MAESTROS Y MAESTRAS QUE HAN PASADO POR NUESTRO CENTRO EN LOS ÚLTIMOS VEINTE AÑOS. (Y que nos dejaron...)  Citados en orden aleatorio. ¿Serías capaz de encontrarte?

¿Quieres ver sus fotos?


 

Con motivo del vigésimo aniversario del periódico escolar NUESTRA ESCUELA,  algunos de nuestros antiguos compañeros y compañeras nos han querido enviar sus recuerdos sobre el tiempo que compartieron con nosotros. Si quieres leerlos, pincha en el recuadro de cada foto seleccionada.

Fernando Sanz Martínez

Mª  Bautista Moral

Ana Pérez Marfil

Manuel Licerán Sánchez

Mª José Sánchez Hornos

Manuel Gallego Delgado

Olayo Alguacil González

Mariana Parras Rubio

Fco. Javier Armijo

Manuel Chica

Maribel Rubia Sánchez

Guillermo Cabello Jiménez

Manuela Carrasco Mihi

José Mª Moya Medina

Esther Porras Entrambasaguas 

Rafael Illana Muñoz 

María Paz García Sanz

Ana Linarejos Ruiz Andrés

Francisco J. Quesada

Maria Arza Barragán

José Graus Graus

Bartolomé Lechuga Lechuga

Emilio Ortega Barranco

Sergio Ordóñez Ordóñez

Juana Luque Peragón

Bartolomé Serrano Cárdenas

Grego Egido Martínez

Maribel Gutiérrez Alcaide

Matías Camacho Arellano

Miguel Alcalá Merino

Lola Luna Bejarano

Antonio Rueda Lara

Juan Rodríguez Oset

José Torres Fernández

Luis Miguel Herrera Murillo

Luis Gutierrez Garrido

Mª Dolores Martínez Gámez

Justo Paredes Zaragoza

 Ana  Isabel  Corrales Chacón 

Gloria Mª   Campaña Ortega 

Carmen I.  Molina Sánchez. 

Luisa Jiménez Beltrán

Ana María Presa Garrido

D. Tito Medel Martínez

D. Antonio García Ramírez

D. Fco. Javier Fuentes Ortega D. José Rafael Castillo Guillén D.    José   Cruz  Utrera Dña. Antonia Ballesteros Ramírez Dña. Mª Elena  Bejarano Casado
         
         

Volver a ¿Quiénes somos?

 

Página principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquella  maravillosa  experiencia...


Manuel Licerán Sánchez

 

Érase una vez, allá por los años ochenta. Aterricé en Jabalquinto, primero provisionalmente y después, ya como propietario definitivo en 1.987 hasta 1.997 en que me despedí del pueblo y del colegio del que tan gratos recuerdos guardo.

Cuando me dieron dicho destino en mi primer año de ejercer la docencia, yo no sabía siquiera dónde estaba situado el pueblo, pero llegué empapado de la ilusión propia de mi primer trabajo.

De ésta primera estancia en Jabalquinto, al desarrollar mi trabajo en aulas algo alejadas del edificio principal, no tengo recuerdos exactos del funcionamiento de la revista escolar, aunque me consta que ya se está gestando el nacimiento de la misma, coordinada inicialmente por D. Pedro A. López Yera a quien felicito por su iniciativa y por su incansable y encomiable labor durante tantos años en el desarrollo y perfeccionamiento de la misma.

El principal propósito que rige esta iniciativa es elaborar dentro de la escuela una publicación entre TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA: alumnos/as (aportando sus producciones, trabajos, comentarios, etc), profesores (colaborando en la coordinación y orientación de dichos trabajos) y padres y madres a través de aportaciones individuales, comentarios respecto al entorno escolar, etc) que sirva como medio de comunicación entre todos.

Recuerdo aquellas secciones en que los parvulitos, el ciclo Inicial y Medio conformaban la entrañable sección "Nuestras Cosas".

Unas veces se aportaban trabajos del quehacer diario de clase, otras los "peques" realizaban actividades para entretenerse en ratos de ocio y se incluían en la revista sus pasatiempos. Cuando se trataba de realizar un número monográfico, cada aula aportaba sus trabajos sobre, por ejemplo, "Mi pueblo", "El colegio", "El Olivo", etc.

Era en estos trabajos donde se les iniciaba en el "espíritu de investigar" del que tanto se habla en la LOGSE: nuestros niños y niñas tenían que reflexionar y escribir sus opiniones, elaborar encuestas y llevarlas a la práctica valorando los resultados.

En el centro, siempre generador de propuestas diferentes y motivadoras, se crearon diversos seminarios, grupos de trabajo y proyectos de investigación. Destaco entre ellos el denominado "Prensa y Curriculum", luego llamado "Prensa y Medios de Comunicación" coordinado por D. Pedro A. López y el dedicado a la realidad local "Aproximación a la realidad sociocultural de Jabalquinto", coordinado por D. Olayo Alguacil. Ambos grupos aglutinaban la práctica totalidad de profesorado del centro y desarrollaron una loable labor que repercutió en la formación de los alumnos de forma notable.

