Inicio

  Educación para el siglo XXI

 

Nadie duda de la “Función Social de la Educación” en la formación de individuos y en la transmisión del patrimonio cultural a las nuevas generaciones.

El problema surge cuando el referente principal de su función social es la selección de individuos por su capacidad para cursar estudios superiores, es decir cuando la finalidad del sistema educativo sólo adquiere carácter propedéutico. El modelo no ha funcionado mal puesto que los individuos no seleccionados ocupaban un papel que no exigía grandes cambios a lo largo de su vida: trabajos con poca cualificación y que no implicaban aprender nuevas destrezas, escasa movilidad del individuo que no generaba problemas de interacción e interdependencia social.

Entonces, ¿Dónde quedan los demás referentes sociales del sistema educativo?

En mayor o menor medida todos los trabajamos en clase, pero cuando llega la hora de evaluar nuestro único referente son instrumentos que hacen referencia a conocimientos.

Pero,¿Seguimos viviendo en el mismo tipo de sociedad que hace cien años? ¿Se plantean nuevos retos para el individuo?

 

 

Tomando como referente el libro “Sorpresas Inevitables” de Peter Schwartz, podríamos establecer algunos de los cambios que le esperan al individuo en el siglo XXI:

 


  • Incremento considerable en la expectativa de vida de las personas

  • Se agrega vida a los años: necesidad de aprender a lo largo de toda la vida.

  • Incremento y aceleración de la movilidad de las personas.

  • Necesidad de interactuar mejor interculturalmente, conocer más idiomas, usar nuevas tecnologías, ser más flexibles.

  • Crecimiento exponencial del conocimiento.

  • Crecimiento exponencial de las comunicaciones.

  • Incremento de las interdependencias

Podríamos plantearnos que este señor es un iluminado, que es un analista influenciado por un lobby progresista. Pero, realmente, si hacemos una reflexión seria de estos cambios, ¿en cuántos de ellos no te sientes ya involucrado? ¿Si tienes o tuvieras un hijo tomarías estos cambios como referente para su formación?

Entonces, ¿por qué surgen las competencias?

Las competencias proporcionarán unas destrezas globales a los alumnos para adaptarse a una sociedad en constante cambio.