Secciones
Inicio > Planes y proyetos del centro > Forma Joven
Sábado 20 de julio de 2019
Planes y proyetos del centro
Enviar por email Imprimir Generar PDF
Forma Joven
Forma Joven
Integrar la educación para la salud y la prevención de drogodependencias y adicciones en el medio educativo significa favorecer un crecimiento armónico de la personalidad de los escolares, desarrollando un proceso educativo (desarrollo de capacidades), sociocultural (participación en iniciativas públicas) y de promoción de la salud (vivencia de experiencias coherentes con la salud). Desde esta perspectiva, los objetivos de la educación para la salud son:

• Reconocer la salud como derecho fundamental de la persona.

• Comprender que la salud es una responsabilidad compartida, desarrollando la  capacidad de participar en la búsqueda conjunta de soluciones.

• Contextualizar la salud en las situaciones sociales y en las condiciones de vida que influyen en ella.

 • Incorporar un método que desarrolle una mentalidad crítica para identificar y eliminar los riesgos para la salud.

• Incorporar conocimientos, actitudes y hábitos positivos para la salud.

coprazon

EL PAPEL DE LA ESCUELA EN LA MEJORA DE LA SALUD

Los centros educativos, junto con el hogar, son los ámbitos socializadores clave donde tiene lugar el desarrollo de las personas en sus estadios más tempranos, ejerciendo un importante papel en la configuración de la conducta y los valores personales y sociales de la infancia y la adolescencia.

Es una realidad que el ámbito educativo constituye por muchas razones un espacio idóneo para abordar la Promoción de Salud.

La Promoción de la Salud se define como “el proceso de capacitar a las personas y a las comunidades para que aumenten el control sobre los determinantes de la salud, y por lo tanto, mejoren su salud”. La Promoción de la Salud no solo se ocupa de promover el desarrollo de las habilidades individuales y la capacidad de la persona para influir sobre los factores que determinan su salud, sino que también incluye la intervención sobre el entorno, tanto para reforzar los factores que contribuyen al desarrollo de estilos de vida saludables, como para modificar aquellos que impiden ponerlos en práctica.

En este sentido, se están produciendo sensibles avances que pueden facilitar dicho abordaje. Los desarrollos legales, tanto de ámbito nacional como autonómico, tienden a facilitar un abordaje transversal básico de las competencias en salud.

coprazon 2

También disponemos de mayor certeza sobre la efectividad de los proyectos de promoción y educación para la salud, derivada de la investigación acumulada en los últimos veinte años.

Además, en otros ámbitos profesionales como son el sanitario y el de los servicios sociales de nivel local, se está evidenciando una creciente conciencia de su potencial función educativa a desarrollar en cooperación con los centros escolares de su entorno inmediato.

El desarrollo de la Promoción y la Educación para la Salud (PES) en el marco educativo viene avalado, además, por diversas instituciones de reconocido prestigio, como la OMS, la UNESCO, UNICEF, el Consejo de Europa y la Comisión Europea, el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, así como, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Todas ellas consideran que se trata del modo más efectivo para promover la adopción —a largo plazo— de estilos de vida saludables y el único camino para que la educación para la salud llegue a los grupos de población más joven (infancia, adolescencia y temprana juventud), independientemente de factores como clase social, género, o el nivel educativo alcanzado por padres y madres. 

El enfoque tradicional de la Promoción de Salud se ha basado en concebir a la persona como un sujeto pasivo que se enfrenta a diversos riesgos para su salud. En cambio, la nueva óptica conocida como perspectiva salutogénica, pone el énfasis en aquello que genera salud y no en lo que genera enfermedad.

Cuando hablamos de adolescencia y jóvenes nos referimos a realidades muy diversas y muy heterogéneas que tienen que ver con la edad, el sexo, la situación socioeconómica y/o el entorno cultural. El modelo de desarrollo positivo considera que los chicos y chicas adolescentes tienen mucha plasticidad y grandes potencialidades y que implicados en relaciones saludables con su contexto se encaminarían hacia el desarrollo de una integridad personal. El centro educativo, entorno mayoritario por la que pasan el 100% de los adolescentes y jóvenes, es un lugar privilegiado y puede jugar un papel de protección ante muchas conductas de riesgo, sobre todo para aquellos chicos y chicas que viven en entornos desfavorecidos.

Desde esta visión más actualizada, las personas tienen características propias y viven en entornos que tienen un efecto protector o de riesgo para la salud según el equilibrio que se establezca entre ellas. Son los denominados “activos para una vida saludable” y el objetivo de la promoción de la salud debe ser fomentarlos, interviniendo sobre las personas y los entornos en que viven.

