Sin título (III)

Cada noche cuándo me acuesto, cierro los ojos e intento imaginar un mundo dónde todas las personas de todos los lugares tengan paz. Sueño también que entre todos nosotros no haya problemas de racismo ni discriminación. También imagino que todo el mundo está caminando unidos los unos con los otros y sin ningún temor.
Pero....cuándo me despierto, veo la realidad, y recuerdo tristemente que esa realidad es totalmente otra.
Cuándo salgo a la calle observo que no se mira con los mismos ojos a un blanco que a un negro, un chino, o una persona de nacionalidad distinta. Me gustaría que todos estuviésemos juntos sin tener en cuenta el color de cada persona  ni de dónde provenga. Sobre todo, ir segura por la calle sin sentir en mi interior y en mi mente miedo porque alguien pueda hacerme daño.