Triste historia

 por

Mª Victoria Coca Jiménez (1º D)

 

TRISTE HISTORIA

Disculpen si no se entiende mi letra pero la mano me tiembla al escribir. En estos momentos no puedo ni explicarles lo que me ha pasado. Estoy fatal. Mi muerte se acerca, ya está demasiado cerca… ¿Quién me ha mandado a mí meterme en asuntos que no son de mi incumbencia?

Verán ustedes lo que me pasó.

Llegaba la boda de mi prima Candela y todo el mundo estaba muy contento en mi casa, esperando el gran día. (Aunque todavía quedaba un año y medio). Mi hermano y yo nos aburríamos tremendamente en casa. Nos pasábamos la tarde en el bar con los amigos y riéndonos de Kimy, que se había enamorado de una chica que había llegado al pueblo hacía unos días. Ella también se pasaba el día en el bar, bebiendo sólo vino. Nadie la había visto salir nunca de allí.

Entramos y le pedimos a Ani, la camarera que nos pusiera dos pepsis. Ani, que es muy cotilla, nos contó que la misteriosa Andrea Cerkuch, la chica de 17 años que nunca salía del bar, había salido aquella noche una vez, para ir al cementerio de la capilla y había estado llorando al lado de una tumba del fondo del cementerio, o sea, que sería viejísima. Ani le había preguntado a su padre que si es que aquella chica era originaria del pueblo o le sonaba de algo, pero nadie la conocía y todo el mundo estaba muy intrigado porque Andrea todavía no había hablado con nadie.

Cuando acabamos las pepsis fuimos al cementerio por encargo de Ani. Le preguntamos a Marisol, la encargada de la capilla que cuál era la tumba que había estado visitando Andrea. Marisol nunca se fijaba pero, le pasaba, al igual que a todos, que estaba muy intrigada con esa muchacha y nos enseñó la tumba que había estado llorando:

Andrea Cerkuch (1875-1892)

¿Quién sería aquella Andrea? Tenía 17 años cuando murió, al igual que la Andrea Cerkuch que 100 años después aparecía por el pueblo.

No podía ser la misma, era imposible. Sería alguna parienta.

Marisol se conocía al dedillo todas las tumbas, así que le preguntamos por aquella. Al parecer, de aquella historia no sabía mucho.

Nos condujo a la biblioteca donde estaban los archivos del condado. En un libro encontró un anuncio de chica desaparecida en el que aparecía una foto de la tal Andrea. ¡Era idéntica a la de ahora! El vello se nos puso de punta.

La noche del 11 al 12 de junio había desaparecido sin dejar rastro. Se la buscó en todas partes, en el pueblo y en los alrededores pero nadie la había visto. 10 años después se la dio por muerta y le hicieron una tumba pero, claro está, ésta estaba vacía. Aquella chica debió haberse casado aquel día pero al no ser encontrada, no se celebró la boda. Marisol pareció recordar algo y se fue a otra parte de la biblioteca, donde estaban los archivos más recientes.

Al parecer, hacía 27 años, se hicieron reformas de la capilla y del cementerio, que anteriormente estaba en otro lado. Hubo que mover los cuerpos y tumbas y lo misterioso fue que se encontró un cuerpo calcinado en la tumba que debía estar vacía. La dentadura del cuerpo no se conservaba y lo demás era todo cenizas, por lo que no se pudo identificar el cuerpo y lo volvieron a dejar allí, en la misma tumba donde se había encontrado.

Fuimos al bar a informar a Ani. No me puedo creer que no se informara a la gente  del hallazgo del cuerpo misterioso. Andrea estaba sentada en la barra tomándose su vino. La miré asustada.

Ani se quedó pasmada cuando le contamos lo que habíamos averiguado. Le dijo a su hermano que se quedara  de encargado en el bar y se fue a la biblioteca de nuevo. Buscando información de la familia Cerkuch. Andrea era hija única al igual que su padre y su madre así que no sabíamos de quién descendía la Andrea del bar.

Ani estaba enfadada por el lío aquel, así que fue ella misma a hablar con Andrea y le dijo que quién era la desaparecida de hacía 100 años y cuál era su historia. Andrea, o no la escuchó o no quiso escucharla. Siguió bebiéndose su vino y a los dos minutos fue al servicio.

Mi hermano y yo volvimos a casa con una gran decepción. Pero dos horas más tarde mientras le daba  a mi prima la opinión del vestido de novia, Ani llamó por teléfono. Andrea había vuelto a salir del bar y le había dejado una nota a Ani en la barra: NO TE METAS DONDE NO TE LLAMAN.

Salimos corriendo y fuimos a ver si estaba en el cementerio, pero no se encontraba allí. La buscamos en casi todo el pueblo pero no había nadie.

Al día siguiente, Andrea no había aparecido. Al siguiente tampoco. Ni al siguiente. Pasaron los días y nos olvidamos de ella.

