"Las verdaderas amigas"

Me dijeron hace algún tiempo que las amigas es lo mejor que te puede dar la vida.

Que las amigas de verdad están ahí siempre que otra lo necesite, que te consuelan en los peores momentos y en las situaciones más difíciles, que solo tienes que llamarlas para poder contarle todo y confiar en ellas.

Pienso que las amigas son indispensables para ver el mundo de otra manera, para poder crecer con más libertad y entusiasmo y para aprender de nuestros errores, porque ellas te aconsejan todo lo mejor que pueden.

Como adolescentes, nos dirigimos más a nuestras amigas que a nuestros padres. Nos sentimos más a gusto al contárselo a nuestras amigas que a nuestra familia.

Nosotros no podemos elegir a nuestra familia, pero sí a nuestras amistades, con las que llevar una vida completa de cariño y generosidad.

Las amigas también nos han escogido a nosotras, somos alguien para alguien. La amistad no sólo nos da buenos momentos. A veces, por las diferencias entre las amigas, se pueden tener conflictos serios o menos serios, dependiendo de la situación. Pero pienso que todo se puede arreglar de una manera o de otra y volver a ser las verdaderas amigas de siempre.