Estratigrafía del Periodo Ordovícico
Superior
Ashgill
Caradoc
Medio
Llandeilo
Llanvir
Inferior
Arenig
Tremadoc

Periodo Ordovícico


El Ordovícico es el segundo de los seis periodos en que se divide la era Paleozoica. Comienza al final del Cámbrico (hace 488,3 ± 1,7 millones de años) y finaliza al principio del Silúrico (hace 443,7 ± 1,5 millones de años).

Toma su nombre de la tribu galesa de los Ordovicios y fue definido por Charles Lapworth en 1879, terminando con una disputa que enfrentaba las teorías de Adam Sedgwick y las de Roderick Murchison, que asignaban los mismos tipos de roca en el norte de Gales al Cámbrico o al Silúrico, respectivamente. Lapworth concluyó que el tipo de fauna fosil presente en esos estratos era diferente de la que aparecía durante los periodos Cámbrico o Silúrico y, por tanto, debería ser considerado como un nuevo periodo.

El periodo Ordovícico finaliza con un gran evento de extinción, que marca su frontera con el Silúrico. En él, perecieron aproximadamente el 60% de las especies marinas.

Heinrich Harder, Fondo marino durante el Ordovícico [13]

Heinrich Harder, Fondo marino durante el Ordovícico [13]

Los niveles del mar fueron muy elevados durante el Ordovícico. Las mayores transgresiones marinas de las que guardan evidencia las rocas tuvieron lugar a lo largo de este periodo.

Durante el Ordovícico, las tierras situadas en el hemisferio sur estaban unidas en un único continente llamado Gondwana. Al comienzo del periodo se encontraba sobre el ecuador, pero se fue desplazando poco a poco hacia el polo sur, quedando cubierta en grandes zonas por glaciares. También al comienzo de este periodo, los continentes Laurentia, Siberia y Báltica eran independientes, pero Báltica comenzó a desplazarse hacia Laurentia, provocando el estrechamiento del Océano Iapetus situado entre ellos.

Se cree que a comienzos del Ordovícico el clima era cálido, al menos en los trópicos. Grandes zonas de las actuales Norteamérica y Europa estaban cubiertas por mares someros, lo que fomentó el desarrollo de organismos que depositaron carbonato cálcico en sus conchas y partes duras. El Océano Panthalassico cubría la mayor parte del hemisferio norte, estando el resto de las aguas repartidas en otros océanos menores como el Iapetus o los que darían origen al mar de Tethys.

Aunque de menor entidad que la explosión del Cámbrico, en el Ordovícico se produce una radiación de la vida no menos importante, multiplicándose el número de géneros.

Los faunas de trilobites, braquiópodos inarticulados o arqueociátidos del Cámbrico, fueron reemplazadas, a veces totalmente, por otras constituidas por braquiópodos articulados, cefalópodos y crinoideos. En particular, los braquiópodos articulados sustituyeron a los trilobites como dominantes entre los organismos dotados de conchas, aunque estos últimos siguieron gozando de una gran diversidad.

Los primeros briozoos aparecieron en el Ordovícico, así como los primeros arrecifes coralinos (los corales solitarios se remontan al Cámbrico). Los moluscos, que habían aparecido también durante el Cámbrico, llegan a ser comunes y variados, especialmente los bivalvos, los gasterópodos y los cefalópodos nautiloideos.

Hasta hace poco tiempo se creía que los primeros auténticos vertebrados (peces Ostracodermos) aparecieron durante el Ordovícico. Pero recientes descubrimientos trasladan su surgimiento a principios del Cámbrico. En todo caso, los primeros peces dotados de mandíbula aparecieron al final del periodo Ordovícico.

Los graptolitos prosperaban en los océanos del Ordovícico. Algunas clases de equinodermos, como cystoideos y crinoideos aparecieron en este periodo.

Mapa del Ordovícico

Mapa del Ordovícico