Una vieja tecla, mecla,

chiririgorda, sorda y vieja,
tenía siete hijos teclos, meclos,
chiririgordos, sordos y viejos.
Si la vieja no hubiera sido
tecla, mecla, chiririgorda, sorda y vieja,
los hijos no habrían sido 
teclos, meclos, chiririgordos, sordos y viejos.




Y

Pata, Peta, Pita y Pota,
cuatro patas, con un pato 
y dos patas cada una.
Cuatro patas, cada pata 
con dos patas y su pato.
Pota, Pita, Peta y Pata.