Este nuevo marco de salud positiva se centra en los recursos disponibles que pueden servir a las personas para comprender y gestionar lo que les pasa en la vida, incluidos los efectos de las desigualdades, permitiendo que se afronten desde la toma de conciencia de lo que somos capaces y de lo que hace falta cambiar socialmente.

Este cambio de paradigma, asume que uno de los principales activos de una persona para afrontar los riesgos que se irá encontrando a lo largo de su vida es el conjunto de competencias personales con las que se dote, así como, la utilización de aquellos elementos del entorno que le genere salud y bienestar. Hay abundantes evidencias científicas de que una persona competente es la que cuenta con actitudes, habilidades y conocimientos para optar por las opciones saludables. Las conductas saludables como: hacer actividad física, tener una alimentación equilibrada, tener precaución con el tráfico, no fumar, no beber alcohol, no consumir sustancias adictivas, etc. tienden a asociarse en las mismas personas porque cuentan con activos que les permiten afrontar la elección de esa conducta de una forma libre, informada y consciente. El proceso de dotar a las personas de esas competencias, es decir, de promover su desarrollo positivo y saludable debe ser un objetivo del sistema educativo.

corazón 3

Algunos aspectos significativos que se deben tener en cuenta a la hora de contextualizar la salud en el centro docente son los siguientes:

• El ambiente físico del centro y del entorno.

• El ambiente social: relaciones en la comunidad escolar y fomento del desarrollo social y emocional del alumnado.

• La organización y línea del centro: metodología de trabajo, respuesta a las necesidades físicas, psicológicas y sociales de los escolares.

• El currículo escolar tanto formal como informal de educación para la salud.

• La participación de la comunidad educativa en la gestión del centro, la interacción del centro docente con la comunidad que le rodea, relaciones con las instituciones sociales, sanitarias y culturales de la zona.

Los centros deben evaluar las características del medio educativo con relación a la salud y la seguridad, establecer áreas de mejora y, en definitiva, avanzar para generar un entorno saludable, seguro y respetuoso con el medio ambiente. Se trata de evaluar de forma continua el entorno escolar, identificando tanto los activos escolares como las oportunidades de mejora para el fomento de la salud.

La implementación de checklist o listas de verificación en los centros escolares puede ser un ejemplo útil para este propósito. Otros aspectos claves son la estrategia de centros libres de publicidad y garantizar que los comedores escolares, en aquellos centros que imparten enseñanzas de educación secundaria obligatoria, favorezcan un estilo saludable de alimentación.

Es necesario prestar atención tanto al entorno físico como al entorno social del centro educativo. El entorno físico se refiere a los edificios, terrenos, espacios de juego y equipamientos en el recinto escolar y alrededores, el diseño y la ubicación del edificio, la provisión de luz natural y de suficiente sombra, la creación de espacios para el ejercicio físico y de instalaciones para la actividad docente y para una alimentación sana.

El entorno social es una combinación de relaciones entre el alumnado, profesorado, familias y comunidad en general. Se trata de entablar relaciones de calidad entre todas las personas que constituyen la comunidad educativa o que tengan relación con ella de alguna manera.

diente

LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE INTERVENCIÓN. BLOQUES TEMÁTICOS.

LÍNEAS ESTRATÉGICAS BLOQUES TEMÁTICOS

Educación Socio-emocional

• Conciencia Emocional.

• Regulación Emocional.

• Autonomía Emocional.

• Competencia Social.

• Competencias para la Vida y el Bienestar.

Estilos de Vida Saludable

• Actividad Física.

• Alimentación Equilibrada.

• Prevención de Accidentalidad.

Sexualidad y Relaciones igualitarias

• La sexualidad como parte de la vida.

• Orientación y diversidad sexual.

• Prácticas sexuales responsables y prevención de riesgos derivados.

• Relaciones igualitarias. Prevención de la violencia de género.

Uso Positivo de las TICS

• Estilos de Vida Saludable en una Sociedad Digital.

• Adicciones a las TIC.

• Buenas Prácticas y Recomendaciones.

Prevención del Consumo de Alcohol, Tabaco, Cannabis y otras Drogas

• Hábitos que contribuyen a una vida sana.

• Consumo de alcohol, cannabis y otras drogas.

• Drogas: mitos y creencias.

• Prevención del Tabaquismo.

buena vida