Departamento de Latín, I.E.S. Ategua Castro del Río, Córdoba (España) latin.ategua(a)gmail.com

Aumentar TEXTO disminuir texto

Espacio privado | Mapa del Sitio | Calendario | Colaborar

Aula Virtual

Departamento de Latín, I.E.S. Ategua
Castro del Río, Córdoba (España)
latin.ategua(a)gmail.com


Domingo , 21 de septiembre de 2014 a. D. (MMDCCLXV Ab Vrbe Condita)

Portada del sitio > Latín > Literatura > La Oratoria y la Retórica: Cicerón y Quintiliano.

La Oratoria y la Retórica: Cicerón y Quintiliano.

Domingo 20 de mayo de 2007, por Publius Vergilius (actualizado el 5 de febrero de 2008) Ver en formato PDF      



LA ORATORIA Y LA RETÓRICA: Cicerón, Quintiliano

Entre los romanos, la enseñanza superior, a la que sólo accedían los jóvenes pertenecientes a familias acomodadas y con pretensiones políticas, se impartía en las escuelas de Retórica.

En ellas, el rhetor enseñaba a sus discípulos la técnica oratoria, es decir, el complicado sistema de reglas y procedimientos tradicionales, que ya habían puesto en práctica los antiguos sofistas griegos. Los alumnos componían, memorizaban y recitaban discursos sobre temas ficticios. El maestro corregía la pronunciación, el tono de voz, los gestos y cuantos defectos observase.

Estos ejercicios escolares recibían el nombre de suasoriae y controversiae. Las suasoriae, ejercicios para principiantes, eran consultas imaginarias hechas a personajes famosos, históricos o legendarios, que deben explicar las razones que les inducen a tomar una decisión en un momento determinado. Las controversiae, en cambio, eran prácticas oratorias destinadas a alumnos de nivel más avanzado y tenían generalmente un contenido jurídico.

Estos ejercicios contribuían a desarrollar la agilidad mental, la facilidad de palabra y la capacidad dialéctica del alumno y le daban la disciplina necesaria para exponer los argumentos del modo más adecuado.

Eran el entrenamiento del futuro abogado o político, que pronto tendría que enfrentarse con los problemas de la vida real. Su información se completaba en el Foro, en donde tenía ocasión de escuchar los discursos de oradores famosos. Con la instauración del régimen imperial cesaron las rivalidades electorales, con la consiguiente disminución de la actividad oratoria. La retórica se refugia en las escuelas, en las que se va convirtiendo en puro artificio, carente de vida.

CICERÓN

Marco Tulio Cicerón (-106, -43) nació en Arpino, pequeña ciudad del sur del Lacio, de una familia de clase media; recibió su formación en Roma y la completó en Grecia. Vive en el medio siglo final de la República, época de grandes convulsiones internas: la guerra social que ensangrentó Italia hasta que todos los itálicos consiguieron la ciudadanía romana; las luchas por el poder entre Mario y Sila; la rebelión de los esclavos al mando de Espartaco; la conjuración de Catilina; la guerra civil entre César y Pompeyo. Todos estos sucesos los vive muy de cerca, interviniendo decisivamente en algunos de ellos. Fue protagonista directo de la conjuración de Catilina, que hizo fracasar. Asimismo, atacó a Marco Antonio en sus Filípicas, lo que le costó la vida a manos de los sicarios de éste que clavaron su cabeza en una pica y la pasearon por todo el Foro.

Cicerón, ardiente republicano, desarrolló una actividad intelectual incesante y, a la vez, una actividd política intensa. El propio Cicerón dice que él podía haber vivido muy tranquilo, entregado a las dulzuras del estudio, pero que no dudó en exponerse a las más duras tempestades "para salvar a mis conciudadanos y para comprar, a costa de mi propio riesgo, la tranquilidad de todos."

 La incesante actividad intelectual de Cicerón dio de sí una extensa producción literaria que podemos encuadrar, atendiendo a su contenido temático, en cuatro grupos: discursos, obras retóricas, obras filosóficas y cartas.

I.- DISCURSOS. Cicerón es el más grande representante de los oradores romanos. En él culmina una larga tradición oratoria, desarrollada y perfeccionada durante la República, en condiciones de libertad política. Sus maestros fueron Antonio y Craso que, al igual que la mayoría de oradores anteriores a él, desarrollaron una gran actividad en la vida pública. En el siglo I a.C., favorecida por las convulsiones sociales y políticas, la oratoria romana alcanza su más alta cota de perfección. Dos corrientes oratorias se disputan la primacía en esa época: El Asianismo, que tiende a períodos largos, grandilocuentes, a la expresión florida, con gran cuidado del ritmo oratorio; y el Aticismo, tendencia opuesta, que se distingue por la desnudez de la expresión. Pues bien, Cicerón no es encasillable. En realidad, aúna lo mejor de ambas escuelas. Su expresión es ornamental o desnuda, adaptándose siempre a lo que exijan las circunstancias. Sus discursos pueden dividirse en judiciales, pronunciados ante un tribunal, como defensor o acusador, y políticos, pronunciados en el Senado o en el Foro. Veamos, por orden cronológico, algunos especialmente importantes de ambos apartados:

