Establecido por el Título IX de la Constitución española de 1978 el Tribunal Constitucional es el intérprete supremo de la Constitución. Único en su orden y con jurisdicción en todo el territorio nacional, ejerce las competencias definidas en el art. 161 CE. El Tribunal Constitucional es independiente de los demás órganos constitucionales y está sometido sólo a la Constitución y a su Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre (BOE 5.10). Las modificaciones de esta Ley Orgánica están recogidas al final de estas páginas. Conforme a la CE y a su Ley Orgánica, el Tribunal Constitucional es competente para conocer:

  • Del recurso de inconstitucionalidad contra leyes, disposiciones normativas o actos con fuerza de ley.
  • De la cuestión de inconstitucionalidad sobre normas con rango de ley.
  • Del recurso de amparo por violación de los derechos y libertades referidos en el art. 53.2 CE.
  • De los conflictos de competencia entre el Estado y la Comunidades Autónomas, o de éstas entre sí.
  • De los conflictos entre los órganos constitucionales del Estado (Congreso, Senado, Gobierno y Consejo General del Poder Judicial).
  • De la declaración sobre la constitucionalidad de los Tratados internacionales De la impugnación por el Estado de las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las Comunidades Autónomas.
  • De los conflictos en defensa de la autonomía local.
  • De las demás materias que le atribuyan las Leyes Orgánicas (art. 161.1.d CE).

El Tribunal Constitucional está integrado por doce miembros, que ostentan el título de Magistrados del Tribunal Constitucional.

Son nombrados por el Rey mediante Real Decreto, a propuesta de las Cámaras que integran las Cortes Generales (cuatro por el Congreso y cuatro por el Senado), del Gobierno (dos) y del Consejo General del Poder Judicial (dos).

La designación para este cargo se hace por nueve años, debiendo recaer en ciudadanos españoles que sean Magistrados o Fiscales, Profesores de Universidad, Funcionarios públicos o Abogados, todos ellos juristas de reconocida competencia con más de quince años de ejercicio profesional. Los Magistrados se renuevan por terceras partes cada tres años.