EL DEPORTE

Nace el deporte

Cuando el juego se convierte en deporte

1.- LOS DEPORTES INDIVIDUALES

Consideraciones previas y definiciones  

Clasificación  

2.- LOS DEPORTES COLECTIVOS

Nace el deporte  

 

                        El deporte, es decir, la regulación normativa del juego para la competición, apareció ya en la antigüedad, conociendo un elevado desarrollo durante las civilizaciones griega y romana. Más tarde, durante la Edad Media, se practicaron luchas, justas y torneos pero estas actividades no pueden ser consideradas como deporte en el sentido que éste se entendía en el mundo clásico y aún se entiende hoy día.     

            El nacimiento del deporte tal y como hoy lo entendemos se sitúa en Inglaterra, gracias a la idea del clérigo Thomas Arnold (1785 - 1842). Director del Colegio Rugby, este pedagogo quiso fomentar en sus alumnos la afición por los juegos reglamentados con el fin de desarrollar en ellos las cualidades de la iniciativa, la solidaridad, la competitividad y el "juego limpio" (fair play). Así nació en deporte, tal y como hoy lo concebimos.

 La práctica del deporte moderno se difundió poco después por Europa, y alcanzó otros continentes siguiendo las rutas del imperio británico. Las grandes Guerras Mundiales, por medio de los soldados contendientes en ellas (sobre todo los norteamericanos) también fueron vehículos de expansión del deporte por los cinco continentes.

En España, el deporte llegó de la mano de los técnicos británicos que vinieron a trabajar en las minas de Río Tinto (Huelva), en los altos hornos de Bilbao, y en la industria textil catalana.

            En Madrid no comenzarían las prácticas deportivas hasta finales del siglo XIX, cuando algunos miembros de la aristocracia y la alta burguesía comienzan a crear sociedades gimnásticas, clubes y equipos de fútbol.

            Con este estímulo, no tardaría en aparecer el Movimiento Olímpico, que contribuyó decisivamente a fomentar la afición por las actividades físicas regladas y competitivas a nivel mundial. Pierre de Coubertin, un hombre dotado de una gran tenacidad, consiguió finalmente que en 1896 concurrieran trece naciones a competir en los primeros Juegos Olímpicos  de la era moderna en Atenas. A través de ellos se proponía renovar el viejo espíritu de los juegos clásicos: por un lado, establecer una tregua entre naciones para mediante una competencia limpia disputar su supremacía; y por otro, fomentar la afición por las actividades físicas regladas y competitivas en todo el mundo. Nace el Movimiento Olímpico.

Cuando el juego se convierte en deporte                               

            En la sociedad moderna, el juego en su concepto primitivo se bifurca. Mientras algunos mantienen sus características tradicionales, otros comienzan a perder espontaneidad a la vez que ganan en estructura. Se pierde en estos la sensación de libertad, y acaban convirtiéndose en una actividad distinta que, sin dejar de serlo, ya no se puede considerar totalmente un juego. Aparecen después las reglas, las normas y la técnica para desarrollar y practicar la nueva actividad: el deporte.

            Partiendo de la estructura del juego, el deporte añade la idea de competición reglamentada. El líneas generales podemos decir que el juego es más libre que el deporte. El deportista establece una competición consigo mismo, contra el tiempo, contra la distancia, contra un adversario; busca y provoca la dificultad e intenta superarla

LOS DEPORTES INDIVIDUALES

            Desde los orígenes del hombre, este ejercía una actividad física con fines utilitarios y de supervivencia, y dicha actividad la efectuaba de una manera individual para sobrevivir en medios hostiles. En las culturas China e hindú, se practicaba la actividad física dirigida a la salud y como preparatoria para las guerras.

            Son los griegos a los que podemos considerar como los pioneros del deporte, ya que se apartan del mero concepto de la actividad física dirigida para la preparación de la guerra y supervivencia, y lo enfocan desde un punto de vista lúdico encaminado al enriquecimiento de las personas. Son los griegos, navegantes y comerciantes por excelencia, los que recogieron durante sus innumerables viajes juegos y deportes rudimentarios de los poblados de Asia Menor y ribera mediterránea, que perfeccionaron con nuevas técnicas y con los códigos apropiados.

