Secciones
Inicio > Proyecto Lingüístico > El Resumen
Jueves 24 de octubre de 2019
Proyecto Lingüístico
Enviar por email Imprimir Generar PDF
El Resumen

EL PROYECTO

LINGÜÍSTICO

DE NUESTRO CENTRO

El proyecto lingüístico de centro es el conjunto de actuaciones que este instituto ha organizado para enseñar la competencia en comunicación lingüística en todas sus dimensiones (expresión oral y escrita y comprensión oral y comprensión lectora) con el objetivo de favorecer la mejora en todas áreas y la adquisición del resto de competencias clave. En él se encuentran documentos de interés para el alumnado.

Aquí, en TU AGENDA, vamos a incluir algunos aspectos que tienen interés para todos los alumnos, pues son absolutamente necesarios EN CUALQUIER MATERIA O ASIGNATURA.

 

SEGUNDO DOCUMENTO DEL PROYECTO LINGÜÍSTICO DE CENTRO ELABORACIÓN DE UN RESUMEN

Definimos el resumen como una exposición breve y sintetizada del contenido de un material, normalmente escrito, pero que también puede ser de carácter audiovisual. En él, se citan las ideas más básicas e importantes, y se excluyen los datos irrelevantes, las interpretaciones subjetivas, las repeticiones, los rodeos, los ejemplos, los adornos con los que el autor ha ornamentado el documento,  dejando, pues, sólo lo imprescindible para la correcta interpretación de la idea o ideas principales. En definitiva, un texto que transmite la información de manera abreviada.

Existen distintos tipos de resumen: el resumen informativo es aquel donde se abrevia un texto y el mensaje de la comunicación; el resumen descriptivo, por otra parte, se encarga de profundizar en la estructura del escrito, con sus partes fundamentales, las fuentes y el estilo; por último, el resumen abstracto es una variante del resumen descriptivo, que encabeza los artículos científicos y cuya función es informar sobre el contenido del texto para que los eventuales lectores puedan tener una idea general en poco tiempo.

En la Educación Secundaria Obligatoria se espera que las personas involucradas en las actividades académicas desarrollen habilidades comunicativas esenciales como las de comprensión y producción de textos escritos. Ciertamente, una actividad comunicativa muy común en estos ámbitos, es la escritura de un resumen. A través de este, es posible comunicar información a otras personas de manera concisa sobre el contenido global de un texto fuente. En la ESO, un estudiante necesita ser capaz de resumir los distintos textos que corresponden a géneros discursivos propios de una disciplina (información contenida en apuntes, libros, etc.).  Para estudiar y tener acceso al conocimiento disciplinar, un profesor debe ser capaz de construir buenos resúmenes cuando presenta sus documentos.

Hacer resúmenes es una técnica de estudio fundamental: exige una lectura atenta y comprensiva para identificar la información más importante incluida en el documento objeto de estudio. A la hora de repasar, cuando el tiempo apremia, los resúmenes permiten "sobrevolar" rápidamente las ideas y conceptos fundamentales que podrán ser evaluados.

Elaborar un resumen implica un domino eficiente de, al mismo tiempo, estrategias de lectura y escritura.


Pasaje de libro a resumen

2. Cómo hacer el resumen, paso a paso.

 

Hacer un resumen implica transformar un texto -que llamaremos "base"- en otro texto que reproduzca el cuerpo de ideas principales del primero en forma global y breve, dejando de lado las ideas accesorias.

 

Para eliminar oraciones o párrafos del texto base, hay que analizar qué es lo que puede ser suprimido. Y para eso hay que reconocer cuáles son las ideas principales y cuáles son las ideas secundarias, subordinadas a aquéllas. En primer lugar hay que realizar las siguientes operaciones sobre el texto base:

  • Reconocimiento del tema y los subtemas que se desarrollan.

  • Identificación de la estructura u organización del texto base. Qué partes lo componen (introducción, desarrollo y desenlace o cierre, si se trata de un texto expositivo o de una narración; hipótesis, argumentación y conclusiones, si se trata de un texto argumentativo, etc.).

  • Redacción de breves notas al margen de los párrafos, que señalen cuáles son los temas que se desarrollan allí.

  • Subrayado de la información sustancial. Con esta operación se distingue la información más importante, que no puede faltar, de aquella cuya supresión no alteraría la unidad del texto base.

  • Esquema de contenido. Este tipo de cuadro permite organizar de manera gráfica las ideas principales y secundarias, y permite visualizar las relaciones que se establecen entre ellas.

 

Una vez realizados los procedimientos sobre el texto base, deben llevarse a cabo los propios de la redacción del resumen. Para que el resumen pueda redactarse de manera coherente y correcta, y represente debidamente al texto base, conviene llevar a cabo las siguientes operaciones.

 

  • Generalizar aquellos términos que tienen rasgos en común. Por ejemplo, en el resumen, se puede reemplazar "Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón" por "planetas del sistema solar".

