dibujar la profundidad  

Conclusiones de 2º de E.S.O.

   

Los dibujos infantiles y la tercera dimensión.    

Hemos observado que los niños pequeños cuando dibujan personas o cosas, normalmente lo hacen de frente (a veces de perfil). Las figuras son planas, tienen altura y anchura, pero no se ve ningún detalle que señale la profundidad.

Cuando se empieza a representar en una hoja la tercera dimensión suelen ser dibujos poco coherentes. Lo que está bien en una parte del dibujo no se termina igual y cuesta mucho caer en la cuenta. Esta casita le sonará a más de uno o una ¿verdad?:

En la escuela aprendemos a dibujar “en perspectiva”, solemos fijarnos en caminos rectos que se pierden en el horizonte, árboles o postes que se hacen pequeños al alejarse... Cuando  tenemos que dibujar edificios en perspectiva dibujamos el frente con detalle y luego un lateral con las líneas paralelas entre sí (perspectiva caballera). Más tarde tratamos de conseguir la perspectiva isométrica, con ayuda de papel especial... y en esas estamos en 2º de E.S.O.  

La perspectiva en la Historia de la Pintura.

  Esto es lo que ocurre en la vida de una persona. Pero ¿cómo ha ido evolucionando a lo largo de los siglos la capacidad del hombre para representar la tercera dimensión?  

    Como no podíamos irnos a los Museos para investigarlo hemos estado observando las fotografías de pinturas y grabados en nuestros libros de Historia y llegamos a las siguientes conclusiones:  

1)   El hombre primitivo dibujaba personas y animales en la cueva con vistas de frente o de perfil  y sin profundidad (Igual que los niños cuando empiezan a dibujar).

Pulsa para ampliar

Pulsa para ampliar   

2)  Los egipcios tenían un lío impresionante con las vistas de frente y de perfil. Una parte del dibujo la hacían de frente pero otras (la cara, los brazos...) la hacían de perfil.

 

3) En el mundo clásico se representaba la profundidad con mucha perfección en la escultura (¿nacieron sabiendo?) pero no en la pintura: Continúan las figuras de frente o perfil. Si representaban grupos estaban todos a la misma distancia, no unos lejos y otros cerca.  

4) En la época medieval empezamos a ver detalles que representan la profundidad (Por ejemplo: figuras con distintos tamaños, aunque desproporcionados y sin tamaños medianos, vistas de frente y desde arriba mezcladas, detalles de profundidad en algún mueble pero no en todo, partes de edificios con profundidad y partes siguen planas...)   

5) Es en el Renacimiento cuando se hacen dibujos que parecen de arquitectos, con edificios en perspectiva, baldosas, sombras, dirección de las piedras de construcción...

6) Luego se perfecciona en el Barroco y  aparecen vistas desde cualquier punto  

Ilusiones ópticas  

La perspectiva no deja de ser un truco que hace que nos imaginemos profundidad en una hoja de papel o en la tela lisa de un cuadro. Pero ahí no quedó la cosa, el hombre consiguió tal dominio sobre la representación de la ilusión de la profundidad que jugó con ella y a confundirnos. (Ver M.C. Escher).

También es capaz de representar hoy con dibujos en una hoja imágenes estereoscópicas que parecen salirse del papel cuando las miras como despistado.

     

Más información en: http://www.geocities.com/Paris/Concorde/8819/pintura.htm

http://alcazaba.unex.es/~csanchez/perspectiva/