Particularmente, el grupo que me animó a investigar en el aula fue el seminario dedicado a la Prensa. En él trabajamos temas

de gran interés y actualidad, como la prensa, la televisión, la publicidad, etc.

Posteriormente también me impresionó la campaña "Borra la guerra, escribe Paz" en la que se involucró todo el pueblo aportando alimentos, portando lazos en solidaridad y material escolar para los niños de Bosnia. El acto final con una gran paloma de la paz en el patio del colegio fue decididamente un recuerdo imborrable.

No quiero terminar estas palabras de felicitación en el vigésimo aniversario de NUESTRA ESCUELA sin dar la enhorabuena a la persona a quien se le ocurrió la iniciativa, D. Pedro A. López con el apoyo del entonces director del centro, el recientemente fallecido y siempre recordado D. Manuel Gallego Delgado.

También felicito a quienes continuaron posteriormente la labor como D. Olayo Alguacil, director del centro muchos años y coordinador de la revista en una de sus etapas. Gracias al tesón y a la colaboración de todos y todas se ha podido mantener esta publicación y legar con éxito al número de los veinte años, que es un hito en este tipo de periódicos escolares.

Ánimo a quienes hoy en día siguen con la antorcha encendida, que sigan "entrevistando" a la actualidad, que salgan poetas y periodistas de esas páginas. Recordad que, como dijo Juan XXIII, "Las cosas pequeñas hechas con amor y buena voluntad ayudan a construir un mundo lleno de grandeza".

Que sigamos haciendo entre todos una "escuela mejor".  

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

 

Nuestra Escuela: el esfuerzo y dedicación de todos hace posible el vigésimo aniversario.

Olayo Alguacil González

Aunque el origen de "Nuestra Escuela" se remonta a 1.981, mi primer contacto con esta publicación se inicia a partir del curso 82/83 y abarca hasta el 97/98 en el que causo baja en el centro. A lo largo de todos estos años, al igual que un número considerable de profesores que han ido pasando por el que hasta hace tres años ha sido mi centro de destino, el trabajo para que cada curso escolar viese la luz un número de esta publicación fue intenso, ya que no se contaba con las nuevas tecnologías y todo era puramente artesanal: titulares con recortes de prensa, pasando por las letras adhesivas, hasta llegar al ordenador; antiguas multicopistas; empleo de guardapolvos y guantes para evitar excesivas manchas de tinta; grabador electrónico; grapado y demás tareas que hacían interminables las tiradas de ejemplares.

En los más de seis números, coincidentes con otros tantos cursos escolares, en los que coordinaba o formaba parte del equipo de coordinación, se tenían en cuenta una serie de objetivos fundamentales:

* Con un tema monográfico de nuestro entorno para hacer realidad el artículo 19.2 del Estatuto de Autonomía: "los poderes públicos (...) Velarán porque los contenidos de la enseñanza e investigación guarden una esencial conexión con las realidades, tradiciones, problemas y necesidades de nuestro pueblo".

* Participación activa de todo el alumnado realizando trabajos de clase con el tema seleccionado.

* Confección de páginas, en la mayoría de los casos por los profesores del grupo, procurando no alterar el trabajo realizado por el alumno para que viese reflejado en las páginas e incluso en la misma portada su trabajo sin ningún tipo de modificación, retoques ni alteración, aunque ello implicase menor vistosidad desde el punto de vista formal.

Objetivos llevados a cabo en ejemplares como "MI Colegio", "El Olivo", "Homenaje a mi pueblo", "Andalucía son olivos", etc. Muchos de ellos con interesantes artículos de colaboradores externos e incluso con trabajos de investigación de los llamados entonces alumnos del Ciclo Superior o Segunda Etapa referentes a la localidad, que fueron el punto de partida para formar un Grupo de Trabajo y continuar el estudio de Jabalquinto a mayor profundidad, dando como resultado numerosas publicaciones en las que participaban un número considerable de profesores que a su vez, adaptaban esos estudios para aplicarlos en el aula por medio de "Cuadernillos de Trabajo para el alumno"

Etapa sin duda importante dentro de los veinte años de vida de esta revista escolar en la que, a pesar de los escasos medios, decenas y decenas de profesores que pasaron por el colegio contribuyeron con su esfuerzo y dedicación, muchos de ellos desde el anonimato, a que esta publicación tuviese una periodicidad al menos anual y que ahora se pueda celebrar su veinte aniversario.

No han faltado saludas de agradecimiento y felicitaciones por el esfuerzo que suponía para el centro y todo el profesorado la edición de NUESTRA ESCUELA, de autoridades educativas que van desde el Consejero hasta Delegados. Entre ellas, las de Joaquin Risco Acedo (Director General de Promoción Educativa), Francisco Soriano Serano (Director General de Planificación y Centros), Juan Carlos Cabello Cabrera (Viceconsejero), Manuel Pezzi Cereto (Consejero) y Aurelia Calzada (Delegada Provincial).

Como homenaje y también en agradecimiento a todos los profesores que han colaborado activamente motivando y dirigiendo actividades con sus alumnos, reproduzco el contenido de algunos Saludas recibidos en la etapa en la que tuve la responsabilidad de coordinar el periódico escolar:

 

"Les agradezco mucho el envío del ejemplar nº 11 de NUESTRA ESCUELA, significándoles que me ha gustado mucho tanto por el contenido como por la forma de exposición y les aliento a que continúen con tan interesante actividad"

Sevilla, abril de 1.989.