  • Globalizar la información. Es decir, integrarla en unidades menores de sentido completo. Por ejemplo, la oración "Juan fue al cine" puede globalizar varias oraciones de un texto, tales como "Juan tenía ganas de ver una película", "revisó la cartelera", "encontró que se había estrenado la película que quería ver", "se dirigió al cine", "sacó las entradas", etc.

  • Integrar las oraciones a partir de las relaciones que se establecen entre ellas, ya sean de causa, consecuencia u oposición. Por ejemplo, si en el texto base aparecen dos oraciones como "Ameghino consideraba que el fósil era un objeto útil para el conocimiento" y "El fósil puede ser un testimonio de la historia de la vida y de las especies"
    Se puede redactar una sola oración que conecte las anteriores, en este caso por una relación causal: "Ameghino consideraba que el fósil era un objeto útil para el conocimiento ya que puede ser un testimonio de la historia de la vida y de las especies."

  • Leer el resumen para comprobar si representa los aspectos principales del texto base.

  • Realizar una comprobación. El resumen de un texto A, correctamente resuelto, debe poder responder las siguientes preguntas:

    • ¿Cuál es el tema principal del texto A?

    • ¿Dónde y cómo se desarrolla ese tema?

    • ¿Cuáles son los temas secundarios del texto A?

    • ¿Las ideas principales y secundarias, están relacionadas entre sí?

    • ¿Cuál es la conclusión del texto A?

 


Operación

Función

En el texto base

Primera lectura

Se reconoce el tema principal.

Segunda lectura

Se reconoce la información imprescindible y se suprime la accesoria.


Esquema de contenido

Se organiza visualmente la información.

En la redacción del resumen

Generalización

Se relacionan objetos particulares con una clase.

Globalización

Se eliminan detalles y se amplían las categorías para expresar ideas o acciones en una proposición.

Conceptualización

Se incorporan las operaciones anteriores en una red lógica (causa, consecuencia, oposición, comparación, etc.).

 

El resumen tiene que ser un texto coherente y se tiene que entender por sí solo, de forma independiente del texto base. No debe ser un simple esquema o un cuadro sinóptico. Es muy importante tener en cuenta para quién y para qué se redacta el resumen. Si lo hacemos para nosotros mismos, para estudiar, el texto resultante puede tener marcas propias, palabras familiares, de ésas que "nosotros nos entendemos". Pero si el resumen es para que lo lea, por ejemplo, un profesor que tiene que evaluar la comprensión de un texto, o si se trata del resumen de una noticia sobre ciencias para publicar en la revista del instituto, es fundamental utilizar un nivel de lengua formal, general, que todos puedan comprender.

El  resumen  en la ESO, paso a paso (otra opción)

Para hacer un buen resumen en la ESO tendremos en cuenta los siguientes pasos:

1. En primer lugar se lee con atención el texto y se aclara el sentido de las palabras o expresiones que no se entiendan.

2. En una segunda lectura se subrayan las frases o palabras que contengan las ideas centrales, las más significativas. Después de esta fase debes poder explicarte a ti mismo de forma general cuál es la idea principal del texto y cuáles son las secundarias.

3. El tercer paso consiste en ordenar las ideas. Puedes anotarlas de mayor a menor importancia, o puedes realizar un esquema con ellas hasta que tengas claros la importancia y el lugar de cada una. Esto solo lo necesitarás al principio, con el tiempo podrás dejar de subrayar y de hacer esquemas porque captarás el contenido del texto y su ordenación mentalmente.

4. A continuación procederemos a hacer el resumen. Este no debe ser nunca una  simple enumeración de ideas, como el esquema, sino que estas ideas han de estar convenientemente redactadas y ligadas entre sí por nexos que reflejen adecuadamente las relaciones que se establecen entre ellas. Te será de utilidad tener delante el texto previamente subrayado.

5. El orden que se suele seguir es el de la importancia de las ideas, otras veces puede seguirse el mismo orden del texto original.

6. El resumen debe reflejar con exactitud el contenido del texto original, por lo que no debe incluir opiniones personales.

7. No obstante, la redacción del resumen sí es un acto absolutamente personal, por lo que debes emplear tus propias palabras, nunca "recortar y pegar" las del original.

8. Aunque la extensión del resumen varía según la longitud de lo resumido, conviene buscar la brevedad prescindiendo de anécdotas y datos secundarios. Digamos que la extensión del resumen no debe exceder el 20 o el 30 % del original (20 o 30 líneas en un texto de unas 100 líneas).

9. Al final podemos incluir la conclusión o conclusiones a que llega el autor y, si no lo hace explícitamente, podemos hacerlo nosotros.

10. Cuando hayas terminado de redactarlo, repasa el contenido del resumen, corrígelo y modifica lo que creas necesario, incluso todo el texto si ves que no es adecuado. No olvides revisar la presentación, la redacción y la ortografía. El resumen debe entenderse bien, estar bien escrito y bien presentado.