proyección se da con frecuencia en situaciones sociales afectivas(celos).

                6.- Regresión: Regresión significa retroceso; volver al origen. Psicológicamente significa volver a una etapa anterior de la vida en la que el yo estaba más protegido. Es un fenómeno típico de la infancia.

                7.-Sublimación: Sublimar significa transformar una cosa de impura a pura. Se trata de transformar lo instintivo, el ello, lo impuro, en algo diferente que pueda ser a artística o moralmente valioso.

   8.- Compensación: Se intenta compensar el fracaso de una actividad con el triunfo de otra.

                9.- Supercompensación: Se intenta destacar en lo que, según los demás, vas a fracasar.

                10.- Reacción: Cuando algunos aspectos de la persona entra en conflicto con el super-yo, y son rechazados por ser considerados inadmisibles, puede producirse una "reacción" que consiste en el desarrollo de una conducta externa contraria al impulso o sentimiento rechazado.

                11.- Desplazamiento: Es uno de los mecanismos defensivos más utilizados y como su nombre indica consiste en trasladar una cosa de un lugar a otro. En este caso, se traslada un sentimiento de afecto desde un lugar original a un sustituto capaz de recibirlo.
 

           

Como hemos visto, los mecanismos de defensa representan la necesidad que tiene el hombre de decirse mentiras para conservar su equilibrio psicológico o armonía psíquica.