Lleva desde 1.986 en el corredor de la muerte de Texas (USA) acusado de robo y asesinato. Desde su detención ha defendido su inocencia. Desde entonces ha conocido a 120 personas que han sido ejecutadas, y ha tenido diez fechas de ejecución que no se llegaron a cumplir gracias a las apelaciones presentadas por su abogado.