Lunes, 14 de octubre de 2019
Enseñar en tiempos revueltos
Escrito por: Manuel Jiménez Friaza, martes 21 de junio de 2011 , 14:55 hs, en la categoría: El rincón de Manuel Jiménez

ACTO ÚNICO

Escena Primera

(La acción transcurre en una clase de un instituto andaluz. Es «primavera tarda», por decirlo a la manera de Antonio Machado: tras los cristales se oye de tarde en tarde a un perezoso ruiseñor y ráfagas de aire frío entran de vez en cuando por las ventanas abiertas. Lejanos y como abducidos por las pantallas de los ordenadores, los alumnos realizan ejercicios de vocabulario y léxico. Los alumnos viven el fin de curso desde una perspectiva épica, como auténticos héroes. El Personaje, que ha terminado los ejercicios, ha conectado a la popular red social Tuenti)

PERSONAJE: ¡Maestro, está conectado Luis Ignacio! ¡No tiene morro, falta a clase y se conecta al Tuenti desde su casa! ¿Le digo algo?

ANTIPERSONAJE (a efectos prácticos, lo puede representar un actor con gafas y aspecto algo despistado; recuerda el estereotipo del profesor de BUP): Sí... Dile que deje de hacer el tonto y se venga para el instituto, que se está jugando el curso...

(El Antipersonaje sigue atareado en el cuerpo a cuerpo habitual con estos alumnos, aclarando explicando, redundando, bromeando...)

ANTIPERSONAJE: ¿Queréis buscar vosotros los sinónimos y dejarme respirar? Para eso tanto ordenador...

CORIFEO: ¡Maestro, pero si eres mejor que el google, y más rápido!

(El Antipersonaje sonríe entre sí y piensa que qué triste cosa sería su trabajo sin humor -¿y sin amor?-... Y de pronto se acuerda del alumno que ha hecho rabona y estaba en Tuenti)

ANTIPERSONAJE: Oye, Antonio, ¿sigue ahí Luis Ignacio?, ¿qué te ha contestado?

PERSONAJE: Dice que a él le da igual, que ya está harto de la escuela...

UNO DEL CORO: ¡Yo no encuentro ningún derivado de «uno», maestro!

ANTIPERSONAJE: «Unidad», «uniforme»...

CORIFEO: Desde luego qué torpe eres, quillo...

PERSONAJE: ¡Se acaba de conectar Juan Francisco, maestro, le digo algo!

(Francisco Luis también ha faltado ese día)

ANTIPERSONAJE: Dile que no me lo esperaba de él, de Luis Ignacio sí, pero no de él...

CORO: ¿Maestro, los antónimos qué eran, los contrarios?

CORIFEO: ¡Eres un inútil, quillo, preguntándolo todo! ¡Maestro, tengo que poner diez cosas que se pueden hacer con la mano, y sólo se me ocurren cinco; dime algunas más!

ANTIPERSONAJE: (Con síntomas visibles de fatiga y un aire como de boxeador sonado: mira el reloj a hurtadillas) ¡Hacerse una macoca!

CORO: ¿Una qué? ¡Ojú. Maestro, tú te has tenido que leer unos pocos de diccionarios...

PERSONAJE: ¡ Maestro, que Juan Francisco dice que es que ha tenido que ir al Juzgado y por eso no ha podido venir, que es de verdad!

Escena Segunda

(El aire benéfico que refrescaba el aula ha desaparecido en los minutos finales de la clase y el ambiente quieto de una canícula adelantada se instala, como una atmósfera pesada, metálica e hipnótica, sobre la clase previa al recreo)

CORO: ¿Maestro, qué significa «estar al corriente»?

CORIFEO: ¡Miras que eres pesado! ¿Maestro, y «llevarle la corriente a alguien»? (Bajando la voz en un aparte al Antipersonaje) ¿Qué es una macoca, maestro, dímelo anda?

PERSONAJE: Maestro, ¿ayer faltaste, qué te pasó? (El Antipersonaje no tiene tiempo de responder) Pues ¿sabes que llegó un tío que no conocíamos de nada y se quería meter con nosotros en tu hora...? Digo, eso quería... Y yo le dije: «yo me meto ahí dentro con mi profesor, pero con un desconocido, para nada». Y me fui, ¿qué se habría creído...?

(El Antipersonaje, que tomaba unas notas, oye, en una lejanía acorchada, el sonido estridente del timbre del final de la clase. Levanta la cabeza para recordar a los alumnos que mañana...)

ANTIPERSONAJE: ¡Acordaos de traer mañana el cuadernillo de...!

(Pero solo está frente a él el Antipersonaje, que lo mira a los ojos de forma muy intencionada y con sonrisa compuesta y artificiosa, como de quien está en el ajo y no va a dejar escapar una buena oportunidad...)

PERSONAJE: Maestro, que ya se han ido todos. Es que son unos golfos, ¿verdad maestro...?

Comentarios
1 - Antonio Romero Ysern | martes 21 de junio de 2011, 17:35 hs
La vida misma...
2 - María Carmen Rufo Romero | jueves 1 de septiembre de 2011, 08:06 hs
¿Y sin amor? No es posible. Te imagino. Puedo verte en esa clase o en un escenario, tanto da... GRACIAS por los alumnos a los que has enseñado tantas palabras que les abren a la admiración y al  conocimiento. En este comienzo de curso un deseo: que haya muchos profesores como tú.
Agregar comentario
Nombre:
Email:
Comentarios:
Código:
  Ingrese en el campo el número que se muestra en la imagen

Calendario
octubre 2019
lumamijuvido
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
 
Categoría
 
Los más comentados
 
Archivo
 
Reportes
Cantidad de posts: 556
Cantidad de comentarios: 1706
 
Sindicación
 
Últimos comentarios
 
Etiquetas