Asertividad

 

1.- Introducción

            Se entiende por persona asertiva aquella que tiene el poder o la capacidad de asegurar con firmeza  y decisión cuanto dice y hace.  Por ello podemos equiparar asertividad a seguridad en sí mismo, a autoafirmación.

Para ser una persona realmente asertiva, en primer lugar se debe tener una conciencia realmente clara de lo que son los propios derechos.  esto no es tan sencillo, puesto que es fácil pecar por defecto o por exceso.

Por defecto, muchas personas viven apocadas y en un mundo casi sin derechos.  Temen reclamar aquello que en justicia les corresponde por miedo a pasarse o por miedo a ser rechazado.

Por exceso otras muchas personas piensan que tienen derecho a todo y "pisan " el terreno ajeno sin el menor escrúpulo

Para lograr la autoafirmación conviene tener claros unos cuantos conceptos antes:

a)Conciencia social. No estamos solos. Vivir en comunidad tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

b)Autoestima. es el amor propio; es decir el respeto y cariño hacia uno mismo.  Difícilmente podremos defender nuestros derechos si no nos apreciamos en lo que valemos.  Esto nada tiene que ver con el egoísmo o la presunción.

c)Limitaciones. Debemos conocer nuestras auténticas posibilidades, ser realistas a la hora de marcarnos objetivos.  Si no nos engañamos con fantasías y aceptamos nuestras limitaciones, sabremos asumir nuestros fracasos como algo probable y sin sentirnos excesivamente frustrados por ello.

 

 

 

2.- Características de la persona NO asertiva

No tiene muy claro dónde finalizan sus derechos y comienzan los del prójimo, por lo que habitualmente "cede terreno" y se deja manipular por los demás.

No confía en sus propias fuerzas, por lo que generalmente no presenta batalla.  Se siente derrotado antes de luchar y elude las discusiones, pues, en su fuero interno, está convencido de su fracaso, ya que, al no competir nunca, jamás adquiere experiencia combativa.

Tiende a estancarse en su vida por temor al riesgo que implica un cambio y llega a acomodarse a las situaciones más incómodas con tal de no exponerse.

En el plano laboral suele ser explotado por jefes y compañeros, asumiendo tareas y obligaciones que no le conciernen.  todo ello por miedo a enfrentarse a los mismos o plantear la más mínima queja.

En el terreno afectivo es victima de continuos chantajes. Su mayor temor es no ser querido y con tal de mantener el supuesto aprecio se deja manipular con gran facilidad.  Cuando forma pareja es manejado por el otro a su libre antojo, por lo que puede llegar a ser tremendamente infeliz.  a pesar de ello es capaz de mantener toda su vida una relación así, con tal de no plantearse un cambio en su ambiente.

en su relación social puede ofrecer un aspecto de falta de sinceridad, pues da mil rodeos antes de pedir lo que quiere y resulta falso porque pretende quedar siempre bien y que no se le censure.

Será muy raro que se queje ante las pequeñas injusticias cotidianas.  Que, por ejemplo, proteste en un lugar público cuando es mal atendido, devuelva un objeto defectuosos en la tienda que lo compró...

 

 

 

 

3.- Derechos asertivos básicos:

1.        Todas las personas tienen derecho a intentar conseguir lo que consideren mejor para ellas, siempre y cuando esto no repercuta negativamente sobre otras personas.

  1. Todas las personas tienen derecho a ser respetadas.

  2. Todas las personas tienen derecho a pedir ayuda -no a exigirla- , y a negarse a prestar ayuda a las demás personas.

  3. Todas las personas tienen derecho a sentir emociones -miedo, ira, tristeza, ansiedad...-, y a expresarlas, sin herir los sentimientos de los demás.

  4. Todas las personas tienen derecho a tener su propia opinión, sobre cualquier tema o circunstancia, y a expresarla sin ofender intencionadamente a las demás personas.

  5. Todas las personas tienen derecho a equivocarse en sus actitudes, opiniones y comportamientos.

 

4.- Aserción no es agresión

Las personas no asertivas son inseguras, y débiles en exceso, al no saber defenderse se sienten maltratados y esto les provoca angustia y desprecio por sí mismos.

Las personas agresivas son duras en exceso, gran parte de sus actuaciones se centran en el objetivo de herir a los demás, metiéndose en una espiral de donde no pueden salir.

Las personas asertivas no siempre consiguen sus metas, pero sí aumentan su autoestimación .  Cuando las cosas no les salen bien , tal vez se muestran desilusionados, pero no irrazonablemente  preocupados o frustrados. Una persona puede hacerlo todo bien y , sin embargo, no conseguir el éxito, pero en la asertividad la meta no está en el producto final, sino en el proceso.  Así la persona asertiva puede fracasar, sentirse desilusionada, pero no pierde el respeto por sí misma.

 

 

 

 

5.- Tipos de problemas de aserción

El tímido.  Si alguien le da un pisotón es él quien dice "perdone".