  1. ) In C. Verres (-70). Cicerón defiende a los sicilianos de su gobernador C. Verres, al que acusan de extorsión. Consiguió que el gobernador fuese desterrado.
  2. ) Pro Lege Manilia o De Imperio Cn. Pompei (-66). Apoya la propuesta de ley del tribuno Manilio en orden a que se conceda a Pompeyo el mando supremo de las tropas romanas en la guerra contra Mitrídates, rey del Ponto.
  3. ) In L. Catilinam (Catilinarias -63). Catilina, candidato al consulado junto con Cicerón, no es elegido. Trama una conjuración para hacerse con el poder. Cicerón, al tanto de las maquinaciones, pronuncia 4 discursos contra Catilina en el Senado, el primero de ellos en presencia del propio Catilina. La actuación de Cicerón le acarreó una gloria apoteósica y el apelativo de «padre de la patria».
  4. ) Pro Archia poeta (-62). Toma como pretexto la defensa del poeta griego Arquías, al que se acusaba de usurpar el derecho de ciudadanía, para hacer elogio de las letras, en general, y de la poesía, en particular.
  5. ) Pro Marcello y Pro Ligario (-46). Cicerón defiende a estos personajes ante César. Ambos habían sido enemigos del dictador.
  6. ) In M. Antonium Orationes Philippicae (Filípicas -44,-43). Pronunciadas, como ya dijimos, contra Marco Antonio. Son 14 discursos. Fueron su canto de cisne como orador y, para muchos, sus mejores piezas oratorias.


II.- OBRAS RETÓRICAS. Cicerón nos ha dejado los discursos más perfectos y, además, las mejores obras sobre oratoria; ha sabido enseñar como nadie cómo se forma un orador y cómo se compone un discurso. La teoría y la práctica se funden en él de un modo admirable. Sus principales obras retóricas son las siguientes:

  1. ) Brutus. Es una historia de la elocuencia en Roma, desde los orígenes hasta su época. Abarca desde la figura de Catón hasta la suya propia.
  2. ) De oratore

    y Orator. Tratan de la formación del orador y de la técnica del discurso. Cicerón opina que el perfecto orador ha de poseer: disposición natural, cultura profunda y conocimientos de la técnica del discurso. La técnica oratoria, expuesta en De Oratore, abarca cinco puntos fundamentales:

    • - Invención, o búsqueda de argumentos apropiados y probatorios.

    • - Disposición, o distribución de esos argumentos en un plan adecuado.
    • - Elocución, o arte de utilizar las palabras convenientes.
    • - Memoria, para recordar cada cosa en su lugar apropiado.
    • - Acción, que es todo lo relacionado con el aspecto físico en el momento de pronunciar el discurso, sobre todo, los gestos y el tono de la voz.

    El discurso, como tal, también tiene diversas partes:

  • - Exordio: introducción del tema a tratar.
  • - Confirmación: aportación de documentos.
  • - Refutación: objeciones reales o posibles.
  • - Peroración: parte final destinada a ganarse a los jueces y al auditorio. La finalidad de todo discurso no era otra que la de instruir, agradar, conmover y convencer.


 III.- OBRAS FILOSÓFICAS. Dedicado desde muy joven al estudio de la filosofía, Cicerón introdujo en Roma las doctrinas filosóficas griegas, haciendo asequible a los latinos lo que hasta ahora estaba reservado a una élite culta, conocedora del griego. No crea una obra original, pero su gran mérito reside en su capacidad de síntesis, en su claridad expositiva y, muy importante, en la creación de toda una terminología filosófica latina, cuya carencia había lamentado años antes Lucrecio. Cicerón es ecléctico, pero muestra un fervor constante hacia Platón y una constante hostilidad hacia Epicuro. Su obra filosófica se divide en:

