Secciones
Inicio > Planes y Proyectos educativos > Plan de lectura
Miércoles 21 de noviembre de 2018
Planes y Proyectos educativos
Enviar por email Imprimir Generar PDF
Plan de fomento de la lectura

Viñeta lápiz verde

 

Linea punteada 100%

Viñeta lápiz verdeCon el objetivo de promover y mejorar el hábito de lectura de nuestros alumnos se ha creado el siguiente formulario para que sea rellenado por todos los alumnos del centro.


FORMULARIO DE HÁBITO DE LECTURA

¡ ES IMPORTANTE QUE PARTICIPES!

_________________________________________________________

Actividad práctica sobre un texto del poeta Rafael Alberti


  • Lée el siguiente texto sobre los complementos del verbo.

 


Los complementos del verbo (III)

 

De mi infancia en aquel colegio de monjas recuerdo más que nada un jardín enchinado1. [...] Aquel jardín con sus cuatro muros de cal, a ciertas horas con más gorriones que flores, guarda seguramente el eco de mis primeros juegos, de esos primeros gritos y cantos, ya claros y preciosos en el nacimiento de mi memoria.

Las hermanas carmelitas, con delantales azules, se parecen a los cielos cuando se quitan las nubes.

De muchos azules está llena y hecha mi infan­cia en aquel Puerto de Santa María. Mas ya los repetí, hasta perder la voz, en las canciones de mis primeros libros. Pero muy pronto se me resucitan, bañándome de nuevo. Entre aquellos azules de delantales, blusas marineras, cielos, río, bahía, isla, barcas, aires, abrí los ojos y aprendí a leer. Yo no puedo precisar ahora en qué momento las letras se me juntan formando palabras, ni en qué instante estas palabras se asocian y encadenan revelándome un sentido.


¡Cuántas oscuras penas y desvelos, cuántas lá­grimas contra el rincón de los castigos, cuántas tristes comidas sin postre siento hoy con espanto que se agolpan en mí desde aquella borrosa mañana del p-a, pa, hasta ese difícil y extraordinario día en que los ojos, redondos ante un libro cualquiera, concentran todo el impulso de la sangre en la len­gua, haciéndola expeler vertiginosamente, como si la desprendieran de un cable que la imposibilitara, un párrafo seguido: «Salieron los soldados al com­bate y anduvieron nueve horas sin descansar...»! ¡Día de asombro, hora de maravilla en que el silencio rompe a hablar, del viento salen sílabas, uniéndose en palabras que ruedan de los montes a los valles y, del mar, himnos que se deshacen en arenas y espumas! Pero el niño, aquella misma tarde, llora y no sabe nada, sueña por la noche con inmensas letras panzudas que lo persiguen, pesadas, para emparedarlo o acorralarlo en el rincón de las arañas, grises, gruesas también como las mayúsculas que lo acosan.

Rafael ALBERTI

La arboleda perdida, Seix Barral

'enchinado: lleno de chinas, de piedras pequeñas.