La persona con dificultades de comunicación . 

·    Comunicación tortuosa:  No hace peticiones directas, la gente no sabe bien qué dice o quiere.

·          Comunicación deshonesta: Ej. la del vendedor muy amable con sus clientes o la de los políticos.

·          Comunicación inadecuada: Es necesario al decir algo pensar si es el momento ,  el lugar  y el modo adecuado para decirlo.

El asertivo de doble personalidad. Se muestran de manera diferente según las personas con quienes traten o los lugares donde lo hagan.

La persona con déficits de conducta. Ej. mal contacto ocular, distancia, gesto...

La persona con obstáculos específicos.  Sabe lo que debe hacer, pero la crítica, el miedo, la ternura,... hacen que no lo haga.

 

 

 

 

 

 

6.- La búsqueda de seguridad a lo largo de la vida

Infancia. El niño cuenta con sus padres como base para su seguridad, pero esta seguridad está basada en lo que es, no en lo que hace.  Esta exigencia no puede ser satisfecha en otras edades de la vida, así que las personas que intentan mantener este tipo de seguridad van por la vida desilusionadas y heridas.

Adolescencia. El adolescente trata de buscar la seguridad entre sus pares (pandilla). El pertenecer al grupo es el fundamento de su seguridad; esto hace que la persona se preocupe más por lo que los otros (el grupo) puedan pensar, que por lo que ella piense.

Adultez. El adulto no necesita al grupo para su seguridad.  El grupo se ve reducido a unas pocas o a una sóla persona. (noviazgo, matrimonio).

El individuo maduro. basa su seguridad en el respeto propio.

 

 

 

 

 

7.- La consecución de un círculo social

Características comunes del círculo social satisfactorio:

Supone una base de seguridad.

Incluye diversos tipos de relaciones.

Debe ser el que responda a tus necesidades específicas.

Debe ser cambiante.

 

Las personas que no cuentan con un círculo social satisfactorio se pueden dividir en 5 categorías:

El solitario

La persona que no tiene un círculo social pero sí relaciones esporádicas con otras personas.

La pareja aislada.

La persona encerrada en sí misma e incapaz de compartir  sus cosas más  íntimas.

Lo contrario al punto anterior: la persona que carece de una personalidad definida.

 

El círculo social adecuado no se basa en el número de personas, sino más bien en el tipo de personas y en la variedad de las relaciones.

 

 

 

 

8.- Programa para ser asertivos

1.- Haciéndote cargo de ti mismo.

Sé tú mismo. ("No corras, ve despacio; que a donde tienes que ir es a ti mismo" JR Jiménez)

hemos llegado a creer que una persona es inteligente si tiene una serie de títulos académicos, el verdadero medidor de inteligencia es una vida feliz y efectiva.

Tú eliges  como sentirte.  Los sentimientos son reacciones que eliges tener: Puedes controlar tus pensamientos, los sentimientos proceden de tus pensamientos, por tanto puedes controlar tus sentimientos (ej. estamos tristes porque lloramos , alegres porque reímos)

 

2.- Tú no necesitas la aprobación de los demás.

la necesidad de aprobación de los demás equivale a decir: "lo que tú piensas de mí es más importante que la opinión que tengo de mí mismo".  La búsqueda de aprobación se convierte en algo erróneo cuando en vez de un deseo es una necesidad.

Es imposible vivir en este mundo sin provocar la desaprobación de la gente, a veces de forma grave.

el tipo de formación o educación fomentado por nuestra cultura, enseña al niño a fiarse de los demás más que de su propio juicio.

La escuela premia la dependencia; también la Iglesia y el Estado.

"Las costumbres son costumbres y nadie debe tirarlas por la ventana; debe engatusarlas y hacer que bajen por las escaleras de escalón en escalón" M. Twain.

Piensa en la persona que, en el círculo de tus relaciones, es la que recibe mayor aprobación. ¿cómo es?  ¿cómo se comporta? ¿qué hay en ella que atrae a toda la gente?  Lo más probable es que estés pensando en alguien que es directo y franco, independiente de la  opinión de los demás, un ser realizado. ¿ No te parece irónico? La gente que parece conseguir la mayor cantidad de aprobación en la vida es precisamente la que nunca la busca, que no la desea y a la que menos le preocupa conseguirla.

 

3.-La ruptura con el pasado

No consientas en ponerte ni en que te pongan etiquetas del tipo "yo soy", Lo que realmente estás intentando con esto es seguir siendo lo de siempre.  Con esto declaras que eres un producto acabado, es decir que has dejado de crecer.

El círculo vicioso del "yo soy": a) yo soy tímido, b) Miro a ese grupo atractivo, c)Creo que me acercaré a ellos.  d) no, no puedo, e) porque soy tímido.

 

4.-Las emociones inútiles: culpabilidad y preocupación.

 

Las dos emociones más inútiles son la culpabilidad por lo que se ha hecho y la preocupación por lo que se podrá hacer.