Joaquin Risco Acedo.

Dtor. Gral. Promoción Educativa.

"Al Director del C.P. "Ntro. Padre Jesús" le agradezco el envío del último número del periódico escolar NUESTRA ESCUELA" editado por ese centro con la buena idea de la defensa de nuestro olivar"

Jaén. Abril de 1.998.

Aurelia Calzada.

Delegada Provincial.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Mi paso por Jabalquinto.

Pilar Pérez Martínez

Haciendo honor a la verdad, he de decir que tengo muy buen recuerdo de este pueblo. Fue mi primer destino en la Enseñanza Pública y conservo un gran afecto a compañeros y compañeras que me ofrecieron su apoyo, su cariño y muchos hasta sus propias casas.

Y, ¿qué decir de las gentes del pueblo?. Me acogieron estupendamente. Algunas como si siempre me hubieran conocido. Me ofrecían sus servicios, sus casas y algunas familias, cuanto tenían, cosa muy de agradecer y que no olvidaré nunca.

Trabajé con gusto en el pueblo y en la parroquia de D. Francisco -el jesuita entonces párroco-, hombre agradecido a cuanta ayuda estuvo en mi mano prestarle.

Reunía a niñas mayores en horas extraescolares y hacíamos algo de provecho. Estas también colaboraban con la Parroquia los domingos. De ellas y sus familias recibí aceptación y reconocimiento.

¿Cómo entonces negarme a esta pequeña reseña que desde el colegio me piden para el vigésimo cumpleaños del periódico escolar?

Un saludo muy afectuoso para todos los compañeros y compañeras, para mis antiguos alumnos alumnas y para todos aquellos con quien tanto compartí en Jabalquinto.


 

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

 

Jabalquinto: mi primer destino.

Matías Camacho Arellano.

Jabalquinto, efectivamente, fue mi primer destino definitivo. Tenía 24 años. Son muchas las experiencias , imágenes, sensaciones, ... que aparecen al recordar aquel curso escolar 1.972/73. Todas ellas agradables:

...Aquella "Agrupación Escolar Mixta" carente de medios y recursos materiales, precursora del hoy CEIP "Ntro. Padre Jesús" situada en aquella mesetilla aireada y soleada llamada cariñosamente "Los Belenes"

... Mis compañeros llenos de juventud e ilusión: Alfredo, (recientemente fallecido), Carmen, Celia, Fernando, Francisco, Juan, Rafael, Sagrario, el entrañable "Pepe el Veterinario", para mi otro maestro más...

... Los alumnos de 5º, mi curso, llenos de nobleza y hoy hombres desempeñando distintos puestos en la sociedad.

...Aquella calle de las "Casas de los Maestros"...

... Las tertulias de sobremesa en casa, fundamentalmente, de Ángel (el sastre) y Carmen; sin olvidar lógicamente la amabilidad y hospitalidad familiar de los compañeros casados y residentes allí...

... Los vajes de ida y vuelta a Mengibar, mi pueblo, con el R-8, mi primer coche....

Deseo para todos los compañeros qe hoy componen ese Claustro reciban de todos los sectores de la Comunidad escolar el mismo afecto y generosidad de trato que a mi me dispensaron.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Desde el recuerdo...

Rafael Illana Muñóz

Parece que fue ayer cuando aquel día ya lejano, 7 de Octubre de 1.971, cuando por primera vez pisé aquel pueblo del que nunca había oído hablar y que pronto se iba a convertir en el lugar donde pasaría gran parte de mi vida profesional. Me refiero al que dice el refranero popular: "Andar, andar y Jabalquinto a la par.

Este ha sido mi primer y, si Dios quiere, penúltimo destino; aquí pasé los mejores años de mi vida en compañía de una mujer ya anciana y viuda -mi madre- que después sustituí por la que ya me acompañará toda la vida: mi mujer.

Durante todo este tiempo que desarrollé mi labor docente en Jabalquinto hice grandes amigos: unos compañeros de profesión: Fernando, Antonio, Magdalena, Sagrario, etc., de los que aprendí a ser Maestro.Otros de otras profesiones: Aurelio, Martín, Antonio, Manuel, que me ofrecieron su amistad y me enseñaron a vivir en su pueblo del que tan buenos recuerdos guardo.

A todos, de todo corazón, les agradezco su amistad y como no, un recuerdo para mis ex-alumnos/as. Y al decir ex no me refiero solo a los/as niños/as que asistían regularmente a clase y que hoy son ya hombres y mujeres incorporados a la vida laboral, sino también a aquellos hombres que ya peinaban canas y que asistían a las clases nocturnas que impartía en el Centro, donde pude observar el gran interés que tenían por aprender.