Mi prima Candela enfermó. No se sabía que tenía pero se iba marchitando poco a poco. Iba perdiendo color y el pelo lo tenía más rubio. Incluso los ojos azules intensos se le iban poniendo más claros hasta ser grises. El cráneo se le había deformado y algunos huesos de brazos y piernas también. Al pasar una semana, Candy, era una chica totalmente distinta. Aparte de color había perdido kilos y hasta la voz le había cambiado. Se dijo que sería por el estrés de los preparativos, pero que tras la boda, se recuperaría. Yo no quise ser aguafiestas pero cada vez que veía a mi prima un escalofrío me recorría la espalda. El mismo escalofría que me daba cuando veía a Andrea. Y me di cuenta de a quién se parecía Candela con su repentino cambio de aspecto. A Andrea Cerkuch. Se lo dije a mi hermano pero me dijo que yo me había obsesionado y que Andrea se había marchado para no volver pero yo cada día veía más parecido entre las dos.

Candela estaba muy enferma, tanto que pensaron que lo mejor sería suspender la boda, pero ésta se negaba. Tenía diarrea, aunque a veces se estreñía, vomitaba, estaba cansada continuamente, había días en que no podía levantarse del a cama del cansancio que tenía, le dolía la cabeza y le pitaban los oídos. Aún así, se negaba a suspender la boda. Pasaron tres meses y Candy parecía haber perdido los periodos menstruales. Tras esto, mis tíos suspendieron la boda definitivamente.

Nada más suspenderla, Candy empezó a recuperarse misteriosamente. Se encontraba perfectamente de nuevo y había perdido todo parecido con Andrea Cerkuch. Entonces todo el mundo pensó que había sido es estrés de verdad.

Al ver que no tenía ningún problema, se reanudaron los preparativos y Candy volvió a enfermar, esta vez con incremento de la enfermedad. Ahora también tenía taquicardia. Esta vez fue imposible convencerla de que volviera a romper el compromiso. Dijo que aunque fuera necesario casarse en la cama, ella se casaría.

Dos semanas antes de la boda se averiguó que lo que padecía Candy era talasemia. Un tipo de anemia. Según el doctor tenía alterada la síntesis de una cadena polipeptídica de la hemoglobina y necesitaba una transfusión.

En el hospital, tras las transfusiones, Candela mejoraba pero por la mañana parecía haber perdido toda la sangre que le había sido donada durante la noche, lo cual era casi imposible, pues, ¿cómo y por dónde perdía la sangre? Si no tenía hemorragias internas y tampoco externas, ¿por donde narices perdía la sangre? Yo no lo entendía y mi prima tampoco.

Recuerdo que estábamos en la sala de espera del hospital, esperando que nos dieran el resultado del último análisis de sangre. El doctor nos dijo que por mucha sangre que le dieran a Candela, parecía perderla a la velocidad de la luz. La enfermedad había aumentado hasta llegar a un estado crítico. La talasemia podía llegar a ser mortal y en este caso lo era. Candy volvería a casa por la tarde, ya que los médicos no podían hacer nada más por ella.

La noticia me sentó como un palo en el estómago. En el mejor momento de su vida, la perdía.

No sabíamos qué hacer pero ella, tenía muy claro lo que iba a hacer. Se casaría a toda costa la noche del 11 de junio, como tenía planeado. Esa fecha me recordó algo. ¡NO PODÍA SER! ¡ERA ANDREA!

Pero, ¿por qué iba a querer ella acabar con la vida de Candela, que no le había hecho nada?

Se lo dije a todos, nadie me hizo caso. Sólo Ani, se preocupó más que los demás. Vino conmigo una última vez a visitar la tumba. Había grabado un mensaje:

Hace 100 años, mi mejor amiga, (bisabuela de Candela) me robó el novio dos días antes de mi boda. No sabía cómo vengarme así que recurrí a libros de hechizos y rituales y una noche me suicidé. Nadie encontró mi cuerpo, pero años más tarde sí se encontró el de mi amiga, que yo metí en mi propia tumba. Haciendo honor al aniversario número 100 de mi muerte, me he encargado de maldecir a la familia y acabar con su descendencia. Aquí se meterán las cenizas de Candela Silva, una novia que era feliz, como tenía que haberlo sido yo.

Seis horas antes de su boda, Candela murió sin haber podido ver visto realizado su sueño de casarse. Ella era inocente. ¡Y yo también, qué narices! Pero aún así la mala bicha de Andrea ha maldecido a mi familia, y voy perdiendo sangre poco a poco, casi no me queda nada para morirme ya de talasemia. He querido dejar estos escritos a la posteridad por si alguna vez alguien cree interesante la triste historia de dos jóvenes que debieron ser felices en su matrimonio. Vuelvo a pedir disculpas por la letra pero me encuentro sin fuerzas para escribir más.

Una última pregunta, si la sangre que me donan desaparece misteriosamente de mi cuerpo, ¿a dónde va a parar esa sangre?

Durante toda la historia, ¿no se les ha ocurrido pensar qué hace una muerta bebiendo vino?