Si tienes zonas extensas de culpa y preocupación hay que exterminarlas.

Nuestra cultura está basada en la culpabilidad.

si estás aprendiendo del pasado y prometiéndote evitar su repetición, a eso no se le llama culpa.  Experimentas culpabilidad sólo cuando este sentimiento te impide actuar ahora porque antes te comportaste de una cierta manera.

No hay culpabilidad por grande que sea que pueda resolver un solo problema.

debes tener cuidado con no confundir la preocupación con el hacer planes para el futuro.  sólo se da la  preocupación cuando te encuentras inmovilizado en el presente por algún acontecimiento futuro.  Pero no dejes que los planes o proyectos sean más importantes que tú mismo: espontaneidad contra rigidez.

 

5.- Rompiendo la barrera de los convencionalismos.

El mundo está lleno de "debes hacer esto" que la gente aplica a su comportamiento sin previa evaluación.

No hay normas ni leyes que siempre tengan sentido, o que sean beneficiosas para todos en todas las ocasiones.

Tienes derecho a equivocarte.  La mayoría de la gente inteligente deambula por zonas grises.

La indecisión proviene de querer tener razón.

 

6.- Proclama tu independencia.

La educación casi siempre ha fomentado la dependencia.

 

7.-Adiós a la ira.

Como todas las emociones , la ira es el resultado de un pensamiento.  Cuando se usa ésta en cualquier tipo de relación , impulsa a la otra persona a que siga actuando como hasta ahora.

 

8.-Retrato de una persona que ha eliminado todas su zonas erróneas.

"Están demasiado ocupados siendo, para fijarse en lo que hacen sus vecinos"

Está libre del pensamiento de culpa y preocupación: vive en el presente.

Es independiente

No necesita la aprobación de los demás

Sabe reír y hacer reír

Se acepta a sí mismo sin quejas

Nunca pelea inútilmente, sólo si sabe que puede conseguir un cambio. No es un terco discutidor.

Es honesta

Creativa

Nunca sabe lo suficiente: siempre aprende.

No tiene miedo al fracaso

No tiene héroes ni ídolos.

 

 

 

9.- Técnicas fundamentales para tratar con el prójimo

 

1.-No critique, no condene, ni se queje. Si quieres recoger miel, no des puntapiés a la colmena.  La crítica es inútil porque pone a la otra persona a la defensiva y por lo común hace que trate de justificarse; despierta resentimientos. Desmoraliza y no corrige.  Las críticas son como palomas mensajeras, siempre vuelven al nido.  En lugar de censurar a la gente, tratemos de comprenderla; es más provechoso y más interesante.  Sólo hay un medio de hacer que alguien haga algo: hacer que quiera hacerlo.

 

2.-Demuestre aprecio honrado y sincero. Todos deseamos sentirnos importantes.  La mejor forma de despertar el entusiasmo ajeno es mediante el aprecio y el aliento.  Es claro que la adulación no da resultados con la gente que discierne, es algo hueco; la diferencia entre la apreciación y la adulación es sencilla: una es sincera y la otra no.  Nos interesan los demás cuando se interesan por nosotros. Proceda como si fuera feliz y ello contribuirá a hacerlo feliz. Es importante recordar el nombre de la gente. Un buen conversador = un buen oyente. Hable de lo que le interesa al otro, no de sí mismo. Trate siempre de que la otra persona se sienta importante.


 

 

 

10.- Logre que los demás piensen como usted

1.-La única forma de salir ganando en una discusión es evitándola. Hay que evitar siempre el ángulo agudo. Evitar las luchas verbales. Discutiendo , se puede lograr a veces un triunfo, pero será vacío, porque jamás obtendrá la buena voluntad del contrincante. Mejor es dar paso a un perro que ser mordido por él. acepte el desacuerdo. Controle su carácter, desconfíe de su primera impresión intuitiva, busque las áreas de acuerdo; posponga la acción.


2.-Demuestre respeto por las opiniones ajenas.  Jamás diga a una persona que está equivocada.


3.-Si usted está equivocado, admítalo rápida y enfáticamente. La autocrítica es mejor que la crítica


4.-Empiece de forma amigable.


5.-Consiga que la otra persona diga "sí", "sí" inmediatamente.


6.-Permita que la otra persona sea quien hable más.


7.-Permita que la otra persona sienta que la idea es de ella.


8.-Trate honradamente de ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.


9.-Muestre simpatía por las ideas y deseos de la otra persona.


10.-Apele a los motivos más nobles.

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

·         Dyer, Wayne W: Tus zonas erróneas.  Grijalbo

·         Dyer, Wayne W: Evite ser utilizado.  Grijalbo

·         Fensterheim, Herbert; Baer, Jean: No diga sí , cuando quiera decir no.  Grijalbo

·         Fensterheim, Herbert.  Cuando digo no, me siento culpable.

·         Carneige, Dale: Cómo ganar amigos.  Edhasa.