            Una muestra de lo copioso de su imaginación en cuanto a los deportes es la variedad que crearon, entre los  que encontramos los juegos de pelota, el pedestrismo, carreras con equipo militar, la carrera de antorchas, los saltos

 los lanzamientos, los ejercicios de fuerza, la lucha, el pugilato, deportes acuáticos e hípicos etc... respaldaron así mismo la teoría de la preparación deportiva, los masajes, baños y solarios, así como la dieta deportiva y toda clase de directivos y monitores ( el gimnasiarca, el paidotribo...), instalaciones y materiales deportivos. Con el decaimiento de la cultura helénica y la dominación romana comienza a decaer tanto la actividad física en los gimnasios como en los juegos regionales, hasta que finalmente fueron suprimidos por orden de Roma.

 El deporte se sigue concibiendo de una forma individual y va pasando por sucesivas etapas a lo largo de la historia hasta llegar al Movimiento Inglés, cuna del deporte moderno, con la aparición de los Deportes de Equipo, cuyo representante más característico es el fútbol, pudiendo a partir de ese momento establecer una diferencia entre Deporte Individual y Deporte de Equipo

            Consideraciones previas y definiciones

             Debido a la gran variedad de deportes individuales existentes, se hace difícil dar una definición exacta que los represente a todos de una manera lo más acertada posible.

            Podríamos definir el deporte individual como:” Aquella actividad física (competitiva o no), cuyo correcto desarrollo y posteriores resultados, están en función de la participación de una sola persona”.

            Otra definición podría ser: “Es aquel deporte, que para desarrollarlo con su forma reglamentaria, exige que el jugador o deportista lo realice sin la colaboración de compañero o compañeros.”

            Al margen de esta definiciones, está la posibilidad de que existan o no oponentes.

            También tenemos que considerar que gran cantidad de estos deportes que en su origen son individuales, pueden cambiar a modalidad de deportes por parejas y por equipos. Por ejemplo en el tenis existe la modalidad de “dobles”, con lo que deja de ser un deporte individual, y para participar en ciertas competiciones (Copa Davis) hay que presentarse formando un equipo.

            Hay que considerar también la gran variedad que puede existir dentro de un mismo deporte, tanto a nivel técnico, físico y táctico amen del psicológico. El ejemplo más claro lo tenemos en el Atletismo: vemos al corredor de 100 m.l. solo por su calle, el resultado que obtenga dependerá en un 90% de su sola preparación, sin que apenas intervengan los oponentes de las otras calles. La táctica a desarrollar está definida desde un principio, y ésta apenas variará durante el transcurso de la prueba.

            Este ejemplo todavía se acentúa más cuando nos referimos a las modalidades de “lanzamientos”, en las que el atleta está completamente solo en el momento de realizar la prueba, en estas modalidades apenas existe táctica en el momento de la realización, basándose fundamentalmente en la técnica y la preparación física. Sin embargo, y sin salirnos del atletismo, tenemos las especialidades de medio fondo y fondo (1.500 m.l., 3.000 m. obstáculos, 5.000 m.l....), en las que la táctica también juega un papel fundamental y en que la actuación de los demás corredores nos puede, en un momento dado, perjudicarnos o beneficiarnos.

            Por otra parte existen otros deportes individuales cuya finalidad no es vencer a un contrario o conseguir una mejor “marca”, sino vencer las dificultades que presenta la Naturaleza. El ejemplo más claro lo tenemos en el Montañismo, y más concretamente en la faceta de la escalada. No obstante, y dentro de este deporte, cuando la meta a conseguir es muy dificultosa ( ejem. escalar el Everest), se necesita la labor de un equipo, aunque no por ello se convierte en un deporte colectivo.

            Cabe considerar también, que existen otra clase de deportes individuales, como pueden ser el Windsurf, paracaidismo, esquí...etc. que para su correcta realización no hacen falta adversarios, no obstante en el momento que se realiza de forma competitiva, aparecen los oponentes.

         Clasificación

  Teniendo en cuenta todas las consideraciones anteriormente comentadas, con el fin de clasificarlos, podríamos proponer la siguiente clasificación:

                         ·. DEPORTES CON ADVERSARIO                 

Dentro de este grupo se puede efectuar dos subdivisiones más:

            a)     Con contacto físico: Aquí podemos incluir todos los deportes de lucha, como el boxeo, kárate, judo...

             b)     Sin contacto físico: Sin contacto físico con el adversario. Este grupo a su vez lo podemos dividir en

                       b.1. Contra un sólo oponente

                              Aquí incluimos los juegos de pala y raqueta como son el tenis, bádminton, ping - pong...

