Trilobites, nombre común de una clase de artrópodos marinos extintos. Los trilobites tenían una longitud que oscilaba entre unos pocos milímetros y casi 65cm, aunque la mayoría de las especies medían entre 3 y 7 centímetros. Vivieron durante el paleozoico (iniciado hace 570 millones de años hasta hace 250 millones de años), predominando en la primera parte de esta era. Su nombre se debe a la disposición de su exoesqueleto o caparazón externo en tres lóbulos. El exoesqueleto, la parte del organismo mejor conservada, estaba constituido por una sustancia dura llamada quitina, que cubría el dorso del animal.

        Los trilobites tenían dos ojos compuestos. En algunas especies, los ojos tenían unas lentes muy comprimidas y podrían haber servido como un dispositivo de alarma sensible a la luz para detectar movimiento. En otras especies, los ojos tenían un menor número de lentes más complejas y podrían haber sido capaces de formar imágenes y percibir profundidad.


Anatomia externa del "Triarthus eatoni", trilobites del período Ordovícico

        Los trilobites vivían en vertientes y plataformas alrededor de los márgenes continentales y en los mares poco profundos que cubrían áreas del planeta que hoy son masas de tierra. La mayoría habitaban en el fondo, aunque algunos podrían haber flotado o nadado: por ejemplo, aquellos que poseían unos ojos muy grandes con un campo de visión amplio, como Carolinites, podrían haber sido nadadores que habitaban en aguas de superficie. Otros, con los ojos reducidos o sin ellos, preferirían las aguas más profundas y oscuras. Muchos trilobites, como Olenellus, horadaban el fondo del mar para protegerse y buscar alimento.

        Los trilobites emplearon una gran variedad de estrategias de alimentación. Muchos surcaban el fango del fondo de los mares y océanos ingiriendo los sedimentos para filtrar la materia orgánica. Otros fueron depredadores o carroñeros. La mayoría podía adoptar una posición defensiva enrollándose sobre sí mismos, de modo que sólo estuviera expuesto el exoesqueleto.

        Los restos fosilizados de trilobites son útiles porque ayudan a los científicos a desarrollar las escalas de tiempo relativas de los hábitats marinos primitivos. Ya que los trilobites evolucionaron muy rápido y estaban ampliamente distribuidos, se pueden comparar los fósiles encontrados en las distintas capas de roca de diferentes regiones para estimar la edad relativa de las rocas. En este aspecto, los fósiles de trilobites son sobre todo útiles para desarrollar las escalas temporales de la era paleozoica inferior.

        Clasificación científica: los trilobites pertenecen al filo de los Artrópodos (Arthropoda) y a la clase Trilobites.


Trilobites