Pero fue pasando el tiempo y siguieron llegando nuevos compañeros/as. Un día, quiero recordar que en el mes de Octubre de 1.981, hablando en el patio de recreo, pensamos que podíamos intentar hacer un periódico escolar donde se reflejara lo que se hacía en el interior del Colegio; nos pusimos manos a la obra y aunque los medios de que disponíamos eran escasos, formamos nuestro equipo de redacción y vio la luz el primer número - el cero- que se distribuyó antes de las vacaciones de Navidad con una tirada de pocos ejemplares y no más de siete páginas.

De aquella incipiente semilla se cumple ahora el XX aniversario y, en todo ese tiempo no ha dejado de informar de la actividad del C.P. "Ntro. Padre Jesús". Todo ello gracias a una legión de compañeros que han continuado esta labor y en particular a mi amigo Pedro, a quien agradezco la oportunidad que me brinda de ponerme en contacto con todos vosotros a través, una vez más, del periódico escolar.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Hay lugares que dejan huella...

María José Sánchez Hornos.

Parece que fue ayer cuando me dieron como destino definitivo el Colegio "Nuestro Padre Jesús" en Jabalquinto... y han pasado más de trece años.

Cuando llegué un día 1 de septiembre al centro, iba un poco asustada a pesar de algunos años de experiencia. Era la primera vez que iba a trabajar en un pueblo.

Allí me encontré con un compañero de bachiller, que era el director del centro, y eso me tranquilizó un poco. Pronto la relación con los compañeros fue estupenda y gratificante; a veces los lazos se estrechan más cuando se trabaja fuera del lugar donde se reside.

Me encontré con un centro donde existe una gran inquietud por parte del profesorado por fomentar la colaboración de las familias con el colegio; por sacar la cultura a la calle; por tantas y tantas actividades organizadas para los alumnos/as, para que no solo conozcan su pueblo sino las culturas de otros lugares, incluso otros paises; por sacar adelante durante veinte años un periódico escolar en el que todos nos hemos ido dejando un poco de nuestro trabajo...

Hay lugares que dejan huella y eso me ha pasado a mí con "Nuestro Padre Jesús".

Han sido muchos años vividos con intensidad. Son muchos los recuerdos, vivencias y experiencias recogidas y que son difíciles de olvidar.

Hoy me encuentro en otro centro de Jaén donde también he sido acogida con mucho cariño, pero quiero dar las gracias al colegio de Jabalquinto por todo lo que me ha aportado a lo largo de estos más de trece años.

Quiero que todos y todas sepáis que siempre estaréis en mi corazón y en mis pensamientos.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

 

Estar en Jabalquinto, ha sido un placer.

Guillermo Cabello Jiménez

Durante los más de quince años que he estado ligado a Jabalquinto, que he vivido y disfrutado a tope, que he recibido multiplicado con creces lo que he dado, siempre he dicho y sigo diciendo que ha sido un placer vivir con los jabalquinteños.

Orgulloso me siento de haber sido querido, respetado y apreciado por todos. De tener tantas puertas abiertas. De haber comido en tantas casas. De tanto bueno como se me ha ofrecido.

Recuerdo los primeros amigos, los huevos fritos con chorizo, los chivos, las migas, las aceitunas negras y verdes, las manitas, el arroz, los pajarillos, los conejos y las liebres, las berenjenas rellenas, los vasos de vino y los quintos de cerveza, las patatas bravas y la carne, las almendras fritas y los cafés... Los subastados y el dominó.

De la escuela me acuerdo de aquellos primeros y de estos últimos alumnos. De los "buenos" porque gratificaban mi trabajo, de los "malos" porque me enseñaron más que ellos aprendieron de mi. De todos su buen corazón, su honestidad y confianza. ¡Qué buenas fiestas hicimos!. ¡Qué bueno estaba lo prohibido!. Comíamos pipas, chicles, bocadillos y churros...¡Cuántos secretos y confidencias nos contábamos!. Porque, entre otras cosas, ni las Matemáticas ni las Naturales, con ser importantes, eran lo primero.

Resulta que cuando la ropa huele a humo de los bares, se juega a las cartas, se juega algún que otro partido de futbol, cuando se dan los buenos días o las buenas tardes, se introduce uno, se comparte lo bueno y lo malo, se sufre con quien lo pasa mal y también se comparten los buenos momentos... esa neblina que a veces no nos permite ver un poco más allá de lo que tenemos delante, desaparece. Es entonces cuando se vive y se disfruta con los jabalquinteños.

Gracias. Os quiero y os deseo un buen milenio. Y a esta revista que ahora recoge mis palabras, una andadura que vuelva a remontar otros veinte años de vida con Jabalquinto y sus gentes.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Mi primer destino.

Bartolomé Serrano Cárdenas

El Colegio Público "Nuestro Padre Jesús" fue mi primer destino definitivo como maestro, cuando esto ocurría llevaba tan sólo 3 años de experiencia profesional, en unos años en que aparte de sentirnos podíamos llamarnos jóvenes. Hasta esa fecha, en el año 1980, no había tenido la ocasión de visitar Jabalquinto, pese a la proximidad entre esa localidad y Bailén, pueblo donde nací y resido.

La primera decisión que tomé fue la de trasladar mi residencia, junto con mi familia, a esa localidad, ya que siempre he entendido que la mejor manera de ejercer mi profesión era procurando el mayor nivel de integración en el pueblo y, después de la experiencia, me cabe la satisfacción de haberme sentido un jabalquinteño más durante los dos años que duró mi destino en esa tierra, en la que como tal me sentí tratado y considerado por su entrañable gente..

