EL LEÑADOR Y EL HACHA DE ORO                    VOLVER

                      C.E.I.P.  LOS  OLIVARES (Moclinejo)                       Curso 2001 - 02

                Obra de teatro creada en  Los Olivares ( Moclinejo ) - mayo 2002

Hace ya muchos años, en un pequeño pueblo , vivía una humilde familia que , a duras penas , iba sobreviviendo gracias a lo que el cabeza de familia , un honrado labrador , ganaba talando árboles del bosque. Este leñador , que se llamaba Mateo , estaba unido en matrimonio a una hacendosa mujer llamada Leda. El matrimonio , en pocos años , se había cargado de hijos. Ya eran cinco, y todos de corta edad. Es por ello por lo que la necesidad en la casa era mucha , y lo que ganaba el leñador cortando árboles no siempre resultaba suficiente. Así que no era raro escuchar a los hijos lamentarse , diciendo :

- ¡ Mamá , me he quedado con ganas de comer más !

- ¡ Mamá , tengo hambre !

- ¿ Sólo hay esto para comer ?

Esta era la precaria situación de aquella familia cuando sucedieron los hechos que ahora , niños , vais todos a ver . ¡ Estad atentos a la representación !

Mateo : ¡ Leda ¡ ¡ Leda ¡

Leda : ¿ Qué quieres , esposo mío ?

Mateo : ¿ Has preparado ya mi hatillo ?

Leda : ¡ Sí , ya lo tienes preparado ! He colocado en él la comida para tu almuerzo .

Mateo : Has hecho bien , pues hoy pienso trabajar todo el día en el bosque cortando leña .

Leda : Espera aquí, que voy a la cocina para traértelo.

Mateo : ¡ Gracias , esposa mía ¡

Leda : ¡ Mateo , aquí tienes el hatillo ! También te traigo el hacha

Mateo : ¡ Ah , mi hacha ! ¡ El hacha que me permite ganar para el sustento de mis hijos! Aunque me hace sudar mucho cuando trabajo con ella, la necesito . Sin ella no sabría cómo sacar a mi familia adelante .

Leda : ¡ Es verdad lo que dices , Mateo !

No regreses de noche, que ya sabes que el bosque encierra muchos peligros cuando la oscuridad se adueña de él.

Mateo : ¡ No te preocupes , Leda, esposa mía! Despídeme de los niños, pues ahora están dormidos y no quiero despertarlos .

Leda : ¡ Así lo haré , Mateo ! ¡ Ten mucho cuidado !

Mateo : ¡ Adiós , Leda !

Leda : ¡ Adiós , Mateo !

Narrador/a : Mateo marchó al bosque y cuando llegó a él, comenzó a trabajar con su hacha denodadamente . Pero tuvo la mala fortuna de que en uno de los golpes que dio a un árbol , se le escapó el hacha de las manos , la cual fue a caer al agua de un río cercano.

Mateo : ¡ Mi hacha ! ¡ Mi hacha ! ¡ Se me ha caído al río ! ¿ Qué haré ahora sin ella?

¡ Pobre de mí ! ¡ Pobre de mi familia !

¡ Sin mi hacha, cómo podré ganar para sustentar a mis hijos !

                                     ( MÚSICA ) ( Aparecen las ninfas )

Ninfas : ¿ Qué te ocurre , leñador ?

Mateo : ¿ Qué aparición es ésta ? ¿ Quiénes sois , bellas muchachas ?

Ninfa 1ª: Nosotras somos las ninfas del río

Ninfa 2ª : Hemos escuchado tus lamentaciones

Ninfa 3ª : Y hemos salido de las aguas para ayudarte, si así lo deseas.

Mateo : ¡ Sí , sí , bellas mujeres ! He perdido mi hacha , mi herramienta de trabajo. Sin ella no puedo alimentar a mis hijos. Por eso estoy deseando tenerla otra vez conmigo.

Ninfa 1ª: ¡ No te preocupes , leñador, nosotras te la buscaremos y te la traeremos !

                                   MÚSICA ( Desaparecen en las aguas )

Mateo : ¿ Podrán encontrarla ? ¡ Dios lo quiera !

                    MÚSICA ( Aparecen de nuevo las tres ninfas portando cada una de ellas un hacha )

 

Ninfa 1ª : Leñador , ¿ es acaso esta hacha de oro la que tú has perdido ?

Mateo : ¡ No ! ¡ No ! ¡ Esta no es mi hacha !