  1. ) Tratados políticos. Son De Republica y De Legibus. El primero, en 6 libros, trata de los tres sistemas de gobierno posibles (monarquía, aristocracia y democracia) y de cómo la República romana es una síntesis de los tres, es decir, la forma de gobierno perfecta. El segundo, en tres libros, discute los fundamentos del Derecho y estudia las instituciones religiosas y las instituciones públicas de los romanos.
  2. ) Tratados morales. Constituyen lo mejor de su obra filosófica y son: De Officiis (De los Deberes), manual que trata sobre lo honesto y lo útil y de las relaciones y conflictos entre ambos. De Finibus Bonorum et Malorum (De los Límites de los Bienes y los Males), en el que se contraponen la doctrina epicúrea («el sumo bien es el placer») y la estoica ("el sumo bien es la virtud"). Tusculanae Disputationes (Tusculanas), que son diálogos con amigos en su finca de Túsculo: se concluye que el hombre sabio o virtuoso no teme a la muerte, ni al dolor, ni a la enfermedad, y su virtud le basta para ser feliz. En De Senectute, Catón, ya anciano, defiende que la vejez no es ninguna desgracia si uno posee la suficiente sensatez. De Amicitia es un fino y riguroso análisis de la amistad.
  3. ) Tratados de religión. De Natura Deorum (De la Naturaleza de los Dioses), que refuta la tesis epicúrea de que los dioses, aunque existen, no se preocupan de los hombres. De Divinatione (De la Adivinación), donde refuta las creencias de los estoicos en un arte adivinatoria.

IV.- CARTAS. Conservamos cuatro colecciones: Ad Familiares, 16 libros; Ad Atticum, 16 libros; Ad Quintum Fratrem, 3 libros; Ad M. Brutum, 2 libros. Como documentos históricos no tienen precio. Permiten seguir la vida política y social del último cuarto de siglo de la República casi día a día. Lo que las hace aún más inapreciables es el hecho de que fueron escritas sin pensar en su publicación, que se llevó a cabo después de su muerte. Lo que nadie ha podido nunca negarle a Cicerón es su valor literario sin par en literatura latina. Lleva a su más alto grado de perfección la prosa. Hablar y escribir bien es para él un deber patriótico. Sus discursos se estudiaban en las escuelas de Roma cuando aún vivía el autor. Su influencia en los escritores latinos posteriores, paganos y cristianos, fue enorme, acrecentándose sin cesar en la Edad Media y alcanzando su cénit en los eruditos del Renacimiento.

QUINTILIANO


Nació en Calagurris (Calahorra 30?- 95?), en la Hispania Tarraconense; llegó en Roma a ser abogado famoso y abrió allí una escuela de retórica, que alcanzó pronto tan gran prestigio que Vespasiano le nombró maestro oficial de este arte, con una asignación anual a cargo del Estado. El emperador Domiciano le confió la educación de sus sobrinos y Trajano le honró con su amistad.

Luchó por implantar de nuevo los preceptos oratorios ciceronianos, por lo que tuvo que atacar a Séneca. Se caracterizó siempre por su honradez profesional, manifestada en el fiel cumplimiento de sus deberes y en una entrega entusiasta a la formación de la juventud.

Su obra De institutione oratoria, tratado en doce libros acerca de la formación del orador, fue escrita al final de toda una vida consagrada plenamente a la práctica judicial y al profesorado. Constituye un prodigio de claridad y solidez, como reflejo que es de su gran experiencia personal. Es una exaltación del clasicismo, en su forma más pura.

En este tratado aborda un programa completo y detallado de la formación del orador, desde que nace hasta que llega al cénit de su carrera. Une la moral a la elocuencia, ya que según Quintiliano un orador es un "vir bonus dicendi peritus’’ y la decadencia de la oratoria es una simple consecuencia de la corrupción de costumbres. Su entusiasmo de profesor de retórica le impidió ver que la decadencia de la oratoria obedecía a causas sociales y políticas, contra las que era inútil luchar.

Como Cicerón, exige al orador una vasta cultura. Aboga por la gradual dificultad de los ejercicios escolares, con temas inspirados en la realidad. Su lema es el buen sentido y sus enseñanzas pretenden proveer a sus discípulos de un acervo de conocimientos y experiencias útiles para la vida profesional. Desdeña las sutilezas de la teoría, pero, de hecho, cree demasiado en la retórica.

Quintiliano aconseja a los preceptores una atención delicada en el estudio de la psicología del niño y el más exquisito tacto en la dirección de su inteligencia. Insiste en que la educación debe comenzar desde la cuna. Aboga por la formación intelectual y profesional en una escuela pública, bajo un maestro experto. Es partidario del esfuerzo continuado, regular y progresivo, sin altibajos, acomodado a la capacidad y al temperamento de cada discípulo. Y, ante todo, muestra su preocupación constante por su salud moral.

Este realismo y equilibrio moral le acercan a los clásicos. Recomienda la elocuencia natural, sin falsas afectaciones y adornos innecesarios. A pesar de su admiración por Cicerón, no copia servilmente su estilo, sino que escribe en la lengua complicada de su época, llena de metáforas, de rasgos ingeniosos y de imágenes brillantes, en un intento de hacer más expresivo su pensamiento. Hereda, pues, la influencia de los autores postclásicos y, sobre todo, de Séneca en la prosa latina.

3 Mensajes del foro


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | Navegadores Soportados | Creative Commons License | Nº de visitas: 250691 | Amig@s hit counters