                        b.2. Contra varios oponentes

                             Como son las carreras, atletismo, la natación, ciclismo...etc.

 

·.DEPORTES SIN ADVERSARIO

Su principal dificultad o placer, consiste en dominar los elementos que los rodean, ya sean naturales o artificiales (Naturaleza y material a emplear), así por ejemplo tenemos el montañismo, paracaidismo, vuelo sin motor, submarinismo,...etc.

   Características básicas

 Las características básicas de los deportes individuales las dividimos bajo cuatro aspectos fundamentales:

  • Aspecto psicológico

  • Aspecto físico

  • Aspecto técnico

  • Aspecto táctico

1.- Aspecto psicológico

             En los deportes individuales este aspecto es de vital importancia, ya que un fallo a este nivel nos puede apartar de la meta a conseguir.

Hay que educar la capacidad de concentración, autocontrol, confianza y autoestimulación. Cabe destacar que en los deportes individuales se acentúa mucho más lo que se ha dado en llamar “Stress o angustia previa a la competición”.

            En los deportes de contacto con el adversario, habría que dar vital importancia a la agresividad, siendo capaces de controlarla y aumentarla en el momento preciso; en los deportes de pelota, como el tenis o el ping - pong, el aspecto de la concentración tiene un papel determinante; en los deportes que entrañan riesgo físico, el factor predominante sería el autocontrol y la confianza...etc. Éste estará en función de las características biotipológicas de cada deportista y condicionado al deporte que se elija.

   

2.- Aspecto físico

             No obstante el entrenamiento general fisiológico es común a todos ellos. Con una primera fase de preparación bien planificada, el futuro deportista podrá enfrentarse en condiciones de éxito a los esfuerzos específicos que requerirán las distintas etapas de preparación que se irán sucediendo a lo largo de su vida deportiva.

 3.- Aspecto técnico

             La técnica de un deporte comprende el dominio de los gestos específicos de la disciplina deportiva elegida, con el fin de aplicar con la máxima eficacia todas aquellas cualidades y aptitudes que el sujeto posee (estilo personal).

            La técnica deportiva surge como consecuencia de la asimilación y automatización de un determinado estereotipo dinámico (secuencia correcta de movimientos). En los deportes en los  que el sujeto contrincante no puede ejercer directamente una influencia en el resultado (natación, velocidad...) dicho estereotipo puede ser programado con anterioridad.

            El aprendizaje de la técnica deportiva  tiene un carácter complejo. Aprendemos sucesivamente la ejecución correcta de varios movimientos pasando de un ejercicio técnico a otro. Los nuevos aprendizajes nacen sobre la base de otros adquiridos con anterioridad.

            En los deportes individuales hay una gran diferencia en cuanto a la calidad y cantidad de técnica exigida para alcanzar un alto nivel de ejecución, así, por ejemplo, tenemos el tenis (el cual exige un elevado aprendizaje técnico), y como contrapunto podríamos citar una carrera de fondo (donde el nivel técnico puede ser bajo y no ser esto una gran barrera para la consecución de altos logros deportivos.

    4.- Aspecto táctico

             La táctica deportiva podemos definirla como la elección más acertada de una respuesta motora entre varias alternativas en función al oponente y en la capacidad de variar dichas respuestas de forma rápida y eficaz ante situaciones cambiantes e inesperadas.

            La táctica se analiza también con términos particularmente militares, estos son : el espionaje, el reconocimiento, la maniobra y el disimulo.

            Las dos primeras (espionaje y reconocimiento) suponen un análisis y valoración del contrario. La maniobra consiste en alterar nuestra posición o forma de actuación normal, con el fin de sorprender al contrario. El disimulo tiende a ocultar los planes previstos utilizando medios que confundan al contrario.

            Como resumen, diremos que en los deportes individuales hay menos variantes tácticas a emplear, aunque no por ello dejan de tener menos importancia. En los deportes donde no existe contacto con el oponente, la táctica apenas sufrirá cambios durante la competición. En los que existe este contacto, la táctica a emplear deberá ir también en función de cómo reaccione el contrario