Todo lo que puedo decir de mi paso por Jabalquinto, tanto a nivel personal como profesional fue muy positivo: en él inició su escolarización mi hijo mayor, Juanjo, y dio los primeros pasos mi hija Ana; y allí tuve ocasión de conocer lo que es una verdadera amistad, la que Nati, mi mujer, y yo compartimos con Manolo y Josefina. Qué decir de nuestro entrañable Manolo que ya no esté dicho y escrito, ¡cuánta capacidad para hacer el bien!, ¡qué forma de transmitir auténticos valores!, ¡qué maestro de la vida!, ¡cuánto bueno hemos aprendido de él!, ¡qué pedazo de persona! ¡qué privilegio haber compartido su amistad!...

Quiero resaltar el espíritu innovador e inquieto que, de siempre, ha existido y aún persiste en el profesorado del Colegio "Nuestro Padre Jesús", y la gran capacidad del mismo para el desarrollo de Proyectos Educativos con los que dar respuesta a las necesidades y características específicas del alumnado de un pueblo con peculiaridades tan específicas como el carácter eminentemente agrícola de su economía, su nivel socio económico y la emigración temporera. Proyectos que, en no pocas ocasiones, han merecido el reconocimiento y subvención económica de la Administración Educativa. ¡Mi enhorabuena a todos! .Prueba de todo ello es este número especial de una revista escolar con veinte años de historia.

Cómo no aprovechar la ocasión para dedicar unas palabras a los alumnos que tutelé en los niveles de cuarto y quinto nivel de la entonces Educación General Básica, espero que la vida les haya ido bien y que todos hayan visto cubiertos los objetivos que se hayan planteado para la enfocar su vida profesional y personal.

Y para terminar un saludo muy entrañable y especial para los maestros y maestras con quienes, como verdaderos compañeros, tuve la suerte de compartir estos dos años de vida profesional, de todos me queda un grato recuerdo

Ah, y muchas gracias por hacer que "Nuestra Escuela" siga siendo nuestra.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Os sigo con interés.

Luis Gutiérrez Garrido

He recibido vuestra amable carta. Me ha alegrado tener noticias de vuestro colegio al cual sigo con interés en todas las noticias que de él me llegan. Vuestro periódico escolar siempre ha sido un referente para mí de lo que debe contener una publicación de este tipo.

Mi estancia en vuestro colegio y en vuestro pueblo, pues viví en él durante el curso en el que estuve ahí, fue muy grata y guardo muy buenos recuerdos de la misma. Recuerdo con afecto al compañero Olayo, director por aquel entonces, y a otros muchos compañeros/as que allí conocí y con los que aún hoy mantengo cordiales relaciones.

Un abrazo

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

 

Haciendo memoria

José Torres Fernández

Os agradezco la oportunidad de participar en vuestra revista escolar en este aniversario que felizmente celebráis. Estuve durante un curso escolar en vuestro colegio, hace catorce años. Entonces fui tutor de una clase de séptimo de EGB.

Lógicamente, aquellos niños u niñas que todavia en imágenes más o menos concisas, recuerdo, son ahora adultos y me agradaría que me recordasen si cae en sus manos este ejemplar.

Aun conservo con cariño el trofeo que me regalaron las alumnas después de habérselo ganado jugando a voleibol. Es un buen recuerdo de aquella clase.

Haciendo memoria sobre aquel tiempo, son bastantes cosas las que se me ocurre contar, pero por ser concreto, aquel año se hizo una experiencia de Radio escolar, en la que no fui partícipe directo, pero que me gustó. Se instaló una emisora de radio en el colegio y los alumnos/as montaron unos programas muy interesantes que se emitieron para todo el pueblo.

Con todo mi afecto me despido, no sin antes enviar mis felicitaciones a todos los que habéis hecho posible que el Colegio "N.P. Jesús" haya merecido los premios y reconocimientos que ha recibido en los últimos años y a quienes han mantenido viva la llama del periódico escolar.

Un fuerte abrazo para todos.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Años inolvidables

Miguel Alcalá Merino

Viví en Jabalquinto cinco años. Cinco años intensos e inolvidables. Muchas personas queridas se cruzaron ne mi vida, me dejaron su huella para siempre.

Los atardeceres en el parque de los Belenes, con mi amigo Salvador, viendo a mi hijo dar sus primeros pasos, será una imagen imperecedera para mi; el agradable ambiente que Mariano creó por las tardes en el Centro de Adultos alrededor de una mesa de ping-pong me permitió conocer a muchos jovenes del pueblo, sus inquietudes, sus ilusiones, los innumerables anocheceres con Olayo, de incansable tertulia educativa y muchos momentos más que nunca olvidaré.

¡Nuestro Padre Jesús!, mi colegio, porque creo que siempre será mi colegio, donde compartí muchas horas de trabajo con compañeros infatigables, siempre involucrados en incesantes actividades, prensa escolar, estudio de la localidad, teatro...

