La Junta de Andalucía cambiará los criterios de concesión de proyectos a

las Escuelas Taller y Talleres de Empleo que se regirán por una nueva

normativa que empezará a aplicárseles después de las elecciones, en la

nueva convocatoria que haga el Gobierno regional y un nuevo planteamiento

global de la formación profesional que unificará la inicial en los institutos,

la permanente y para el empleo.


Es una nueva ley que según manifestó a Cancionero la delegada de Educación,

Manuela Gómez, se ha consensuado con todos los agentes implicados en la

formación.


Entre los nuevos criterios a aplicar están el de la concurrencia competitiva en

el reparto de esas ayudas, un límite de cantidad en la subvención a adjudicar

y que sólo las entidades que tengan un registro, talleres o escuelas de

empleo puedan concurrir en ese concurso. 

También que estas enseñanzas de formación se puedan impartir en los

institutos en turno de tarde.


Manuela Gómez hizo estas manifestaciones a Cancionero en Luque, donde

visitó las obras que se han llevado a cabo en los aseos del colegio público

Nuestra Señora del rosario y en la mejora de las instalaciones de agua.

Obras que han supuesto una inversión de 50.000 euros. La delegada destacó

que en los ayuntamientos socialistas las obras en los centros educativos son

menores, mientras que en otros municipios, “como en Priego de Córdoba”,

dijo,  gobernados por el Partido Popular, son obras de mayor envergadura

porque los colegios están más desatendidos.


El colegio Nuestra Señora del Rosario ha sido incluido por el consistorio

luqueño en una partida presupuestaria para este ejercicio para arreglar el

patio interior, deteriorado. Manuela Gómez ha valorado muy positivamente

el cuidado que la alcaldesa de la localidad, Felisa Cañete, pone para que las

infraestructuras educativas se encuentren en las mejores condiciones

posibles para los escolares de su pueblo. La delegada ha felicitado a los

miembros de la Comunidad Educativa del CEIP Nuestra Señora del Rosario

porque los resultados escolares son buenos, con un alto grado de satisfacción

tanto entre el profesorado como entre los padres y madres del alumnado,

que es el beneficiario último de todas las inversiones educativas que se realizan en los centros.