Secciones
Inicio > Nuestro Centro
Domingo 16 de junio de 2019
Nuestro Centro
Enviar por email Imprimir Generar PDF

“ La Historia ha reconocido la figura de Blas Infante como padre de la patria andaluza e ilustre precursor de la lucha por la consecución del autogobierno que hoy representa el Estatuto de Autonomía para Andalucía”

(Preámbulo del Estatuto de Autonomía de Andalucía”)
Blas Infante Pérez de Vargas nace el 5 de julio de 1885, a las 11 de la mañana, en Casares (Málaga), en C/ Carrera, nº51.

“ Era un día de julio. El Soberano de la Tierra celebraba una magna recepción, a la cual concurrían bullantes, borrachos de alegría de vivir, todos los humildes seres de los campos. El Sol se ofrecía como una cratera resplandeciente”

 “ Sierra de Ronda. Mi pueblo está allí, en el extremo levante de una vertiente meridional, anidado como un agilucho sobre lo alto de un avanzado peñón, mirando de frente eternamente los escarpes de África, sobre el Estrecho, percibiendo en su costado el alentar del mar interior que muge dulcemente durante los días de calma y que brama revolviéndolo turbio cuando siente su lomo azotado” (…) “ El paraje que lo circunda es un mundo de rocas partidas y de gargantas hondas, de aguas ariscas y grietas fértiles. Mi pueblo, por su “casco” (de este modo lo llaman sus habitantes), se asienta milenariamente sobre el nido atalaya de una alta peña de la Serranía como un aguilucho inmovilizado a quien el viento sigiloso arranca y esparce el plumaje, mirando de frente con ojos nostálgicos más allá del “Arroyo Grande”, que dijo Abuberk, al Estrecho de Tarifa, las rutas de piedras afiladas como puñales por las que fueron a la emigración nuestros hermanos, los desterrados moriscos”

 Blas infante permanece en Casares hasta los 11 años. En este pueblo inicia su contacto con el mundo rural y la problemática del campesino andaluz. Marchará a Archidona para estudiar el Bachillerato y posteriormente(1901) volverá a Casares. La necesidad le obligará a interrumpir sus estudios, encontrando empleo en la Secretaría del Juzgado Municipal (auxiliar de su padre), su permanencia en el pueblo le permitirá conocer más profundamente las injusticias y la marginación de la época. Con 19 años (1904) reemprende sus estudios, matriculándose por libre en la Universidad de Granada, y licenciándose en Derecho en tan solo dos cursos académicos. De 1907 a 1910 permanece en Casares, donde prepara las oposiciones a Notaría. A partir de aquí seguirá forjando su pensamiento y su actividad socio-política ( Cantillana, Sevilla, Madrid ,Isla Cristina, Coria…), hasta que un 10 de Agosto de 1936, por la madrugada, en el kilómetro 4 de la ctra. de Carmona es asesinado Blas Infante por sus ideas defensoras de Andalucía, muriendo después de gritar: “Viva Andalucía Libre”.

Casares se convirtió para Blas Infante en un hermoso recuerdo de la niñez.

 “Yo tengo clavada en la conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo le he visto pasear su hambre por las calles del pueblo, confundiendo su agonía con la agonía triste de las tardes invernales; he presenciado cómo son repartidos entre los vecinos acomodados para que éstos les otorguen una limosna de trabajo, tan sólo por fueros de caridad; los he contemplado en los cortijos, desarrollando una vida que se confunde con la de las bestias…”

 “ Cuando yo era niño, los chiquillos, en bandadas, atraídos por gritos desgarrantes, íbamos a posarnos ante las puertas de las casas llenas de gente, donde las madres de mi pueblo natal, en la desesperación, imprecaban

al Destino que discerniera a sus hijos la suerte de soldados para Cuba. Después, los niños, presididos por el lienzo amarillo y rojo, íbamos a un sitio que le decían “er Eh’ cansaero” (“descansadero” en castellano), a despedir a los que partían al son de una melodía de aire guerrero que el pobre maestro, en virtud de órdenes superiores, nos hacía aprender…”