Aprendí mucho, la dureza del día a día en un centro educativo: había mucho que hacer y la tarea nunca fue fácil. Me quedo con lo positivo, sin lugar a dudas.

Mis experiencias fueron amplias: tutor, jefe de estudios, secretario, vicepresidente de AMPA y hasta colaboré con la parroquia como catequista.

Fui feliz en Jabalquinto y siempre que puedo, regreso. Sigue siendo entrañable saludar a su gente y pasear por donde entonces.

 

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

Aprendiendo en "La Carrera"

Juan Rodríguez Oset

Es un placer y un honor participar en este número especial de NUESTRA ESCUELA, que compruebo sigue con esa vitalidad y entusiasmo con los que empezó.

Con ese mismo entusiasmo os deseo que continuéis en esta andadura comunicativa que tanto bien hace en el desarrollo de las relaciones humanas.

Mi estancia en Jabalquinto duró siete años. Parece el número perfecto o así quiso el destino al traerme tan pronto a Linares. La verdad es que los recuerdo con mucha satisfacción y eso creo que la gente con la que hablo lo intuye al ver mi expresión.

Tras seis años de experiencia en Linares y en Bailén, llegué con mi seiscientos a Jabalquinto. Me dieron un 4º curso en "La Carrera". Eran 25 alumnos y es que no cabían más. Ahora creo que se lleva el número y coincide con el ideal de una clase moderna.

Allí lo pasamos muy bien, aprendiendo, con un poco de frío y jugando en nuestro recreo al mate. También hacíamos excursiones a una explanada cercana y jugábamos al futbol. De aquel curso hay muy buenos alumnos con buenas "carreras" y que todavia hoy me saludan y se acuerdan de aquellos tiempos.

Ese año me casé y viví en una casa de maestros. Durante la luna de miel, el techo de la casa crujía y como entonces solo vivíamos allí dos maestros y la calle estaba poco iluminada, empezamos a tomarle miedo a aquello, aunque aguantamos ese curso.

Al año siguiente me hicieron definitivo y además estrenamos el "colegio nuevo". Todo tan reluciente que se podía patinar en el pasillo. Quizá mis alumnos y yo echábamos de menos aquella clase tan familiar que dejamos atrás...

Así empezó otra época. Se organizaron actividades, excursiones y entre alummos, padres y maestros se completó una semana cultural de la que ahora todos los colegios hacen imitación.

Llegaron más maestros que también se quedaron a vivir. Se arreglaron las casas, se asfaltó la calle y todos los alrededores del colegio remozaron su imagen como si quisieran agradecerle al recien llegado su presencia.

Podría seguir hablando de aquel tiempo y de muchas anécdotas, pues en unos cuantos años hay mucho que contar. Pero sobretodo me quedo con las personas. Y tengo tantas satisfacciones respecto al compañerismo de todos los que compartimos aquellos cursos que tengo que reconocer que sin su cooperación no hubiera podido superar algunas dificultades. El comportamiento de los alumnos, tan noble y sincero, la participación de los padres en tantas actividades...

Y así creo que debe seguir la unión entre todos los sectores, pues este periódico ya cumple 20 años, algo de lo que pocos colegios pueden alardear.

Como veis, mi recuerdo sigue vivo y lleno de satisfacciones y dondequiera que vaya hablaré con entusiasmo de Jabalquinto y de su gente.

 

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

"Me sentí a gusto"

Antonio Rueda Lara

Pasé por Jabalquinto en el curso 1986/87. Por aquel tiempo era propietario provisional. Durante mi traslado de Génave a Jabalquinto cayó una nube impresionante. Incluso llegué a pasar miedo por el mal estado del tiempo y de la carretera.

El 14 de Septiembre de 1986 nació mi segundo hijo, Antonio. Lo bautizamos y a los quince días me desplacé a la casa de maestros de Jabalquinto, por cierto, prestada. Al llegar sentí una profunda tristeza al estar solos en un lugar en principio extraño. Mis únicas referencias eran un buen amigo de mi padre, Juan José Martínez Nájera, que tenía una papelería; el matrimonio Maite y José, padres de las trillizas y Mari Paz, antigua compañera de magisterio.

Fui adscrito a la segunda etapa de EGB, siendo tutor de 6ºA. Recuerdo a Mari Elena, tutora del otro sexto y a mi buen amigo Luis que, sin su ayuda y paciencia me hubiera sido dificil superar un curso de pretecnología que aquel año convocó la UNED y que nos sirvió para pasar muy buenos ratos juntos con nuestras respecgivas familias en nuestros momentos de ocio.

Igualmente recuerdo a Juan, Olayo, Juan Gabriel, Felix y tantos otros compañeros. También vienen a mi memoria los momentos divertidos que pasábamos en casa de los

hermanos Cabello: Guillermo y Antonio jugando al tenis de mesa (muchas tardes hasta bien entrada la noche) en una mesa que nos hizo con esmero el herrero del pueblo. Aquel año se inició la construcción del nuevo parque junto a las casas de los maestros que imagino quedaría precioso. (Aunque fuimos nosotros quienes nos tragamos todo el polvo de la obra. Todavía lo recuerdo).

