Cuadro taxonómico
|__ phylum Brachiopoda

Braquiópodos


Dibujo de braquiópodo

Dibujo de braquiópodo

Del phyllum de animales marinos que se conocen como braquiópodos (Brachiopoda) se han descrito más de 16.000 especies fósiles, aunque en la actualidad sólo unas 300 de ellas viven en la actualidad.

Son animales con dos valvas (una superior y otra inferior, al contrario que las valvas de los bivalvos, que son bilaterales) que están unidas en la región posterior. Generalmente son bentónicos, viviendo fijos a sustratos duros por un pedúnculo, o enterrados en sustratos blandos, donde excavan ayudándose de sus valvas, y forman extensas galerías.

Se pueden diferenciar dos Clases:

Braquiópodos [5]

Braquiópodos [5]

Los primeros braquiópodos del registro fósil surgen a principios del Cámbrico, con las formas inarticuladas apareciendo en primer lugar y seguidas pronto por las formas articuladas. En estratos mucho más antiguos se han encontrado posibles braquiópodos, aunque su identificación permanece incierta.

Los braquiópodos son fósiles extremadamente comunes a lo largo del Paleozoico, pero se ven muy mermados en la extinción de finales del Pérmico. Con anterioridad a este evento, los braquiópodos eran mucho más numerosos y diversos que los moluscos bivalvos. En el Mesozoico, su número y diversidad se redujeron drásticamente.

Los moluscos bivalvos han continuado dominando los ecosistemas en los que competían con los braquiópodos hasta la actualidad, y los pocos órdenes de braquiópodos que aún sobreviven lo hacen en entornos de extrema temperatura y profundidad. Los braquiópodos modernos más abundantes son los de la clase Terebratulida.

El género de braquiópodos inarticulados Lingula es el más antiguo y que ha permanecido con menos cambios de los animales conocidos. Los fósiles conocidos más antiguos de este género se hallan en rocas del Cámbrico inferior, datadas aproximadamente hace 550 millones de años.

El origen de los braquiópodos es desconocido. Un posible antecesor es una especie de primitiva babosa acorazada conocida como Halkieria, a la que se han identificado conchas parecidas a las de los braquiópodos en su cabeza y cola.

Durante los periodos Ordovícico y Silúrico, los braquiópodos se adaptaron a la vida en la mayoria de los entornos marinos y llegaron a ser particularmente numerosos en aguas poco profundas, formando en ocasiones grandes bancos, semejantes a los que forman los bivalvos en la actualidad. En algunos lugares, grandes secciones de estratos están formados casi completamente por sus conchas.

Su lento declive en los últimos 100 millones de años se ha sugerido que es resultado directo de varios hechos:

La abundancia, diversidad y rápida evolución de los braquiópodos durante el Paleozoico los hace muy útiles como fósiles guía para correlacionar estratos de zonas muy distantes.