Ninfa 2ª : ¿ Acaso es esta hacha de plata la tuya ?

Mateo : ¡ No ! ¡ No ! ¡ Esa no es mi hacha ! Mi hacha no era de plata ni oro . Mi pobre hacha era de hierro y estaba ya muy gastada porque he trabajado con ella durante muchos años.

Ninfa 3ª : ¿ Será ésta tu hacha ?

Mateo : ¡ Sí , sí , bella ninfa , ésa es mi hacha !

¡ Gracias os doy por habérmela encontrado !

Ninfa 1ª : Leñador , como vemos que has sido honrado y has preferido tu vieja hacha a las otras dos que son más valiosas, queremos recompensar tu honradez.

Ninfa 2ª : Así que te vamos a dar tu hacha de hierro y también las de oro y plata. Con ellas tendrás riqueza suficiente para alimentar adecuadamente a tus hijos.

Ninfa 3ª : ¡ Aquí tienes las tres hachas !

Mateo : ¡ Gracias , gracias , bellas ninfas ! ¡ Mi alegría es grande ! Cuando cuente en mi pueblo lo que me ha sucedido no lo van a creer.

Ninfa 1ª: ¡ Adiós , leñador !

Ninfa 2ª : ¡ Que seas feliz !

Ninfa 3ª : ¡Adiós !

                                                           MÚSICA

                                                                     

Narrador/a : El leñador marchó a su casa. Cuando llegó a ella contó a su mujer lo que le había ocurrido. Veamos la escena ...

Mateo : ¡ Leda , Leda ! ¡ Ven , apresúrate !

Leda : ¿ Qué ocurre , Mateo ? ¿ Qué gritos son esos ?

Mateo : ¡ Leda , hoy es un día feliz para nosotros !

Leda : Pero , Mateo , ¿ qué ha pasado ?

Mateo : ¿ Qué ha pasado ? Escucha....Estaba cortando leña y se me cayó el hacha al río . No la encontraba. Pero aparecieron unas bellas muchachas, que surgieron de las aguas, y me la encontraron. ¿ Y sabes , Leda , lo más extraordinario ?

Leda :  Di , Mateo  , ¿ qué fue ?

Mateo : Que no sólo me dieron mi vieja hacha , sino que, además, me dieron estas dos :

ésta que reluce , que es de oro, y esta otra que es de plata.

Leda : ¡ Es extraordinario, Mateo ! ¡ Estas hachas deben de valer mucho !

Mateo : ¡ Claro que sí , Leda !

Leda : Si las vendemos, podremos tener bastante dinero para alimentar adecuadamente a nuestros hijos .

Mateo : ¡ Así es , Leda ! Y es por ello por lo que estoy tan feliz. ¡ Ya no pasaremos necesidades !

Leda : Pues sabes lo que te digo , esposo mío,... ¡que yo no me quedo sin contar a nuestros vecinos lo que te ha ocurrido en el bosque!

Mateo : Como quieras , Leda . Cuéntalo, si así te apetece.

Narrador/a : Leda hizo lo que acabáis de escuchar. Fue a la plaza del pueblo y a todos los vecinos y vecinas que encontró les contó el extraordinario hecho que había vivido su esposo en el bosque.

                                                RUIDO EN LA PLAZA

Vecina 1ª : ¿ Qué dices , Leda ? ¿ Que unas ninfas surgieron del río y hablaron con tu marido ?

Leda : ¡ Que sí ! ¡ Que sí ! ¡ Que así fue !

Vecino 1º : ¿ Y que le dieron a Mateo un hacha de plata y otra de oro ?

Leda : ¡ Cierto ! ¡ Cierto ! En mi casa las tengo , si las queréis ver .

Vecina 2ª : Entonces , ahora podréis vivir mejor .

Leda : ¡ Eso esperamos , vecina !

(Entrando D.Tomás y su mujer )

Tomás: ¿ Qué revuelo es éste ?

Rita : ¿ Qué ocurre , vecinas ?

Vecino : Doña Rita, lo que ha pasado es que Mateo ha vivido una aventura maravillosa .

Rita : ¿ Sí ? ¿ Qué le ha ocurrido al pobre Mateo ?

Vecino : Pues que perdió su hacha en el río y unas ninfas que surgieron de las aguas le buscaron su hacha y ...¡ no lo va a creer ! , le regalaron, además, dos hachas más : ¡ una, de oro reluciente ,y otra , de plata !.