En honor a la verdad me sentí a gusto con mis compañeros, como en todos los pueblos y colegios por donde he pasado, aunque no puedo decir lo mismo con el grupo de alumnos a los que impartía docencia ya que había un numeroso grupo de repetidores de hasta 16 años que en mi memoria perduran y que dificultaban nuestra labor y la de aquellos otros niños y niñas que querían aprender.

Como recuerdo más positivo y quizá una de mis mejores experiencias fue la representación en la fiesta de fin de curso de la obra de teatro "Farsa y Justicia del Corregidor" puesta en escena por los alumnos más trabajadores ( a los que aprovecho para darles de nuevo las gracias) así como a la familia que colaboró con el mobiliario para la representación.

Por último, agradezco a toda la comunidad escolar de Jabalquinto (pasada y presente) su disposición. Algo y a alguien alguna huella hemos dejado y a la vez recibido.

Un fuerte abrazo.

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

"Aquellos párvulos"

Ana Pérez Marfil

Jabalquinto tiene un peso muy específico tanto en mi vida profesional como en la personal. Durante varios años formé parte de este Claustro de Profesores como consorte provisional. Otros me procuré una permuta con varios compañeros/as: Juana Haba, José Ramón Ávalos...

Por tanto no llegué a Jabalquinto obligada por un concurso de traslados, sino para compartir también mi vida profesional -ya lo hacía con la personal- con mi marido, destinado en el colegio desde hacía algún tiempo. De ese tiempo compartido solo puedo extraer buenos recuerdos: aquellas compañeras de Ed. Infantil siempre entregadas no ya a los niños y niñas sino

a tanta y tanta aventura que montábamos: Maribel Rubia, Manuela Carrasco, Manuela Arza...; aquellos teatros y representaciones que Pedro escribía y para cuyos montajes creaba unas escenografías magníficas; incluso algún viaje con los alumnos/as de segunda etapa por un premio ganado (de los muchos premios y galardones que se ganaban por entonces).

Al principio íbamos y veníamos a Jaén, pero enseguida vivimos en Jabalquinto, en las coquetas casas de la calle Doctor Fleming en buena camaradería con Paco, Mariana, María José, Olayo, Maruja... los habitantes de la calle de los maestros. Todavía hoy, Pedro sigue teniendo la casa, cuando la arreglamos al principio de cada curso vienen a mi memoria tantos recuerdos... La entrada de Alba a la escuela por primera vez, sus juegos en la calle o en los patios, los alumnos de preescolar que jugaban en el parque cercano y que coreaban mi nombre al verme; las madres y padres con lo que siempre pude contar para todo...

Quizá he jugado con ventaja. He seguido sabiendo de las andanzas de aquellos parvulillos de cuatro o cinco años a lo largo del tiempo. Casualmente, Pedro ha sido su tutor en alguna ocasión. Incluso este mismo curso en que terminan la Primaria, puedo saber cómo le va a Marce, a Antonio o a Luci Laura.

Jabalquinto sigue ligado a mi vida aunque ahora desempeñe mi labor en Jaén. No he podido olvidar las experiencias personales y profesionales que viví allí. Atesoro las fotos, los recuerdos, incluso algunos trabajos de los niños. El ambiente de trabajo era excelente tanto con los compañeros y compañeras como con los padres y madres, siempre dispuestos ante cualquier sugerencia.

Cuando cada año llega la Navidad vienen a mi memoria los retablillos navideños que representabámos; mis niños vestidos de estrellas celestiales, de ovejitas tiernas, de pastores y pastoras felices. También contamos la historia de "La Sirenita" adaptada de la película de Disney y una fábula ecologista protagonizada por los gnomos.

Dos o tres veces al año participábamos en la revista NUESTRA ESCUELA, esta que ahora me brinda la oportunidad de celebrar con todos aquellos con quien compartí vida y aula el vigésimo aniversario. En casa tenemos coleccionados todos los números. ¡Hay tanta pequeña historia dentro!. Felicidades a todos los que alguna vez pusieron su granito de arena para que Jabalquinto sea, como publicó un periódico, "un lugar en el mundo" y que sus andanzas sean conocidas y reconocidas en tanto en cuanto lo valen.

Quisiera despedir estas palabras con un emocionado recuerdo a quien empujó esta revista allá por 1.981 junto con Pedro: Manolo Gallego. Imagino que en esta revista se hablará de él, y por tanto no quiero abundar en ello, pero sé que le hubiera gustado disfrutar de esta obra para la que puso su empeño y su ánimo.

Manolo, desde ese cielo del que a veces nos hablaba, debe estar orgulloso, primero de su obra, después de la de todos los que la siguieron.

Al fin y al cabo, Nuestra Escuela somos todos y todas los que alguna vez recortamos, pegamos, coloreamos o pintamos algún monigote, una noticia, un dibujo o unas frases para pegarlos en el folio blanco que el coordinador nos pedía con urgencia.

Me siento orgullosa de haber participado en las actividades, también el periódico, que se generaron en Jabalquinto en los años en que estuve aquí. No hay demasiados colegios en los que el movimiento "cultural" sea así.

Os animo, queridos compañeros y compañeras a continuar elevando el pabellón jabalquinteño, el de su educación, de su cultura, de su futuro pues en vuestras manos está en gran manera.

