Secciones
Inicio > Proyecto Lingüístico > La Puntuación
Martes 15 de octubre de 2019
Proyecto Lingüístico
Enviar por email Imprimir Generar PDF
La Puntuación

EL PROYECTO

LINGÜÍSTICO

DE NUESTRO CENTRO

 

El proyecto lingüístico de centro es el conjunto de actuaciones que este instituto ha organizado para enseñar la competencia en comunicación lingüística en todas sus dimensiones (expresión oral y escrita y comprensión oral y comprensión lectora) con el objetivo de favorecer la mejora en todas áreas y la adquisición del resto de competencias clave. En él se encuentran documentos de interés para el alumnado.


Aquí, en TU AGENDA, vamos a incluir algunos aspectos que tienen interés para todos los alumnos, pues son absolutamente necesarios EN CUALQUIER MATERIA O ASIGNATURA.


TERCER DOCUMENTO DEL PROYECTO LINGÜÍSTICO DE CENTRO

USO DE LOS SIGNOS DE PUNTUACIÓN

Los signos de puntuación son los siguientes: punto, coma, punto y coma, dos puntos, paréntesis, corchetes, raya, comillas, signos de interrogación y de exclamación y puntos suspensivos.


EL PUNTO

Hay tres tipos: punto y seguido, punto y aparte y punto final.

Usos destacables del punto

En abreviaturas: Sra., pág. En abreviaturas con una letra volada se escribe punto delante de esta: n.o, D.a.

En expresiones numéricas, para separar la parte entera de la parte decimal (π=3.1416). En este caso se puede usar también la coma.

Nunca se pone punto en la expresión numérica del año: 1492.

En la delimitación silábica (pegado a las letras): /ma.ri.po.sa/.

Tras el signo que encabeza los elementos de una enumeración o clasificación: a.

Combinación del punto con otros signos ortográficos

Cuando un enunciado termina con paréntesis, raya, corchete o comillas, el punto siempre se coloca tras la marca de cierre de los citados signos: Se fue dando un portazo. (Creo que estaba muy enfadado).

No se escribe punto tras el signo de cierre de interrogación o exclamación, o después de los puntos suspensivos.

LA COMA

Aparte de los usos más comunes como incisos (aposiciones, oraciones subordinadas adjetivas explicativas…), enumeraciones, separación de interjecciones, ante apéndices confirmativos y tras vocativos, la coma también se usa para separar marcadores del discurso (Se ha llevado todo. O sea, no piensa volver.); ante coordinaciones introducidas por así como (Era famoso por su voz, así como por su forma de actuar), ante las correlaciones bien…, bien…; ya…, ya… (Organizaremos la fiesta, bien en tu casa, bien en la mía.), ante las conjunciones adversativas pero, mas, sino (Hazlo si quieres, pero no digas que no te lo advertí.), en la separación de los dos términos de no solo…, sino (también)… (Fue aplaudido no solo por mí, sino por todos sus colegas.).

En oraciones subordinadas hay que señalar que en construcciones comparativas y consecutivas, no se deben separar con coma los dos nexos correlativos (más, menos…que, de tal manera… que).

No se escribe coma entre sujeto y predicado, ni entre verbos y sus principales complementos ni un grupo nominal de sus complementos especificativos.


EL PUNTO Y COMA

Ante las conjunciones mas, pero, aunque: Vivió poco en aquella ciudad; pero, mientras estuvo allí, fue feliz.; ante o sea, es decir, esto es¸ por tanto: Las mercancías pasan un estricto control; por tanto, saldrán con retraso.


LOS DOS PUNTOS

Se utilizan en enumeraciones cuando hay un elemento anticipador: Ayer me compré dos libros: uno de Carlos Fuentes y otro de Cortázar.

En expresiones yuxtapuestas de causa –efecto, resumen, explicación: Amar: esa es la clave de la vida.

Tras el encabezamiento de cartas y documentos: Muy señor mío: siguiendo en renglón aparte y con mayúscula inicial.

Tras la fórmula de presentación de un acto jurídico–administrativo (certificados, instancias…): CERTIFICA: siguiendo en renglón aparte y con mayúscula inicial.


LOS PARÉNTESIS

Aparte de su uso en incisos, aclaraciones, comentarios marginales…, es destacable su uso en los escritos para marcar una opción o alternativa: En el documento se indicará (n) el (los) día(s) del contrato. Asimismo se usan en las letras o números que introducen los elementos de una enumeración: (a)


LOS CORCHETES

Se utilizan para incluir en un texto ajeno entrecomillado añadidos, interpolaciones o modificaciones de quien reproduce la cita: Empezó a exagerar sus andanzas: “He recorrido medio mundo [en realidad no ha salido de Europa]. No me canso de viajar”.

Se usan también para incisos dentro de textos entre paréntesis.


LA RAYA

Como signo doble tiene un uso semejante a la coma y los paréntesis, aislando incisos y para aislar incisos en otros incisos: Para él la amistad -algo que valoraba más que cualquier otra cosa- era sagrada.

Como signo simple, además de para señalar intervenciones o turnos de diálogo y en enumeraciones y esquemas, hay que señalar el uso en la edición de las obras teatrales, precedida de un punto para indicar el nombre del personaje que interviene:

María.- ¿Dónde vas?


LAS COMILLAS

Aparte de usarse para enmarcar citas textuales y en la reproducción literal del pensamiento de los personajes en textos narrativos, las comillas se usan para citar el título de un artículo, un reportaje, un cuento, un poema o un capítulo de un libro. Sin embargo los títulos de libros, revistas y periódicos se escriben en cursiva.

LOS SIGNOS DE INTERROGACIÓN Y EXCLAMACIÓN

Hay que recordar que son signos dobles y aparte de su uso normal como indicadores de oraciones interrogativas y exclamativas respectivamente, pueden expresar duda o sorpresa, a menudo teñidas de ironía, colocándose al cierre de la interrogación o exclamación, respectivamente, entre paréntesis: Ha terminado los estudios con treinta años y está tan orgulloso (!).

Cuando un enunciado es, al mismo tiempo, interrogativo y exclamativo, se abre con uno de los dos signos y se cierra con el otro: ¡Cómo te has atrevido?, y también se pueden utilizar ambos en la apertura y el cierre: ¿¡Qué estás diciendo!?

Para expresar un énfasis extraordinario los signos de exclamación pueden multiplicarse: ¡¡¡Traidor!!!

Hay que recordar que tras el signo de cierre de estos signos  nunca se pone punto.


LOS PUNTOS SUSPENSIVOS

Aparte de indicar un corte en el enunciado, expresando duda, temor, vacilación o expectación o insinuando una expresión malsonante, es muy común su uso en enumeraciones abiertas o incompletas, con el mismo valor que etcétera o etc. con los que son incompatibles. Para indicar cortes en una cita, se escriben entre corchetes o paréntesis.

Los puntos suspensivos son incompatibles con el uso del punto, pero cuando siguen al punto de una abreviatura, este se mantiene, de modo que se escriben, de forma extraordinaria, cuatro puntos en total: Para Esteban, para su mujer, para Vd.…

(Fuente: Real Academia Española: Ortografía escolar de la lengua española).