Vecina : ¡ Sí ,sí , D. Tomás ! ¡ Una de oro y otra de plata !

Tomás : ¡ Vaya suerte que habéis tenido , Leda !

Rita : ¡ Ahora ya no tendréis penuria en vuestra casa !

Leda : Eso es lo que creemos D. Tomás. Las ninfas del río han sido muy buenas con nosotros.

Tomás : Pues, ... ¡ enhorabuena , Leda !

Rita : ¡Enhorabuena , vecina !

Narrador/a : Los vecinos y vecinas se fueron marchando de la plaza, comentando la suerte que había tenido el leñador Mateo.

D. Tomás, que era el hombre más rico del pueblo, llevado de su avaricia, decidió ir al río para conseguir lo que Mateo había conseguido. Así que dijo a su mujer :

Tomás : Prepárame unas ropas de leñador , las más viejas que encuentres en el desván, y busca, también, algún hacha vieja que en él haya .

Rita : ¿ Qué vas a hacer con ellas , Tomás ?

Tomás : Voy a tratar de conseguir un hacha de oro, como la que las ninfas han dado a Mateo. Así podremos ser más ricos todavía.

Rita : ¡ Voy a buscarlas ! Alguna ropa vieja habrá en el desván que te pueda servir para tus propósitos.

Tomás : ¡ Sí, apresúrate ! No podemos dejar que ningún vecino del pueblo nos pueda hacer sombra con su riqueza. Ahora Mateo podría presumir de ello.

Narrador/a : Fue Rita al desván y volvió con la ropa de leñador y con un hacha vieja , y las dio a su marido.

Ya vestido de leñador, se encaminó hacia el bosque y allí , cuando nadie lo veía, dejó caer el hacha al agua.

Tomás : Ahora que nadie me ve , dejaré caer el hacha al agua .

¡ Pobre de mí ! ¡ Pobre de mí !

¡ Se me ha caído mi hacha al río ! ¡ Qué haré sin mi hacha ! ¡ Sin ella no podré alimentar a mi familia ! ¿ Quién me ayuda ? ¿ Quién me ayuda ?

Narrador/a : Se lamentaba así D.Tomás, cuando de las profundidades del agua del río volvieron a surgir las bellas ninfas .

(MÚSICA )

Ninfa 1ª : Leñador , ¿ qué te ocurre ?

Ninfa 2ª : ¿ Por qué te lamentas de esa  manera ?

Ninfa 3ª : ¿ Por qué pides ayuda ?

Tomás : ¡ Es por mi hacha ! Se me ha caído al agua y yo no la puedo encontrar .

Ninfa 1ª : No te preocupes, nosotras la encontraremos

Tomás : ¡ Gracias , bellas muchachas !

( MÚSICA )

Narrador/a : Se sumergieron en las aguas y aparecieron, de nuevo, con un hacha de oro, la cual enseñaron a Tomás, diciéndole :

Ninfa 2ª : ¿ Es ésta tu hacha ?

Tomás : ¡ Sí ! ¡ Sí ! ¡ Ésa es mi hacha ! ¡ Ésa es el hacha que se me ha caído al agua! ! El hacha que tanto quiero !

Ninfa 3ª : ¡ Leñador , mentiroso y envidioso , ésta no es tu hacha !

Ninfa 2ª : ¡ Has querido engañarnos !

Ninfa 3ª : ¡ Y por eso mereces ser castigado !

     Ninfa 1ª:

El hacha que aquí ves

de oro reluciente es,

pero tú no la tendrás

     Ninfa 2ª :

Lo que sí recibirás

será el baño

que en el río

te vamos a dar

(Las ninfas tiran a Tomás al río )

      Tomás :

- ¡ No! ¡ No ! ¡ Al río , no !

¡ Ya no engañaré !

¡ Con mis riquezas me contentaré !

       Ninfa 3ª :

- ¡ Por tu avaricia , Tomás ,

de este baño no te escaparás !

Narrador/a: Así fue , niños y niñas, como D. Tomás recibió el castigo que merecía por haber sido avaricioso.

En la vida hay que conducirse con honradez , como lo hizo el leñador Mateo, que siendo pobre, prefirió su vieja hacha antes que conseguir las riquezas valiéndose del engaño.

Esperando que os haya gustado , aquí la historia del leñador y el hacha de oro ha terminado .

                    C.E.I.P. Los Olivares ( Moclinejo )                     mayo de 2002

                                                             VOLVER                                                       ARRIBA