Un fuerte abrazo para todos y todas. Para los maestros y maestras que siguen ahí, para los padres y madres que ahora tendrán otros alumnos -hermanos de aquellos- en el colegio y especialmente para MIS NIÑOS Y NIÑAS, que están a punto de acabar la Primaria. Les deseo lo mejor en su nueva andadura.

Con todo mi cariño.

 

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

"Raíces"

José Graus Graus

No es nada fácil sumergirse, compañeros, en los albores de los ochenta sin sopesar en la balanza de la conciencia lo que fue y lo que debía haber sido, Maestros y maestras jóvenes que abordábamos por primera vez un destino definitivo con ansias de comernos el mundo cuando en realidad sólo teníamos que ser los maestros de un pequeño pueblo; pero no fue fácil, y la inexperiencia o tradición pronto nos convenció de que Jabalquinto era así, que nos costaba conseguir el interés de alumnos y padres por la educación, que estábamos allí de paso. El empeño por mejorar el colegio nos llevó a ser maestros, técnicos, calefactores, soldadores y otras muchas cosas; pero no todos fuimos capaces de descubrir lo importante que era hundir nuestros pies en un solo campo donde juntos profesores, padres y alumnos sembráramos la semilla de una escuela mejor.

Hoy, con cierta nostalgia y mucha alegría, me complace saber que, entre lo poquito que algunos pusimos y vuestra enorme labor, las raíces del Colegio "Nuestro Padre Jesús" y las raíces de Jabalquinto se identifican alimentando ese único árbol que, con toda seguridad tendrá por frutos a los jóvenes del dos mil, a esos hombres y mujeres del tercer milenio.

Conociéndote, amigo Pedro, conociendo a algunos de los compañeros que alimentáis vuestra vida con la savia del buen hacer de cada día, no me extraña ni me parecen mentira las veinte velas iluminando NUESTRA ESCUELA. Sé lo difícil que es y las poquitas publicaciones que lo pueden conmemorar. Por eso os felicito y me uno a vosotros para homenajear veinte años de aventura comprometida y valiente.

Hoy estoy convencido, amigos, de que Jabalquinto me dio a mi más de lo que allí yo dejé. En mi camino frecuente de La Carolina a Jaén, cuento con orgullo a mis hijos que aquel pueblo que ven en lo alto de aquel cerro es Jabalquinto, mi primera escuela con niños.

Compañeros Fernando, Rafael, Manolo, Pilar....; alumnos Alonso, José Manuel, hermanos Pujazón... recibid mis mas sinceros abrazos y deseos para vuestro presente y vuestro futuro.

 

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal

 

"Pasado, Presente y Futuro"

Bartolomé Lechuga

Pienso que cualquier obra humana, es decir, una actividad o proyecto, que conscientemente se propone llevar a efecto una persona y/o un grupo de ellas, es lógico que tenga un pasado, un presente y un futuro.

El periódico escolar del CEIP "Ntro. Padre Jesús" de Jabalquinto que tienes en tus manos, responde, en mi opinión, a estos tres estadios temporales.

Ha tenido un pasado. En los primeros cursos de los años ochenta fueron llegando a Jabalquinto un grupo de maestros y maestras entre los que me encuentro, además de los que ya trabajaban en el colegio.

Unos más jóvenes y otros algo menos; unos empezando a "ejercer de maestros" y otros con unos pocos cursos de "maestro" a sus espaldas, pero todos con ilusiones y ganas de dejarse la piel "ejerciendo".

Una de esas ilusiones en la que coincidimos bastantes, fue precisamente intentar montar, organizar un instrumento pedagógico y educativo como es un periódico escolar.

Se le llamó NUESTRA ESCUELA porque surgió, nació, en el contexto de aquella que era entonces la nuestra.

También tiene un presente. El último acto de presencia del mismo lo estás leyendo ahora. A éste le han precedido otros, en los sucesivos cursos anteriores al actual, desde aquellos cursos 81/82 y 82/83.

Tanto aquellos primeros ejemplares como este que tienes en tus manos tienen su explicación y su razón de ser en aquella ilusión, ya lejana, que a lo largo y ancho de cada curso se ha ido haciendo "presente" porque ha sido viva y motivadora en los maestros y maestras de la escuela de Jabalquinto.

Creo que no es necesario nombrar a todas y cada una de las personas que hicieron y siguen haciendo posible esta aventura: están en la mente de todos. Pero me permito hacer una excepción, supongo que todos lo comprenderán.

Se trata del compañero que en aquellos años asumió la dirección del centro: D. Manuel Gallego, recientemente fallecido.

Desde mi modesto punto de vista, además de encarnar madera de buen maestro y ser una excelente persona, probablemente fue el mejor exponente de la ilusión y las ganas de dejarse la piel, a las que aludía más arriba. Descanse en paz.

Finalmente espero y deseo que este periódico escolar siga siendo una realidad en el futuro. Quiero pensar que la ilusión y los nuevos proyectos seguirán impregnando la vida de la comunidad escolar de Jabalquinto.

 

Volver a las fotografías de antiguos profesores

 

Página principal