Rasgos distintivos de la reflexión filosófica

Etimológicamente, filosofía procede de los vocablos de origen griego "Phileo" (amor) y "Sophia" (sabiduría). Significa pues, amor a la sabiduría. El verbo fileo, además de amar, tiene el significado de tender, aspirar. Si el término filosofía significa amor a la sabiduría o al saber, filósofo será el amante de la sabiduría.

Se atribuye a Pitágoras (496-580 a. C.) la primera utilización ddel término "filósofo" cuando León, rey de los Fliacos, le preguntó cuál era su profesión. El le contestó que no era sabio (sofos) sino simplemente un filósofo (amante de la sabiduría, aspirante a ella).

 

  • La filosofía, como indica la etimología de su nombre, más que un saber es un amor al saber, una tensión hacia el conocimiento. Por eso es más apropiado hablar de reflexión filosófica que de saber filosófico.

 


 

  • La reflexión filosófica es, además, universal; no delimita su objeto, no parcela lo realidad acotando unos determinados problemas como hacen las ciencias, sino que se preocupa por “todo cuanto hay’; esto no significa que lo filosofía sea como una enciclopedia que tiene que ocuparse primero de una cosa y luego de otro hasta agotarlos todas, sino, más bien, que no hay ningún problema que sea ajeno a la filosofía; lo único que puede ser ajeno a ello es el nivel de reflexión en el que se coloque el hombre al pensar.

 

 

  • La reflexión filosófica es una reflexión radical, una reflexión que se coloca en una perspectiva de problemas últimos, de sentido. No le preocupa cómo funcionan las cosas, sino si poseen o no un sentido y cuál es éste, ya que de la contestación a estos preguntas depende lo que ha de hacer el hombre con su libertad, y éste es el problema fundamental del ser humano.

 

 

  • La racionalidad filosófica es, sobre todo, crítica. También lo son las ciencias, pero éstas admiten siempre unos supuestos, unas hipótesis que no discuten nunca. El nivel crítico de la filosofía es más profundo y, además de renunciar a apoyarse en ningún supuesto, en ninguna verdad que no haya probado previamente, se enfrenta críticamente con las hipótesis y supuestos que las ciencias han aceptado sin explorar.

 

 

  • Como consecuencia de lo anterior se puede decir, también, que el saber filosófico es un saber totalizador y de segundo grado. Totalizador, porque se esfuerza por superar la razón especialista de cada ciencia, y de segundo grado, porque su esfuerzo supone el trabajo previo de las ciencias.

 

A diferencia de lo que ocurre en el mundo de la ciencia, la historia de la filosofía ofrece el espectáculo de numerosos personajes y escuelas que mantienen posiciones contrapuestas. Pero esta diversidad, como ya hemos señalado, no es sino la consecuencia inevitable de la mayor amplitud y profundidad de su racionalidad.

En el recorrido que hemos hechos por las distintas formas de saber cabe sacar una conclusión:

 el conocimiento humano tiene una dimensión social e histórica, se construye socialmente, se transmite socialmente y se utiliza de modo colectivo. Y esto es válido en todas las formas de saber, en los mitos, en la filosofía y en la ciencia.

  Pero hay otras formas de saber que tiene que ver con la propia sociedad, con la forma en que está organizada. Son en realidad conocimientos interesados o peudosaberes. Estamos hablando de las ideologías y la propaganda.

Icono IDevice Actividad de Lectura

¿Quienes son filósofos? Texto de Platón.

 

Eros, el Amor, se encuentra en el término medio entre la sabiduría y la ignorancia. Pues he aquí lo que sucede: ninguno de los dioses filosofa ni desea hacerse sabio porque ya lo es, ni filosofa todo aquel que sea sabio. Pero, a su vez, los ignorantes ni filosofan ni desean hacerse sabios, pues en esto estriba el mal de la ignorancia: en no ser ni noble, ni bueno, ni sabio, ni tener la ilusión de serlo en grado suficiente. Así, el que no cree estar falto de nada no siente deseo de lo que no cree necesitar” (Platón. El Banquete, 204 a).